cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
60802
Amor |
08.04.17
  • 4
  • 2
  • 1851
Sinopsis

Relato del duelo que tuve en el grupo de WhatsApp de escritores, donde puedes unirte en el siguiente enlace: https://chat.whatsapp.com/8SailvKidwi5XYamPg1GrN

Berdache y Badea permanecían sentados en una zona repleta de hierba. A su vista quedaba un monte que sufría alopecia a juzgar por las manchas verdes sobre su superficie terrosa. Ese día el cielo era de un azul vivo:
—¿Sabes que en América del Norte a los homosexuales nos decían que teníamos dentro dos espíritus?
Badea lo miró sardónico. Dio una calada final a su cigarro y lo retorció contra una piedra. Se puso serio y analizó una vez más el nuevo cuerpo de su amante, redondeado como el de toda mujer. La espera, los cirujanos y los estrógenos habían hecho un gran trabajo a lo largo de meses que no querían acabar.
—Tú ya no eres maricón, Berdache —dijo y resopló por inercia como si aún fumara.
—Hay cosas que no creo que puedan cambiar.
Estaban desnudos e inquietos: una pudiera ser por la excitación del reciente sexo, el otro por querer pillar una postura donde no se hincase alguna piedrecilla en las nalgas o las pantorrillas.
Badea nunca lo había hecho con una mujer, no le excitaban, pero Berdache siempre se la había puesto dura incluso ahora que tenía pechos. Como se encontraba más relajado, se percató que sus encuentros a escondidas del mundo seguían siendo los mismos. Se sintió un poco decepcionado.
—Mira —señaló Berdache hacia el cielo—, esas nubes forman un arco.
—Anda, sí. Debe ser la entrada al cielo. Para nosotros está vetada.
—¿Qué dices? De creer, ¿qué hay de malo que nosotros estemos por allí?
—Que iríamos haciendo agujeritos a los ángeles para poder tirarnos alguno —fue diciendo Badea mientras ampliaba una mueca en su boca con intención de reír. De golpe borró la expresión—. Perdona. En tu caso, joder, perdona.
—Son muñecos Ken —dijo y rio—. Pero a Barbie nunca pareció importarle —Se quedó mirándolo un momento—. Que no pasa nada, atontao. Oye, ¿crees que John Lennon estará por allí?
—Pues claro.
—Si se tiró a la sin culo de Yoko Ono, seguro que conmigo no se despega.
Badea rio. Se acercó a su compañera y apoyó la cabeza en el hombro.
—Siempre supe que querías ser mujer.
—¿Ah?
—Te fisgoneé una vez cuando críos ese cofre que tenías en la habitación —Esperó alguna reacción antes de continuar—. Encontré vestiditos y alguna cinta para el pelo. Supe aun siendo un mañaco que querías ser mujer.
Berdache no se pronunciaba. Parecía hipnotizada por el arco de nubes.
—Con el tiempo —prosiguió Badea—, esa idea se fue convirtiendo dentro de mí, y empecé a verte de otra forma, sobre todo cuando en el instituto ibas con esos vaqueros tan ceñidos que te marcaban cierto culo.
Ambos rieron por lo bajo.
—No debes fisgonear las cosas de los demás.
—De ti lo he fisgoneado todo. Y no hablo de sexo.
—Hay cofres bien escondidos, vaquero.
—Que guardan oro, ¿no?
Pero Berdache calló de nuevo. Su mirada miraba más allá del cielo.
Fue entonces que escucharon un crujido de rama. Tensaron los cuerpos y se fueron incorporando. Se escucharon pasos y se giraron como animales a punto de huir. Un tipo muy singular y reconocible andaba por el fondo. Seguía teniendo el pelo largo y sus gafas redondas que daban un aire único.
Saludó con la cabeza mientras continuaba su marcha.
Entonces comprendieron dónde se encontraban.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 416
  • 4.56
  • 26

Músico, escritor y guionista de cómics. Y, por fin, con primera novela: http://bit.ly/UnDiaPerfectoparaElis

Tienda

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta