cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

Alejandría

En un país multicolor Autor desde 09-03-14

Alguien con sed de escritura. Alguien que siente sed de ayudar.

Tu autor favorito

¿Tengo qué decirlo?

¿Qué epitafio te gustaría tener?

Aún no he pensado en ello...

¿Cuál es la frase perfecta?

El amor maternal es imperecedero

¿Qué libro te ha impresionado más?

Ha habido tantos...

¿Algún libro te parece insuperable?

Creo que cualquier libro escrito desde el sentimiento es insuperable.

  • Relatos publicados 48
  • Valoracion media 4.4
  • Posicion en el ranking 504
  • Lecturas 111474
Relatos
Comentarios
Valoraciones
Reseñas
  • Nochebuena se estaba acercando y como en cualquier hogar del país, en el de ella, ya comenzaban a percibirse los preparativos.

    Cuando llegó a casa su padre estaba hablando por teléfono.

    Durante años había querido e intentado, a partes iguales, tener un hijo.

    Las comidas de Navidad en familia son un verdadero quebradero de cabeza para muchas personas; sin embargo, a ella tampoco le parecían tan deprimentes como otros afirmaban.

    Aquella tarde se acercó de nuevo, presionó el botón indicado y el conocido logotipo de la empresa creadora del aparato apareció en pantalla

    Javier miró con recelo el plato que su madre acababa de dejar sobre la mesa... ¡Ag! Cómo todos los martes Mamá preparaba la misma comida: judías verdes.

    Mario era un niño al que le encantaba acercarse al parque todas las tardes. Para él no había camino mejor que el que se dirigía al lugar de juegos y distracciones por excelencia para cualquier crío.

    La calle ascendía en una prolongada pendiente que a nadie le importaba <<escalar>> cuando comenzaban a olerse, aunque el antiguo y decimonónico edificio no se divisase aún, los pasteles y suizos recién salidos del horno.

    Basado en un inesperado descubrimiento real.

    Esta es la historia de Jaime Mínguez el niño que no podía reír. Cuando veía a todos sus amigos o familiares pasándoselo bomba a causa de la gracia de algún chiste él se quedaba pensativo en un rincón y diciéndose para sí mismo << ¿por qué no yo puedo reírme? Todos los hacen pero yo no puedo. ¿Podré reírme algún día?>> Ganador del: Mejor Relato Corto Infantil 2015 por You Are Writer.

    El invierno no se había marchado todavía. A la hora de siempre, Rodrigo Álvarez cambiaba en su librería el cartel de cerrado por el de abierto. El librero llevaba unos cuantos días esperando que diera en el reloj la una menos cuarto de la tarde, para ver pasar un grupo de alegres y despreocupados niños camino a sus casas a la hora del almuerzo. Pero especialmente esperaba ver a uno: su vivo retrato.

  • Me alegra que te haya resultado entretenido. Me resulta interesante ver que no solamente agrada a los más pequeños ;) Un saludo, compañera y gracias por pasarte
    Bellísimo y tierno relato, Lucio. Noes la simple historia del chico de campo y la chica de ciudad; tu relato trasciende mucho más. Te felicito porque siempre consigues engancharnos a tus historias y que se nos pasen los minutos volando. Además nos creas perfectas imágenes enla mente. Sigue así. Un saludo, compañero
    Pobrecitos, será para no espantar a los niños desde tan pequeñitos. ;) Que no piensen que han venido a parar a un mundo injusto ;) Un placer que sea de tu agrado el cuento Lucio. Tengo más historias para niños, así que pásate cuando quieras y ya me comentarás. ¡Gracias! Un saludo, compañero
    Muchas gracias por tu apoyo y tu comentario, zenon. He escrito alguna cosa más para niños, así que ya sabes si quieres pasarte un rato. ¿De veras? No me extrañaría que en muchos lugares la incultura de las personas hace que teman a todo aquello que huela a intelecto... ¡Pero que rechacen una entrega de libros ya! ¿Qué habría hecho el alcalde si hubiese tenido que comprarlos? Porque le habría salido bastante más caro que las estanterías... Un saludo, compañero
    Por desgracia esto suele ocurrir demasiado. Me gustó. Sigue así. Un saludo compañero
    Tiempo al tiempo... Gracias por tu comentario. Quería conocer el efecto que provoca a los lectores. Ya se me ocurrirá algo... Un saludo, compañero
    Realmente bonito, Shiva. A todos nos ha pasado. A unos primero, a otros después... Pero todo el mundo ha pasado por ello. ¿Y cuándo te preguntas "por qué? ¿Por qué has tenido que haberte ido tan pronto? ¿Por qué ya no podré volver a escuchar tu voz al otro lado del teléfono? ¿Y cuándo algo va mal y desearías volver a tener a tu lado a esa persona, porque sabes que él o ella sería capaz de ayudarte y darte todo su apoyo? Ante tan bello y emotivo relato me he quedado sin palabras. Un saludo, compañera
    Tan bueno como siempre, amigo Paco. Me pregunto de nuevo si habrá alguna historia parecida en tu pueblo (que creo recordar que es en el que te has basado); muy buen detalle por cierto el haberlo hecho. Por lo demás, ¡no puedo hacer otra cosa que felicitarte, compañero! Un saludo
    Totalmente cierto
    ¿Las ratas se apoderaron de su casa? ¿Solamente se mantenían con vida él y "Mini You" hasta el fatal desenlace"? Un final de vértigo. Un saludo, compañero
    Supongo que se trata de un micropoema. ¿Habrá más? ¿Es, quizás, una crítica a las tallas en el modelaje? Muy bueno. Un saludo, compañero
    ¡A saber si estos hechos habrán sucedido, en realidad, alguna vez! (O más de una quien sabe, porque en este mundo existe todo tipo de gente.) A mí, en su momento, me aseguraron que había sucedido en un pueblo, pero... ¿Quién sabe? En todo caso estos relatos quedarán para el recuerdo de todos nosotros. Muchas gracias por tu apoyo, compañero. No dudes en pasarte por aquí en más ocasiones Un saludo Paco
    Muchas gracias por tu comentario y valoración Bluess. Me alegra que te haya gustado. Cuando me encontraba escribiendo el final tuve la necesidad de expresar, de una forma muy especial, la sabiduría que tiene la gente marinera ante las tormentas; quería expresar de una bella forma su capacidad de "capear el temporal"; también me alegra saber que lo he conseguido. Un saludo, compañero
    Muchas gracias por tu comentario, Shiva. La verdad es que siempre me ha gustado escribir para los niños; porque... ¿qué mejores críticos que ellos? Quizás algún día recopile todas las historias dedicadas a ellos y las publique. Además son tan inocentes que se merecen lo mejor. Un saludo, compañera
    Muy interesante, Paco. Sabes a la perfección como atrapar al lector. ¿Será que Félix fue víctima de ese acertado refrán que dice "la avaricia rompe el saco"? ¿O más bien habrá sido, simplemente, un golpe de mala suerte? Sin duda, te digo de nuevo, atrapante. Sigue así Paco. Con tu punto costumbrista consigues hechizar y mostrarme imágenes de tu tierra; sin duda ese bosque debe de ser todo un lugar mágico. Un saludo, compañero
  • Este usuario no ha creado ninguna reseña

Tienda

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta