cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
Adrenalina
Fantasía |
09.10.19
  • 4
  • 25
  • 880
Sinopsis

190 km/h , 190 ppm. Adrenalina... cual prefieres? Relato número 100.

Unos instantes...

El motor va revolucionado. La velocidad es alta para la marcha que lleva.                             Nos acercamos a la entrada de la autopista.

No hay casi coches que regresen del fin de semana.

De repente, el primer tirón. La velocidad aumenta de ochenta a cien, de cien a ciento veinte. Ciento treinta.

Cambio de carril, dos a la izquierda con breve intervalo.

Llega un poco de cuesta. No importa. De repente me quedo pegada al asiento. Ciento cincuenta. El motor ruge como una pantera. Ciento sesenta. ¿Cuántos segundos? No los he contado. Ciento ochenta.

Dios. Si se cruza alguno a ciento treinta nos lo comemos.

Ciento noventa. La aceleración me mantiene pegada al asiento.

Los pocos coches que dejamos atrás quedan borrosos en mi visión, parecen parados.

Repito tres palabras en mi cabeza como mantra protector que me evade de esa vorágine de velocidad.

Formo parte del coche. Soy el coche. Lo siento dentro.

Llega nuestra salida. Soltando gas va cesando el rugido y mi ritmo cardíaco desacelera, desparece la presión de mi cuerpo sobre el asiento y suelto el aire que había retenido sin darme cuenta. 

 

Ahora es mi turno. 

Caricias. Besos. Mirada intensa.

Corazón y líbido revolucionados. 

130 pulsaciones.

Nuestros cuerpos se aceleran.

Nuestro sexo se atrae y nuestras miradas confirman.

El deseado ajuste intensifica la respiración. 

El primer movimiento, empuja y contiene.

Un gemido se escapa.

150 ppm.

El ritmo acelera. El entorno se desvanece.

Seguir el ritmo; ir al compás.

Se intensifica con urgencia. 180 pulsaciones.

Mi mantra se hace realidad. 

Formo parte de ti. Te siento dentro de mi ser.

190 pulsaciones. El éxtasis.

Unos instantes más de unión de nuestros cuerpos.

Suelto el aire que había retenido sin darme cuenta.

El ritmo cardíaco desacelera. 

Abrazo eterno.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Gracias, Raúl, me alegro de que te haya gustado. Saludos
    Bonito símil entre ese loco conducir y el éxtasis sexual.
    Mejor la adrenalina de pulsaciones por minuto, por supuesto, jajaja! Besos, Mario
    Wow, veo que te gustan las descargas de adrenalina, mi querida Seren. A mí también, que consta, aunque más bien de otro tipo, menos motorizadas :-p
    Agradecida cantidad por tu comentario, Eclipse. Saludos.
    Intenso, muy profundo y de una creatividad exquisita. saludos
    Muchas gracias, querido Frank. No nos prives de tus relatos y tu presencia. Abrazos
    Pues... vaya con la velocidad de eso..., no? jajaja ¡Felicitaciones! Un poco tarde, pero aquí están. En hora buena por tus 100 relatos. Mucho éxitos para ti. Sigue así y no nos prives de tu talento. Fuerte abrazo.
    Gracias Gabrielle. Unos me gustan más que otros, pero todos tuvieron su momento. Un beso, guapa!
    Felicidades por los cien. No los he leído todos... todavia. Llevo relativamente poco tiempo en esta página pero eres una de mis escritoras favoritas, y este relato me ha encantado. Me recuerda un viaje familiar a Alemania con coche nuevo. Lo pusimos casi a 200 km/h. Vaya emoción. De “lo otro” también guardo algún recuerdo. Bss emocionados
  • Micro

    Nina. Capítulo IV

    Micro

    Nina. Capitulo III

    Nina. Capítulo II

    Nina. Capítulo I

    Keanu es el primer hombre que no pierde la vida al amar a la Hechicera desde... Se ha olvidado ya cuántos sí lo han hecho en sus brazos a lo largo de los últimos cientos de años. La Hechicera ha dejado tras de ella tantas pasiones como muertes sin el más mínimo remordimiento, cuerpos resecos, como cascarones vacíos, igual que su alma. Si la leyenda tiene algo de verdad, llegará un hombre de corazón sincero que revertirá el hechizo, anulando los poderes adquiridos de magia negra de la portadora.

    Una leyenda cuenta que hace mucho tiempo una joven sacerdotisa del Templo de la Diosa de la Luna se enamoró perdidamente de un peregrino y vivieron su relación oculta a todos durante largo tiempo, hasta que finalmente se descubrió su transgresión. Su amante, en lugar de estar a su lado huyó del lugar dejándola con el corazón roto de desencanto. Ella cayó en desgracia, fue repudiada y expulsada del Templo y de sus tierras circundantes. Nadie la ayudó, excepto una vieja que vivía en compañía de su gato negro, en una pequeña casa de piedra alejada de los caminos, allá en lo más profundo del bosque. La vieja, que era una hechicera oscura, la adoptó como aprendiz. Con el tiempo le transmitió todos sus secretos de magia negra. El que fuera un cándido corazón se había transformado en una maraña de rencor y se protegió rodeándose a sí misma con un hechizo: sus amantes fallecerían después de haber yacido con ella.

Tienda

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta