cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
A perro flaco todo se le vuelven pulgas
Reales |
17.07.05
  • 0
  • 0
  • 2276
Sinopsis

El siempre iba y venía sin encontrar nunca nada de lo que buscaba continuamente de un lado a otro como una hormiguita, con sus antenas vibrando y oscilando afanosamente aquí y allá indagando en cada agujero y resquicio y trozo de mierda que se encontraba en el camino. Para concretar, su búsqueda consistía en hallar, aunque no necesariamente por este orden: trabajo, amor, un editor que publicase sus poemas, más comida para llenar su agonizante frigorífico y, por fin, un sueño que poder perpetuar y trasladar a la realidad para convertirse en su día a día, en su fluida rutina eléctricamente luminosa. Pero no. Lo que quiere decir que habitualmente encontraba la antítesis de sus búsquedas: rechazos indiferentes, desdén, aversión, vacío, más rechazos continuos y persistentes y melosos que iban ensuciando cada vez más sus lágrimas contenidas cuando daba la mano y sonreía diciendo seguiré en ello, seguiré en ello, gracias gracias por sus sabias indicaciones, sí sí todo llega, claro claro anda y que te den por ahí.
Pero aún las cosas se podían ir sobrellevando/arrastrando. Todavía no pasaba demasiada hambre, no todavía el hambre que uno puede llegar a tener. HAMBRE. Sólo la palabra asusta y lo produce.
Mira por donde, lo que sí había encontrado aquella mañana en el buzón sin buscarlo había sido una carta que abrió con manos inquietas, nerviosas, y que una vez leída necesito incrédulo palpar varias veces sin acabar de estar seguro de que era real y la tenía entra sus manos sudorosas. Allí, blanca, muy blanca. Allí, increíble danza basada en audaces giros y tremendas piruetas exhibiéndose ante sus ojos en aquel escenario blanco por intrépidas y ágiles bailarinas negras que iban de un lado para otro sin descanso. Las principales, las más inquietas, las más aplaudidas y silbadas lascivamente, cuya presencia voluptuosa ningún ojo podía dejar de ignorar eran nueve: una increíble D, una bonita E, una estupenda S llena de silentes curvas, una A cachondona marcando el ritmo, una H de bonitas piernas seguida siempre en el baile por una U responsable, muy profesional ella, pero que asustaba a las restantes C, I y a la perpleja O.
Ante tan sublime coreografía, nuestro hombre se sentía desfallecer por momentos, incrédulo, incapaz de pronunciar más que un no puede ser y un esto es increíble y algún hay que verlo para creerlo.
Pero no podía ser. Lo había pagado, recordaba perfectamente haber dado el cheque, sí, debía ser un error.
¿O no? Incertidumbre. El frío es un punzón clavado en el corazón.
Palpó el bolsillo y sacó la cartera. La abrió. Hurgó dentro. Vacío, vacío. Entonces está claro que lo pague. Pero. ¿Qué era eso de allí? Tan dobladito, tan escondidito detrás del calendario del dentista y delante de la tarjeta de visita de aquel….
Se había acordado. El portal de su casa. Me acuerdo:
-Tenga, tenga, quédese con ella.
-Que no la quiero le he dicho.
-Nunca se sabe lo que puede pasar. Y CUÁNDO PUEDE PASAR. Hágame caso.
-Sí, ya, pero es que tengo un poco de prisa y…
-Prisa, la prisa no lleva a ningún lado: también necesita su tiempo. Quédese con ella, anda, no le cuesta nada…
Un aviso de desahucio, eso le había costado aquel hombre, viejo, enjuto de piel cetrina vendiendo con su sonrisa melosa la muerte. Llev
Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

inhalar y exhalar plácidamente el aire que respiro

Tienda

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta