cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
21 días conviviendo con zombis
Humor |
09.06.13
  • 4
  • 5
  • 2116
Sinopsis

Inspirado en el programa original "21 días..."

hola, me llamo Sara Godoy, me conocerán de 21 días comiendo helado caliente, o de capítulos tan relevantes para la ciencia como 21 días andando de espaldas. En esta ocasión, el equipo, o sea yo y mi cámara, vamos a convivir 21 días con muertos vivientes. 

Para grabar este reportaje nos hemos venido a Torrembarrada, pueblo situado a las afueras de la provincia,  del que se dice que los muertos vivientes de todo el país se han adueñado. Tenemos con nosotros a Adolfo Siqueras, zombi de treinta y tres años, que va a explicarnos como conviven los zombis en  Torrembarrada.

-Adolfo, dime, ¿Cómo es vuestra…Cuidado cuidado Adolfo, que te caes. Apóyate en la pared.- dice la reportera. Mira las notas, respira hondo y vuelve a empezar- ¿Cómo es la convivencia aquí en Torrembarrada?

-Mmmmm…- el zombi duda. Con los ojos inyectados en vena, y la piel del cuerpo en estado de descomposición, comienza a tambalearse.

-Adolfo cuidado…cuidado que te caes.

-Mmmm estamos bien. –dice el zombi con la voz ronca. Acorbatado y famélico, el entrevistado tiene problemas para mantener el equilibrio, y finalmente se apoya contra la pared. La camisa blanca, y arrugada, manchada de sangre, luce por fuera del pantalón.

-¿Cómo empezaron a establecerse aquí?

-Mmmmm…

-¿Si?

-Mmmm llegamos.

-Ajá….entiendo. parece ser que llegaron…ellos…aquí, y se establecieron, poco a poco, supongo.- la reportera tiende el micrófono a Adolfo, éste lo mira, y repentinamente lo muerde.

-No Adolfo no…eso no eh…-dice la reportera recogiendo el micro.

-Mmmmm

-Morder el micro no eh, Adolfo.

-Mmmm lo siento.

-Bueno no pasa nada,, no te preocupes Adolfo. No te vengas abajo.

-Mmmmm

-Cuidado Adolfo, a la pared, agárrate bien a la pared.- Sara hace un movimiento con la cabeza para quitarse un mechón de la cara y retoma la entrevista- bueno, son…las diez de la mañana. ¿qué haceis los zombis a las diez de la mañana?

-Mmmmm- dice Adolfo. Con las rodillas dobladas, y los pies orientados hacia dentro, empieza a caminar.- Andamos.

-Pero Adolfo que te vas a caer.

-Mmmm, mejor andar… que estar quieto.

- Pero si te caías estando quieto. ¿No te vas a caer ahora andando?

-Mmmm si, pero menos.

La reportera, empieza a caminar imitando el estilo del zombi, mientras otros zombis que caminan por la calle les miran curiosos.

-mmm estira los brazos.

-Ah si, disculpa Adolfo. Vosotros los zombis generalmente cuando andáis, lo hacéis con los brazos extendidos, ¿Por qué? ¿Me lo podrías explicar?

-Mmmm…

-Ajá.

-Mmmm es por si acaso.

-¿Por si acaso? – pregunta Sara, el zombi asiente sin dejar de caminar. Y la reportera encogiéndose de hombros desiste de seguir insistiendo en el tema.

En ese instante, uno de los zombis se abalanza de improviso sobre la reportera, y trata de morderla en el cuello.

-No no…somos de la cadena teletres, estamos haciendo un reportaje sobre vosotros.

Al oír esto, el zombi se detiene, y la mira.

-rrrrrr Quiero mandar un saludo a mi madre. – dice mirando a la cámara torpemente. – Puedes…estar…orgullosa

-¿Si? ¿Y de qué puede estar orgullosa su madre señor Zombi?

-Rrrr nunca…nunca me metio droga. Soy un zombi, pero…honrao.

-Entiendo, ¿Y a qué se dedica usted señor zombi?

-Rrrr poooo.- dice el zombi –yo…cuidao, cuidao…

Adolfo, pierde el equilibrio y estrepitosamente cae al suelo boca abajo. Pero cae sobre los brazos, y se libra de estrellar la cara contra el suelo. Cuando se levanta, mira a la reportera, y luego se mira los brazos alternativamente.

-Ahora entendemos lo de los brazos extendidos. Muchas gracias, Adolfo, por esta demostración.

-señor…disculpe ¿Cómo se llamaba usted?

-Rrrr Me la como… ¿Qué pasa?- pregunta a Adolfo el otro zombi. Adolfo se toca la cara, se quita un trozo de piel que colgaba de su frente, lanzándolo desinteresadamente sobre el asfalto, y se encoge de hombros.

-Mmmm

-Rrrrr

-Mmm que acabe el reportaje primero.

Sara, enarcando las cejas, da unos pasos atrás asustada.

-Rrrr…era bromaaaa, señorita, broma…-dice el zombi, le choca las cinco a Adolfo lentamente, y sin añadir palabra alguna, comienza a marcharse. 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 18
  • 4.38
  • 524

Tienda

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta