cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
Adrenalina
Fantasía |
09.10.19
  • 4
  • 25
  • 1957
Sinopsis

190 km/h , 190 ppm. Adrenalina... cual prefieres? Relato número 100.

Unos instantes...

El motor va revolucionado. La velocidad es alta para la marcha que lleva.                             Nos acercamos a la entrada de la autopista.

No hay casi coches que regresen del fin de semana.

De repente, el primer tirón. La velocidad aumenta de ochenta a cien, de cien a ciento veinte. Ciento treinta.

Cambio de carril, dos a la izquierda con breve intervalo.

Llega un poco de cuesta. No importa. De repente me quedo pegada al asiento. Ciento cincuenta. El motor ruge como una pantera. Ciento sesenta. ¿Cuántos segundos? No los he contado. Ciento ochenta.

Dios. Si se cruza alguno a ciento treinta nos lo comemos.

Ciento noventa. La aceleración me mantiene pegada al asiento.

Los pocos coches que dejamos atrás quedan borrosos en mi visión, parecen parados.

Repito tres palabras en mi cabeza como mantra protector que me evade de esa vorágine de velocidad.

Formo parte del coche. Soy el coche. Lo siento dentro.

Llega nuestra salida. Soltando gas va cesando el rugido y mi ritmo cardíaco desacelera, desparece la presión de mi cuerpo sobre el asiento y suelto el aire que había retenido sin darme cuenta. 

 

Ahora es mi turno. 

Caricias. Besos. Mirada intensa.

Corazón y líbido revolucionados. 

130 pulsaciones.

Nuestros cuerpos se aceleran.

Nuestro sexo se atrae y nuestras miradas confirman.

El deseado ajuste intensifica la respiración. 

El primer movimiento, empuja y contiene.

Un gemido se escapa.

150 ppm.

El ritmo acelera. El entorno se desvanece.

Seguir el ritmo; ir al compás.

Se intensifica con urgencia. 180 pulsaciones.

Mi mantra se hace realidad. 

Formo parte de ti. Te siento dentro de mi ser.

190 pulsaciones. El éxtasis.

Unos instantes más de unión de nuestros cuerpos.

Suelto el aire que había retenido sin darme cuenta.

El ritmo cardíaco desacelera. 

Abrazo eterno.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Tienda

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.06.20
10.03.20
13.08.19
Encuesta
Rellena nuestra encuesta