cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
20h
Reflexiones |
25.03.20
  • 4
  • 4
  • 365
Sinopsis

Dicen que ya es primavera, pero yo no veo flores.

Martes 24 de Marzo de 2020, Valencia

 

Cierro los ojos y viajo al pasado. Estamos sentados en la orilla del mar, observando como nuestro podenco se convierte en un galgo, corriendo veloz tras una piedra. Olfatea dos segundos la arena y regresa rápido, con el hocico embarrado, y gesto triunfante. Nosotros reímos, y aplaudimos su hazaña. Hablamos de lo bonito que es vivir en una ciudad con mar y poder venir en invierno, cuando muy poca gente se acerca a visitarlo.

Empieza a llover, aunque de manera suave. Nos subimos las capuchas de las chaquetas y corremos hacia el bosque. A Dexter le da igual la lluvia, y sigue con su excavación para guardar su piedra, su tesoro. Tan sólo cuando nos alejamos de él, coge su trofeo y viene hacia nosotros demasiado rápido, le falta muy poco para despegar sus patas de la arena y emprender el vuelo junto a las gaviotas.

Abro lo ojos, estoy en el balcón de casa y tú no estás, pues al igual que mi hermana sigues trabajando, ya que el mundo tiene que seguir girando, aunque ahora lo haga más despacio y suenen sus latidos enfermos.

Son las 20h, y el silencio de las calles se rompe con los aplausos de los vecinos. Su ruido va para gente como vosotros. Aplaudo yo también, por el mismo motivo y porque sé que a esta misma hora, mis padres, mi familia, mis amigos, también gritan desde sus balcones que todo irá bien y yo les escucho a lo lejos y aplaudo para espantar el miedo de que les pase algo, y el invierno se vuelva infinito.

Quiero que nuestra playa invernal se abarrote de gente, que el sol apague con su fuego la tempestad más fría de la historia, esta que nos priva de los abrazos de los nuestros.

Dicen que ya es primavera, pero yo no veo flores.

Quiero mezclarme en playas llenas de gente, porque eso significaría que estamos vivos, que nos viene devuelta la libertad, que podré volver a elegir una tarde de invierno contigo y que Dexter volará de nuevo junto a las gaviotas, con su pequeño recién encontrado tesoro.

Quiero que llueva y salir corriendo al bosque, quiero correr, hasta llegar a casa, y que la puerta no se cierre con llave por fuera y por dentro, por miedo a que alguien no pueda volver a la suya.

 

Verano ven ya, que La Primavera no puede con tanto inverno.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 16
  • 4.53
  • 285

"En las profundidades del invierno finalmente aprendí que en mi interior habitaba un verano invencible" -A. Camus-

Tienda

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
10.03.20
13.08.19
Encuesta
Rellena nuestra encuesta