cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

Condena

  • 0
  • 2196

11 párrafos

11 colaboradores

Participar

Son las diez de la mañana en abu Dhabi o en Seul o que se yo…

Hago lo posible para no dejarme dominar por desesperación propia del encierro.

Lo evito todo el tiempo desde que he caído aquí. Han pasado algo así como cinco mil largos días, que cuento con la ayuda del guardián con al que convivo día y noche. Aún recuerdo con mucha claridad aquel domingo 8 de septiembre, era una tarde lluviosa, negra en la que mis lágrimas se confundían con las gotas de agua que caían sobre mi rostro sin cesar.

El juicio apenas había finalizado, los guardias me llevaban esposado en el camión penitenciario en medio de un silencio fúnebre sin mayores palabras. Era un silencio incómodo pues un frío intenso recorría mi cuerpo de arriba abajo y de abajo arriba de manera intensa febril y yo me sentía impotente y desvalido frente al momento por el que estaba pasando.

De repente el guardia de la izquierda rompió el silencio con una pregunta abrumadora.

- Debes quererla mucho… ¿no? Pues solamente cuando uno ama a la otra persona tan profundamente hace lo que has hecho mi amigo…

- Ella es mi vida, respondí, ella representa mi comienzo mi alegría mi tristeza y mi final; cuando uno ama así como la amo a ella es capaz de hacer miles de cosas.

- ¿Incluso esto que acabaste de hacer? Me replicó.

- Eso y muchas cosas más… si tuviera que volver a… hacerlo… lo haría una y mil veces más… una y mil veces más aseguré.

Yo sé la verdad… Mc loen sé muy bien lo que pasó y como ocurrió todo… en verdad debes amarla mucho… yo considero que – ya está hecho, interrumpí, no hay nada que podamos hacer, debo aceptar las consecuencias de mis actos.

Paso seguido, levanté la mirada; el bus de la penitencieria se detuvo -piénsalo bien Mc loen todavía puedes evitarlo… murmuró el guardia.

Ya es tarde, no hay vuelta atrás… yo decidí hacerlo…asumo las consecuencias. Nunca se sabe porqué se hace lo que se hace.

Tan pronto como le di el primer paso hacia la penitencieria lo primero que sentí fue el frio espeluznante que recorría mi cuerpo de arriba hacia abajo y de abajo hacia arriba una y otra vez.

Recuerdo haber dado el último suspiro de la vida… aquí voy…fuerza Mcloen fuerza.

Sentí como la vida se me fue y la alegría se encerró en cuatro cajas de cartón donde depositaron el atuendo negro que vestía, mis manuscritos y las fotos de mi amada Rose.

Logre entender la situación de las cucarachas tan pronto me asignaron mi lugar de reclusión: celda NS3.

Nunca se sabe por qué se hace lo que se hace. Tan pronto como di el primer paso hacia la penitencieria lo primero que sentí fue el frio espeluznante que recorría mi cuerpo de arriba abajo y de abajo hacia arriba una y otra vez.

Recuerdo haber dado el último suspiro… aquí voy… fuerza Mcloen… fuerza.

Sentí como la vida se me fue y la alegría se encerró en cuatro cajas de cartón donde depositaron el atuendo negro que vestía, mis manuscritos y las fotos de mi amada Rose. Muchas veces había escuchado de lo cruel y hostil de una prisión pero no llegaba siquiera a imaginar lo lejos que se quedan los relatos externos frente a la realidad con la que me encontré cuando llegué.

  • Adrián Álvarez

    Publicado el 17.04.14

    Mi primer impulso al entrar en la celda fue intentar llevarlo lo mejor posible, convencerme de que no era tan grave ni tan malo como creía.Pero la vida desde un cuadrilátero de cemento se hace dura, cuando el hedor que emanan los cuerpos de asesinos y violadores te recuerda el peligro constante.Me había tocado la celda NS3, y por suerte estaba vacía, aunque desgraciadamente tarde o temprano alguien ocuparía la cama de abajo.Me desperté sobresaltado, no habría dormido más de cuatro horas cuando un ruido me sobresaltó
  • Gonzalo Gomez Casal

    Publicado el 04.05.14

    Pensé que era ella. ¿Por qué? No lo sé, o sí lo sé, pero mi mente se niega a reconocerlo. Comprender la cercanía de un ser amado en un lugar gris, donde no lloran solo las piedras, donde el fulgor de su cabello se vería adormecido por la sombra de miradas esquivas. La cuadratura de un bíceps se perfiló contra los barrotes de mi celda. NS3, la recuerdo bien. Eran muchas las celdas, cientos quizá miles, siempre evité contarlas. Solo sé que semejaban infinitas, y que de entre todas ellas, había una, la NS3, en la que caía un rayo de luna. Irónico, recordando lo que se perdía. Ese día creía verla, y cuando se movió hacia mí la masa oscura, deseé que sus rizaos dorados como la miel pertenecieran al mundo más oscuro que habitó mi alma.
  • Jhuan Soliloquio

    Publicado el 18.05.14

    ya puedes compartir tu pena Mcloen... me dijo una voz en medio de la penumbra era una voz conocida pero no lograba asociarla con un cuerpo o una cara, era familiar, era ruda; pero más que miedo me asaltaba la incertidumbre... Davin!!!! que diablos pasó contigo?? pregunte sorprendido ¿ por qué estás aquí?
  • shisuki

    Publicado el 29.05.14

    14 largos años mc loen, 14 largos años esperando tu llegada, ¿Cómo esta tu hija? Ha, es cierto, esta muerta, lo había olvidado. Antes de que terminara de hablar me abalance sobre Davin y lo tome por el cuello apretándole fuertemente contra la puerta de la celda, lo extraño era su mirada, parecía perdido, como si supiera que reaccionaria de esa manera. Recuerdo que antes de aquel incidente Davin y yo éramos muy buenos amigos, hasta podría decirse que éramos como hermanos, era mi mano derecha en el laboratorio de bioquímica de la universidad de Hancerblein; es un hombre alto, un poco escuálido, y casi siempre anda encorvado, recuerdo que antes del incidente solía usar un gran par de lentes los cuales hacían que sus ojos parecieran que se fueran a salir de su rostro… su rostro. Todavía recuerdo aquel fatídico día, cuando trabajábamos en el laboratorio con las muestras que trajo el doctor Estivenson de la masacre del 28 de mayo. Recuerdo que ese día mi esposa y yo cumplíamos 3 años de casados, Davin trataba de analizar en el microscopio una anomalía encontrada en las muestras del sujeto NS3 cuando al parecer se produjo una reacción química entre los compuestos de la muestra y el yodo utilizado para la canalización; fue una gran explosión, solo pudimos salir, la doctora Darren, mi esposa y yo. Cuando por fin llegaron los bomberos y lograron sacar a Davin de entre los escombros los 3 nos sorprendimos al ver como del rostro de Davin sobresalían pequeños trozos de lo que parecía ser un organismo vivo, que si no fuera porque soy científico, diría que aquellos trozos se adhirieron al rostro de Davin evitando que saliera lastimado por la explosión. Después de que lo trasladaron en la ambulancia, no lo volvimos a ver. ¿Qué era lo que contenían las muestras del sujeto NS3?... ¡NS3!... es el mismo nombre de la celda en la que ahora me encuentro. Suelto a davin quien cae al suelo riendo…
  • gonzaom

    Publicado el 03.06.14

    El me miro y sus ojos penetraron en los mas hondo de mi , la experimentación con humanos era una de los lastres morales que arrastraba, nunca me perdone ese día , ahora el amor que me había llevado hasta aquí me parecía menos fuerte , todo me daba vueltas el tres era un dos el dos un tres joder, colapso total y no recuerdo nada mas , aparecí atado fuertemente en un cama.
  • Jon Gisasola

    Publicado el 18.09.14

    Lo poco que recuerdo es a Davin, sonriente, mirándome a lo que supuse que eran mis brazos... No, espera, no eran mis brazos! Ese pedazo de hijodeputa me había sedado, y, con la experta ayuda del cirujano de la prisión, el doctor Paul Witbander, me habían cosido los brazos de un muerto, un muerto que, según Davin, "yo conocía muy bien". Me di cuenta enseguida de que aquellos brazos carentes de vello alguno eran los brazos de mi amada esposa.
  • loAd M

    Publicado el 11.01.15

    Rose...mi amada Rose...¿En qué han convertido lo nuestro? ¿Qué han hecho de nuestro vida? De nuestro amor...convertido ahora en un amasijo de carne inútil y burda, trataba de mover los dedos de aquellos brazos suyos, de aquella carne que antaño amase con toda mi absoluta devoción y entre lágrimas mis ojos iban exprimiendo cuanta amargura rezumaba mi corazón desolado...Rose...vengaré tu memoria, no me importa el sufrimiento ni la tortura que me aguarden en el camino, hoy...se acabó, si había algún otro sendero, alguna otra opción, ya no importa, hoy juro dedicar mi vida y mi cuerpo, quede lo que quede, sea lo que sea, a vengar tu memoria, en fin, a saldar la deuda de todo cuanto estos miserables me han arrebatado....
  • profile471

    Publicado el 13.09.15

    Todo se ha vuelto oscuro y aun no puedo mover los brazos, recuerdo los buenos momentos junto a ti y anhelo al fin salir de aquí y dedicar mi vida a hacerte feliz, feliz como sea…día tras día en esta prisión o laboratorio o lo que sea, esta oscuridad me está quitando poco a poco el juicio, y mi mente me engaña ahora con visiones de unas sombras realmente altas que me preguntan… ¿Cómo te sientes?, ¿pobre hombre?, ¿Por qué no hablas?, ¿te duele? Trato de gritar y decirles que aquí estoy pero no pasa nada, nadie me escucha y esta oscuridad se mantiene y estas sombras en mi cabeza cada vez son más y más. Me he rendido, no luchare más, siento que cada vez que me siento tranquilamente puedo percibir un poco de luz a través de mis ojos, es la vaga esperanza que me queda, así he vuelto a dormir un poco. Esta tortura al fin está terminando…el doctor del toro me ha explicado todo lo que me estaba ocurriendo, lo de la implantación de los brazos de mi mujer era nada más que un sueño al igual que el viaje a la cárcel y el encuentro con Davin, todo fue una mala interpretación sobre el tratamiento que estaban realizando en mí, poseo una fuerte psicosis paranoica que ya al fin está controlada gracias a los tratamientos del doctor. Sobre las sombras y las voces eran los médicos y enfermeras que estaban cuidándome, la sensación tan escalofriante y perturbadora era por los medicamentos. Todo esto corresponde a la buena noticia que el doctor ayer me dio, pero extrañamente me dijo que tenía una mala noticia que me daría mañana…creo que esta noche no dormiré, otra vez.
  • Diego Salas

    Publicado el 21.01.16

    Me despiertan unos tímidos rayos de luz que penetran a través de esa pequeña ventana, dibujando una cruz, con la sobra de las rejas, sobre la fría pared. Siento mi cuerpo descansado, los medicamentos me han aliviado, me han dejado dormir y descansar. Pero, mis pesadillas no han sido del todo mentira, la parte superior de la litera está ocupada, me acerco con mucha cautela para no despertarlo. -¡Ah!
  • Mikel Badajoz

    Publicado el 24.05.18

    A sabiendas que la penitenciaria esta completamente blindada , que la huida es igualmente imposible y considerando que mi querida Rose me ama desde el principio en la misma proporcion que yo la amo a ella , haciendo gala de una gran generosidad , Roese decidio travestirse de hombre con el objetivo de estar siempre cerca de mi . Hoy en dia es el guardian que custodia la celda donde me encuentro . Nunca fuimos tan felices a traves de unas rejas ...
  • 🌜Lunática🌛

    Publicado el 25.05.18

    Pero... No, no quiero ni pensar que es lo que ocurriría si la descubrieran, y la apartaran de mi lado, mi condena, no sería nada comparada con el eterno dolor que sentiría si ella sufriera, quizá esté atrayendo pensamientos negativos a mi mente, después de tantos días de estar encerrado en esta celda, Ella, ella ha sido lo único que me ha mantenido cuerdo y con vida...

Tienda

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta