cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

sergei

Madrid Autor desde 08-10-11

Siempre me gustó escribir cuentos y relatos fantásticos, pero la vida me llevó por otros senderos. Soy esclavo de mi mismo, aunque no me puedo quejar. Gracias a TR por esta ventana abierta al mundo.

¿Algún libro te parece insuperable?

No.

¿Qué libro te ha impresionado más?

Las mil y una noches

¿Cuál es la frase perfecta?

la que se pronuncia con una mirada.

¿Qué epitafio te gustaría tener?

Aquel que el mar quiera escribirme.

Tu autor favorito

Hay muchos que me gustan. Como en el caso de los hijos, no hago favoritismos. Simplemente son diferentes.

  • Relatos publicados 9
  • Valoracion media 4.93
  • Posicion en el ranking -
  • Lecturas 17302
Relatos
Comentarios
Valoraciones
Reseñas
  • El caso es que, con el dichoso “duelo de relatos” relativo al reloj, se me disparó la imaginación y ya no pude parar. Le quise poner ese título (El reloj), pero finalmente lo cambié por si alguno se sentía molesto. Gracias a Horacio, sin cuyo estímulo no lo hubiera escrito, y a Stavros, a quien le será familiar un apellido. Aprovecho también la ocasión de despedirme de la web por algún tiempo. Un saludo.

    Dos mundos enfrentados

    El matrimonio es una gran institución. Por supuesto, si te gusta vivir en una institución. (Groucho Marx)

    ¿Qué puedes esperar del futuro de la enseñanza en una sociedad donde los políticos no dejan de meter la nariz en las aulas?.

    Relato dedicado a mis amigos plumíferos y al maravilloso reloj astronómico de Praga, cuya fantástica leyenda me sirvió de trasfondo.

    Océano cósmico.

    El semblante amable de los monstruos

    Íncubo - WIKIPEDIA - (del latín Incubus, in, ‘sobre’ y cubare, ‘yacer’, ‘acostarse’) es un demonio masculino en la creencia y mitologia popular europea de la Edad Media que se supone se posa encima de la víctima durmiente, especialmente mujeres, para tener relaciones sexuales con ellas, de acuerdo con una cantidad de tradiciones mitológicas y legendarias.

  • Llevo algún tiempo apartado de la página, pero sin duda ha merecido la pena entrar un instante para encontrar este magnífico relato, frontera entre ciencia y fantasía, que te atrapa de modo sublime con su resplandor sobrenatural en un mundo febril y terrorífico repleto de imágenes intensas. El cornezuelo del centeno, entre otras cosas materia prima del LSD, llegó a constituir un negocio pujante, recolectándose a mano antes de la siega y vendiéndose a precios astronómicos. Durante muchos años fue causa probable de leyendas e historias de brujería, liberando en forma de alucinación lo bueno y malo que ocultamos en nuestra mente. Su lectura fue un placer.
    Una pintura con palabras, como aquellos cuadros del pintor sordo que surgieron del sueño de la razón. Nos habla de lugares en los que ecos pasados rasgan la noche, de voces que aún resuenan, de aquello que se percibe a duermevela, lejos de las limitaciones que nos imponemos en nuestra doma diaria. Excelente prosa con brillos de auténtico arte. Un gran abrazo, amigo.
    Una prosa excelente. Realmente se disfruta con su lectura. Me llamó la atención la siguiente frase: “De pronto se dio cuenta de que estaba realizando un complicado intercambiando las casacas”. Tuve que echar mano de los sinónimos de “complicado” para ajustar el matiz. Espero la continuación.
    Gran relato, interesante, fluido, repleto de misterio y adornado con un inesperado final, como si tras las brumas de la misteriosa Galicia, el espacio y el tiempo se tocaran, confluyendo en aquellos hechos que dejaron huella.
    Hay algo divino en ese iluminar de recuerdos de Ramón a la luz de la calle, un tesoro grabado en neuronas capaz de recrear lo que una vez fue. Los tiempos cambian y las estrellas mueren, son las leyes del universo, algo que no terminamos de comprender. Excelente y evocador relato con un trasfondo de invernal poesía.
    Un relato conmovedor. Todos hemos de abandonar este mundo, aunque he de confesarte que en mi caso, aquellos que partieron siguen en mis sueños muy vivos, como si un día hubieran emprendido un largo viaje y tras años sin saber de sus vidas, hubieran regresado envejecidos y cambiados. En cierta forma, siguen vivos en nosotros. Un saludo.
    Un relato precioso. Espero leer más de ti. Saludos.
    Muy buen capítulo. Saludos.
    Una preciosa pieza impregnada de posromanticismo, denominador tardío que surge tras la sombra, al ocultarse el día. La música de Mahler es un buen trasfondo para esa espera infinita, con el corazón en la mano. Tan prolongada resulta que a los ojos del que espera se vuelve eterna, un estado fantasmal de interminables otoños en el que el tiempo deja de hacer mella, y como en toda eternidad ocurre, ha de sobrevivir al cambio que la concluya.
    Aún me duele la barriga de tanto reirme con aquella TR ERRE QUE ERRE original tuya. Esta versión, sin embargo, aunque impregnada de magnífico lenguaje y aguda inteligencia, rebosa amargura. La vida no transcurre en el ciberespacio, sino bajo el sol y las estrellas. Por ello, el asunto ese de los blogs, la asiduidad de lectores y la multiplicidad de contactos a través de las redes sociales es algo que, si bien me resulta admirable por la fiel dedicación que ello requiere, no dejo de observar con interés entomológico. Hay quien quiere tener un millón de amigos, pero a mi me bastan unos pocos, porque pienso que tras esa nube cuántica que alberga miles de caras se esconde una gran mentira, una inmensa red con la que esperan pescar a todos. Lo que aquí hacemos es lanzar un mensaje electrónico esperando que alguien lo lea, y ojalá que sea persona y amigo, porque en el momento en que escarbas un poco con la uña no sabes lo que te vas a encontrar. Personalmente, considero importante mantener un nivel de privacidad suficiente en mi vida, aunque ello me excluya para la política.
    Y por supuesto, el relato me ha encantado. No solo está escrito de forma exquisita, transmitiendo todo el colorido de mayo en ese paisaje vivo. También me encanta por su contenido, mas allá del simple deleite de la palabra, y por su originalidad tan directa. Hasta el punto que en mi primer comentario me ha provocado la ensoñación de un final alternativo. Un abrazo.
    Aquella fotografía, atravesada por la luz de un día de mayo, fue sometida a pruebas por laboratorios parapsicológicos de todo el mundo. Lo paranormal parecía abrirse paso en las extrañas apariciones que surgían entre el verdor florido de Argul, pero solo después de muchas investigaciones fueron capaces de averiguar que la emulsión empleada para plasmar la fotografía, lejos de caducar en su encierro y más allá del instante, había captado todo un día, encerrando en la gelatina química de la que estaba compuesto infinitos instantes de tiempo que emergían y se ocultaban al antojo de la mano del destino.
    El relato sin duda se disfruta, arrancándote una sonrisa con los resabios del mecánico y los avatares del “colectivo”, esa trampa rodante mataviejos que cuando llueve siempre se detiene en el mayor de los charcos. Es curioso que eche al transporte público de menos, pero lo cierto es que resulta uno de los mejores sistemas para mantener la línea, pues su práctica provoca copiosos sudores y contiene en su práctica mayores disciplinas que un triatlón. Un saludo y muchas gracias por tus amables comentarios.
    Siento una inmensa dicha al ver asomar esa palabra tuya, como un eco de aquella que alguna vez hizo sanar el mundo. Tanto tiempo llevo de aquí alejado que no puedo evitar preguntarme cuántas otras palabras tuyas me habré perdido. La vida es a menudo un torbellino que te traslada sin cesar a otros lugares, mas no por ello puede uno olvidar aquellas palabras que una vez tocaron el corazón. Me hubiera gustado que esas palabras hubieran aquí permanecido para el deleite del viajero fugaz en el que me he convertido, aunque reconozco mi egoismo. Seguro que tienes tus motivos, entrelazados en esa hermosa prosa tuya, al igual que yo tengo los míos. Muchas gracias por tus palabras, amigo.
    Llevo algún tiempo desconectado de TR y confieso que necesito actualizarme en la lectura de tu novela, pues tengo pendientes algunos capítulos. No obstante, la obra que tienes entre manos, por su calidad y extensión, merece sin duda una publicación. Ya se que soy un anticuado, pero si pudiera ser en papel, ya puedes ir apuntándome a la lista de pedidos. Si no puede ser, pues me conformaré con un ebook. Un cordial saludo y mis mejores deseos para ti en éste nuevo año.
  • Este usuario no ha creado ninguna reseña

Tienda

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta