cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
Más melodías.
Amor |
03.10.13
  • 4
  • 2
  • 796
Sinopsis

Las cosas que pienso cuando pienso demasiado y muy mal.

Nos hacemos cargo de nuestros pensamientos autodestructivos, de nuestros vicios y virtudes, nos hacemos cargo de alguna gente, de algún familiar. Hacemos las canciones nuestras cuando te parten en dos, cuando te recuerdan a alguien o a algún momento especial. Reconocemos a las personas por su olor, y a veces ese olor se te queda metido muy dentro durante horas aunque esa persona ya ni esté contigo. Dejamos que algunas personas nos destrocen, porque tienen algo fantástico que hacen que perdamos el culo por ellas. Bebemos para no vernos, rezamos a un ser superior en el que no creemos para no encontrarnos con ciertas personas, aunque si luego las vemos se nos cae el mundo, porque nos rompen los esquemas. 

Nos juramos que jamás volveríamos a caer en lo mismo, pero no somos de piedra. Nos sorprendemos con la belleza del mundo, esas sutiezas que puedo percibir de una forma especial que me inducen a creer que no sirvo para la vida. Nos enamoramos de prendas de ropa, de colores, de formas, de personas. Vemos películas que nos teletransportan a lugares mejores que éste en el que vivimos, leemos a los clásicos para no sentirnos tan solos con nuestro dolor universal, nuestras angustias existenciales, nuestros pensamientos repetitivos que no se van pero que necesitamos leer en algún sitio, en algún autor ya muerto para que todo tenga más sentido.

Nos bañamos en el mar en pleno invierno para sentir todo el frío de golpe, toda la electricidad, todos los pelos del cuerpo disparados en todas direcciones. Buscamos lo que no encontramos, queremos lo imposible, reiniciamos nuestra vida todos los días esperando que no duela aunque en realidad nos guste el dolor, porque significa que todo sirvió para algo con la absurda importancia que le diste que en realidad no merecía.

Estudiamos para ser alguien en la vida, llegar a algo, pero llegar a qué. Nos cuestionamos todo lo establecido, hacemos manifestaciones, protestamos pacíficamente pero nos timan, nos pisan, se ríen en nuestra cara, empezando por los compañeros de clase que tenías en la ESO. La vida se nos escapa entre los dedos como las series infantiles que veías de pequeña que ya no existen. 

Pese a todo esto, parece que vivimos toda nuestra vida en el tercer trimestre, como si esperásemos que alguien apareciese con una varita mágica y nos judgase analizando todos nuestras elecciones y acciones ya que a nosotros nos cuesta demasiado. Dejamos las cosas a medias cuando hay riesgo, pero no somos libres, tan solo seremos libres cuando no haya más que perder y siempre perdemos a algo o a alguien. Estamos limitados por nuestra inconsciencia. Sondeamos los límites de nuestras propias limitaciones, el eterno quiero y no puedo, la teletienda, la felicidad artificial, la lotería, el consumismo, el tabaco, los gatos callejeros, la ceniza que estropea las alfombras suponiendo que las haya, la gente que tiene la elegancia de gatos o de plantas, la vida misma.

Que sí, que pudo ser un amor del montón pero todo el montón era mío, que sí, que prefiero saltar de una vez sin mirar y quiero que tú me sigas, que sí, que el malidito bicho que te haya picado bien que se merece un documental pero esto ya no va de lo que quiero, ni de bichos que se merecen documentales, si no de sentimientos mezclados, sensaciones, las fiestas que hay en tus ojos que yo no me quiero perder, los chispazos de luz que irradiamos, tus paranoías, las mías. ¿Me concedería Ud este baile?.

Joder, miénteme, díme que me quieres.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Gracias, es un placer compartir mis paranoias con otra gente, la verdad. Es verdad, no lo sabía y me hizo mucha gracia porque desde hace un tiempo me identifico con ese personaje, antes lo dejaba en Clara Caulfield pero no sé, unas cosas llevan a otras y acabé por ser tanto la Maga (tanto en circunstancias como en personalidad) que no sé. Me gusta mucho, he leido cosas de ella y es genial. Sí es verdad, es que está sin pulir, es decir, lo escribí tal y como me salió, pero tienes razón agradezco comentarios de este tipo para poder mejorar. Gracias :)
    Ante todo bienvenida, ya que veo que acabas de comenzar a publicar aquí. Me ha despistado mucho tu irrupción en la página, pues ya existe en ella otra escritora que firma como La Maga,cuya lectura, por cierto, te recomiendo. Realmente interesante el texto. Incisivo e incitante -"Estamos limitados por nuestra inconsciencia". Acertada la frase- transmite la sensación de estar escrito al ritmo en que las vísceras se revuelven, y a veces se agradecen escritos de este tipo; pero también, creo, hay que andar con cuidado cuando se escribe de este modo. El constante cambio de persona en la narración resulta un poco caótico. Es mi parecer. Por lo demás lo dicho, el escrito muy interesante. Saludos.
  • Cosas.

    De estas tardes que no sabes quién eres.

    Coisas.

    De mis poemas favoritos.

    Las cosas que pienso cuando pienso demasiado y muy mal.

    Historias para no dormir.

    Sensaciones.

    Sensaciones sobre cosas vividas.

  • 8
  • 4.29
  • -

Ando desnuda sobre los alambres de las lámparas, por las noches soy otra, amante de los cristales, no tengo frenos, impredecible, violeta, negro, vinilos, The Smiths, Joy Division, Dylan, Nick Drake, cine, de mayor quiero ser feliz. Si me sorprendes sonrío muy fuerte. Dibújame una noche llena de cohetes naranjas. Niña perdida. Suelo buscarme entre los charcos, en las canciones tristes, en las miradas o en las canciones que solo son mías. Loca por vivir. Mi cabeza va más rápido que todo lo demás. Bailando en la maldita cornisa del piso 23. La vida me duele. Me engancho a todo lo que engancha. Vivo en otra realidad y no sé muy bien que es todo esto, pero me salva.

Tienda

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta