cerrar

Esta web utiliza cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

12 min
10 Motivos para Morir (II)
Reflexiones |
18.06.17
  • 0
  • 0
  • 115
Sinopsis

A veces, con nuestros comportamientos herimos a otras personas y ni siquiera nos percatamos... En esta tercera entrega Jorge va deshilachando las tortuosas relaciones que debió afrontar con familiares y conocidos. Más en: https://www.wattpad.com/story/111926362-10-motivos-para-morir

Tercer Vídeo

En el video Jorge carga ropa diferente, lo grabó otro día… Esto estuvo sucediendo varios días en este cuarto… Está serio, no hay música como en los dos vídeos anteriores.

¿Cómo puedo comenzar este video? Quisiera tener unas palabras adecuadas, pero lo mejor es iniciarlo con música. Si no la conoces se llama Perfect Illusion de Lady Gaga.

La vida es así, una perfecta ilusión... Yo creo, yo aún creo, que las personas pueden lograr cualquier cosa que se propongan, pero siempre la vida en un u otro momento… acabará.

La vida es una mentira que se bebe en sorbos. A veces amargos, a veces dulces, pero siempre terminas perdiéndola.

Mi hijo hace un largo suspiro y se queda dubitativo por varios minutos. Admito que tengo ganas de salir corriendo, pero saber lo que tiene por decir es tan vital como respirar.

Por desgracia, yo me dejé llevar por uno de los juegos de la vida. Quise crearme una imagen por encima de la reputación que ya me habían creado…

¿Alguna vez has mezclado dulce, salado, amargo y picante? Más o menos eso fue lo que pasó: un total y absoluto desastre. No tenía una identidad propia.

Mi personalidad estaba conformada por mi reputación y mis intentos de aparentar algo que no era. En otras palabras, traté de ser tantas personas a la vez, que ya no sé ni quién soy. He vivido ese calvario por mucho tiempo.

¡No! Tú eras el mejor hijo que una madre podría desear: estudioso, responsable, trabajador, hogareño. Era todo lo que yo deseaba en un hijo. Tú, hijo; eres lo mejor de mi… no, ya no estás en esta vida.

Yo no era el Jorge intelectual, yo no era el Jorge amargado, yo no era el Jorge egoísta, yo no era el Jorge tranquilo ni divertido ni dulce ni buena gente ni… nada que se les ocurra. Eso sólo fueron mis intentos de forjar una personalidad con la cual me sintiera aceptado.

El que yo estudiara o el que yo, en algunos momentos, fuera serio o “tan huevo sin sal” u cualquier otro tipo de comportamiento era sólo buscando aceptación…

Lo lamento, pero el Top ocho lo ocupas, tú, Carlos Duarte…

¿Mi hijo mayor? ¡No! Él es el menos que debería estar aquí.

Discúlpame, hermano, pero por mucho tiempo fuiste el único soporte que tenía en casa. Parecías que me aceptabas tal cual era, sin pretensiones, sin nada a cambio. Y en muchos momentos fuiste tú, quien me dio ánimos para continuar. Decías que me admirabas y me querías…

Pero… me partiste el corazón cuando te encontré en el baño inhalando un polvito blanco.

-¿Qué haces aquí? -dijiste, sobresaltado.

-Disculpa -respondí, y salí corriendo a mi cuarto.

Eso pasó hace unos años, pero recuerdo que me hiciste prometer que no le diría nada a mamá… Después de ese día era imposible dejar de pensar si aquello que decías sentir por mí, era efecto de la droga o en realidad eran sentimientos genuinos.

Yo creo que era mentira, y vuelvo a pedirte disculpas, pero es mejor que sepan la verdad. Hace unas semanas te vi haciéndolo… en tu cuarto, te dedicaste a saludarme con la cabeza y sonreíste, pensabas que no iba a decir nada, pensabas que ibas a seguir engañando a todos…

Las mentiras acabaron aquí, Carlos. Siento decepcionarte, pero es hora de sincerarnos. Te quiero muchísimo.

Respiro y aprieto mis puños. ¿Tan mala madre he sido? Ahora me doy cuenta que he vivido una vida de engaños donde todo lo que creía se ha ido derrumbando con cada video de Jorge. Tengo mucho miedo de descubrir lo que viene.

La clave del siguiente video es: RECUERDOS.

Cuarto Video

Dicen que lo mejor es vivir el presente y mirar al futuro, que lo pasado, pasado es. Pero resulta que el ser humano es testarudo y siempre utilizará su memoria para recordar.

Y es verdad, admito que la mayoría de las veces recordar es amargo, ¡pero cuan necesario es! Porque muchas veces, encontramos en el pasado, la mejor versión de nuestros seres queridos.

No ha dicho el nombre de la música, pero ha empezado a sonar Hasta que te conocí de Juan Gabriel.

El top siete te corresponde a ti, Emily.

Ahora tu hermana. ¿Qué te habrá hecho tu hermana? ¿Qué habrá hecho para merecer estar en unos de tus dolorosos videos?

Hay dos versiones tuyas. Antes de tu esposo, y después de él. Cuando estaba pequeño me dedicaste toda la atención posible; y hacías las veces de mamá cuando ella no estaba. En verdad te quería, hasta el punto que te llamaba “mamá”. Pero eso acabó, hoy le puse punto y final.

No sé en qué momento nuestra relación empezó a quebrantarse. Un día dejaste de ser la hermana atenta, cariñosa y protectora, para convertirte en la hermana distante y egoísta que eres hoy día.

En verdad me partiste el corazón cuando leí un mensaje que dejaste en un teléfono que yo te había prestado. Le decías a tu esposo que tú sabías que yo era egocéntrico, pero que debías estar preparada porque ahora que empezaba a trabajar iba a ser peor.

Siempre le tuve rabia a ese tipo, porque te maltrata… pero él no respondió a tu mensaje, no había mensajes de él. Todo el veneno era tuyo.

Lamentablemente esa no era la primera vez que me agredías. ¿Te acuerdas cuando dijiste que daba lástima? Sí, fue un día que papá se enfermó y yo no quería ir a cuidarlo. Después que lo dijiste yo quedé en shock y tú actuaste como si nada hubiera pasado… sabías que la habías cagado, pero como yo actué como si no me importara, pensaste que no había calado. Adivina.

Y así como esos momentos fueron muchos otros más que ahora mismo no recuerdo, quizás mi subconsciente lo esté bloqueando tratando de no herirte o herirme…

Lo único que espero es que recapacites y que no le hagas el mismo daño a tu hijo, tu verdadero hijo: Esteban…

La próxima clave es: QUIEREME.

Quinto Video

Sé que esto debe ser difícil para ti mamá. Ver estos videos debe costarte; pero si alguna vez, alguna otra persona los ve, estará ansioso por saber más y más... Esta pregunta es para los curiosos ¿Quieren saber más verdades? ¿Quieren enterarse de otros motivos? Pues prepárense, queda más.

La música de fondo se llama Take me the church de Hozier, y es perfecta para ambientar mi próximo motivo.

Sé lo que dice esa música, te la pasabas escuchándola. Estoy preparada para lo que viene.

Si por curiosidad pausaron el video y buscaron el tema musical en You Tube ya deben haber supuesto muchas cosas… pero calma, no todo lo que brilla es oro, las apariencias engañan.

La posición número seis, ese lugar que es casi honorifico, pero no llega a ser tan letal para posicionarlo mejor, ese motivo que casi, casi te mata pero que al final puedes sobrevivir, la ocupa, Eduardo. Supongo que aquí se rompe la ley del hielo para nosotros.

Hace un tiempo que nos dejamos de hablar y fue por tus maltratos. Eduardo, en la actualidad eres un adolescente de dieciséis años, pero desde que tienes uso de razón haz abusado de mí.

Ahora me viene a la mente aquellos momentos que fui a tu casa, cuando aún tenías un hogar y vivía con el… con tu papá. Siempre buscabas la forma de agredirme.

Lo que más me dolió fue un día que jugábamos en tu Xbox, y sin ninguna razón comenzaste a pellizcarme y darme codazos. Me aparté de ti y lloré como un idiota. Si eso era así con tu prematura edad de cinco años ¿Qué nos deparaba el futuro?

Vale, yo en algunos momentos me defendí porque me molestaba en verdad que me faltaras el respeto y ni tu papá ni Emily hacían nada el respecto. Ella siempre decía lo mismo: “respétalo” “tú eres el hombre…” y un bla, bla, bla que no vale la pena mencionar.

Mamá, si estás viendo el video… Tú me recomendaste no ir más a aquella casa, y las cosas funcionaron por un tiempo. La distancia parecía que lo hacía extrañarme y cuando venía de visita parecía añorarme, parecía quererme.

Pero las cosas comenzaron a desmejorar cuando Emily dejó a tu papá, y en la casa te fuiste adueñando poco a poco de todos los espacios.

Te creías superior a mí, y cualquier cosa que te molestara de mí me lo hacías saber con golpes; golpes en la espalda, golpes en el abdomen, golpes en las rodillas… Hasta me partiste la boca un día que quise darte una simple y maldita recomendación.

Ahora te pregunto: ¿qué era lo que tanto te molestaba de mí? Tú fuiste igual que todos, dejaste que mi reputación hablara por mí. Nunca quisiste ver mi alma.

Aquí estoy para hacerte saber que no era egoísta ni inmaduro ni malvado, contigo. Tú, tú si lo fuiste; pero tenía que soportarlo, porque yo era el adulto; por cuatro malditos años tuve que soportar abusos de tu parte.

Abusos que fueron inducidos por lo que tú quisiste ver de mí, porque nunca fue la verdad… Vaya que esos cuatro años calaron y causaron estragos.

…Ese número nos causó estrago; ¿o no te acuerdas que te encontré en la posición cuatro dándole placer a tu primo? Estabas tirando con un hombre. ¡qué ironía! tanto que tu papá repudiaba a los homosexuales, y mírate.

Yo entiendo que a esa edad es bueno experimentar, pero tú, supuestamente, estabas seguro de lo que eras. Sin embargo, te encontré en varias oportunidades… a la quinta vez decidí enfrentarte, más que todo porque ya estaba cansado que lo hicieras en mi cuarto.

¿Y qué me dijiste?

-No le digas nada a nadie, por favor.

Hasta te arrodillaste, pero hoy decidí sacar todo a la luz porque tú eres un hijo de perro.

-¿Eso duele? -¿Te acuerdas de esa frase?

Me lo preguntaste un día que entraste a mi cuarto y sin ningún motivo me golpeaste con el puño cerrado en la cabeza.

Ahora soy yo el que te pregunto: Eduardo, ¿Eso duele? Supongo que por las caras de satisfacción que descubrí en aquellas oportunidades, no.

Puedes ingresar al siguiente video: NO FUE SUFICIENTE. 

Sexto Video

Antes de tomar esta difícil decisión yo busqué ayuda… y digamos que encontré alivio en las palabras y consejos de la Licenciada Olga, no se confunda usted. En algún momento me ayudó, pero la cura resultó ser peor que la enfermedad

Y, por cierto… la música The Sound of Silence está dedicada a usted, que ocupa el quinto lugar de esta fatal lista; y para rememorar nuestras terapias, haré de este video una dinámica: le daré cinco razones por la que está aquí.

Yo nunca confié en esa doctora, siempre me pareció… pirata.

Uno, porque usted no es una doctora es una licenciada en, escuche bien: e-du-ca-ción física. Pueda que tenga cursos y diplomados en medicina china, pero eso no la hace doctora.

¿No lo era?

Dos, por no ser doctora o al menos licenciada en psicología usted no aplicaba bien las terapias.

Tres, siempre hablaba de su vida, parecía que las terapias se trataban de usted y de su vida. Yo no estaba allí para escucharla a usted, estaba para que usted me escuchara y me aconsejara.

Cuatro, por el día que no me atendió y me cobró. Estaba tan enfocada en la tragedia que había ocurrido con su hijo de veinticuatro años, que no me atendió.

Hijo… Todos somos humanos, quizás su hijo pasaba por un momento trágico.

-Fue mi culpa, ha sido mi culpa -decía con su acento extranjero-. El perro de mi hijo murió por mi culpa.

Un perro, un perro la distrajo de algo importante que tenía que decirle, y como un estúpido esperé a que usted se tranquilizara, pero la hora de la terapia se le fue llorando y cuando por fin se volvió a sentar me dijo que la consulta había terminado.

¿Qué tenías que decirle? Dímelo a mí Jorgito.

Indignado le cancelé la consulta y me fui con mi dilema: vivir o morir.

Y cinco, Olga, tú me incentivaste a expresar mis sentimientos por medio de la escritura e hice muchísimas cartas que te entregué; dijiste que tenían mucha valía porque todo lo que escribía se convertiría, algún día, en oro. ¿Y qué me dijiste cuando te pedí las cartas?

-Las boté -dijiste, sin ninguna culpabilidad, como si eso no importara.

Esa fue una de las cosas que me movió a hacer un video y no escribir, uno nunca sabe, de pronto hubieras botado mis cartas sin leerlas.

No diré más nada. El siguiente video tiene por clave: RENACER.

 

 

 

 

 

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 34
  • 4.48
  • 368

Para pasar mis días amargos escribo, para liberar mis penas escribo, para alegrarme escribo. Y si quieres pasar buenas noches conmigo, visita mi facebook y twitter

Tienda

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta