cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
1
Reales |
18.07.19
  • 4
  • 1
  • 441
Sinopsis

Quise escribirte desde el primer día que te ví. Agarrabas la copa y tenías la mirada perdida, no fui consciente en ese momento de que esa misma mirada podría hacerme reír en mi desastrosa situacion.

Nunca pensé que tus ojos se cruzarian en algún momento de la noche con los míos.

Suspiraste rompiendo mis hielos y en ese momento decidí quedarme contigo y pronunciar las primeras palabras. No recuerdo cuales fueron pero desde que contestaste supe que no iban a ser las últimas.

Te acercabas a mi oído para responderme porque la música estaba demasiado alta, aunque hacia tiempo que yo había dejado de oírla.

Cada vez que estabas cerca mía sonreias y te ocultabas detrás de esa sonrisa que ahora no puedo dejar de recordar. Pensé que había cazado la mejor presa de la noche, lo que no sabía es qué tu olor estaría en mis sábanas cuando te comenzase a escribir. Tampoco sabía que podías llegar a ser la mejor presa de las demás noches.

Recordaba el azul de tu coche como si me hubiera montado en él de vuelta a casa todos los días, recordaba tus besos como si ya me los hubieras dado. Tu pantalón apretado cómo si siempre te los hubiera desabrochado de vuelta a casa. Hubiera deseado ir solos, pero la parte trasera de tu coche estaba llena, aún así me sentía segura conduciendo mientras tus manos acariciaban sutilmente mi entrepierna y mis labios sin carmin seguían relamiendose pensado en lo rico que había sido probarte.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Te admito que estaba siendo escéptico mientras lo leía. Me sentía espectador de algo muy manido, ejemplo: " tus ojos se cruzarían en algún momento de la noche con los míos." Pero al final de este relato aparecen nuevos matices: me encanta esa "cotidianidad" redescubierta de nuevo en cada nueva noche que muestras en el último párrafo. Hay algunas frases que se podrían reescribir de cara a ser más sugerentes, pero lo dejaría a una revisión mayor posterior. Parto con ventaja pues vengo a comentar tras leer 1,2, Porto y 3 (muy bueno intercalar Porto) y creo que es un comienzo más flojo que lo que está por venir, pero es muy interesante que aparecen ya símbolos (el coche azul...)
  • 163
  • 4.59
  • 51

Pacense, joven y apasionada por la escritura.

Tienda

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta