cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
A quien le importa lo que yo haga
Reflexiones |
29.06.19
  • 4
  • 4
  • 490
Sinopsis

Estamos en el siglo XXI pero todavía nos queda mucho por aprender, tolerar, respetar, rectificar, entender...

Ayer se cumplieron 50 años de la famosa redada en el bar Stonewall donde los homosexuales fueron humillados y vejados y aquel 28 de junio se rebelaron y decidieron hacerse oír. Pero a pesar de estar en el siglo XXI todavía me doy cuenta que hay mucha homofobia e intolerancia, y lo que es más grave, en gente joven que ha nacido con democracia y muchos derechos que consiguieron sus padres o abuelos luchando.

Hace tres días fui a mi peluquería habitual y ahora hay una chica nueva con la que conecté desde el primer momento. Le gusta escribir como a mí, los idiomas, visitar países antiguos y con mucha historia en sus castillos, catedrales, anfiteatros etc…Creo que le inspiré confianza y me comentó que era lesbiana, algo que había notado desde el principio. Le dije que yo siempre me había llevado muy bien con gays y lesbianas, que había ido a discotecas de ambiente o a ver las carrozas en el desfile del día del orgullo gay. Me sentía muy a gusto entre ellos yo que soy heterosexual.

Y de pronto esta chica me contó algo que me dejó helada. Me confesó que en el instituto sabían que era lesbiana y muchos compañeros no sólo la insultaron o le dieron fuertes palmadas en la espalda, sino que incluso le clavaron las tijeras y llegó a tenir la espalda llena de heridas. Me dijo que era porque no les gustaba su forma de vestir, muy masculina y me indigné. Le comenté que era intolerante que gente de 17, 18 años fueran tan salvajes. Cuando yo fui adolescente, en alguna ocasión me llamaron gorda, pero jamás me llegaron a agredir.

Cuando ya me despedí de ella, le insté a que luchara por sus sueños, que no se rindiera, que no escondiera su amor por su novia y la mostrara al mundo, a pesar de los comentarios que seguro reciben. Estoy convencida que será muy feliz porque la veo una chica muy centrada, segura de sus aspiraciones y los que ahora la critican, la agredieron, murmuran a sus espaldas y la insultan, recibirán de la vida una dura lección. Y siempre me acuerdo del póster de mi habitación con la foto del escritor Wilde: Amado por ser único, odiado por ser diferente.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Buen relato Tash! ¿Cuándo la sociedad entenderá que hay que ver personas, no géneros, sexos, colores, razas... ? Saludos!
    Muchas gracias Jovato por tu valoración. Saludos
    Muchas gracias Francesc por tu amable comentario y valoración. Pensaba en ti ya que como dominas la psicología quizás entenderías mejor ese comportamiento que me indignó. Gracias de nuevo por tu comentario y valoración. Saludos y buen fin de semana.
    Queridísima Tahir. Te llamo querísima porque me caes muy bien. La palabra democracia en sí misma no quiere decir nada. La gente no sabe qué es eso de la tolerancia, cuando es un trabajo constante que empieza en el mismo hogar, y hay que reflexionar mucho sobre las diferentes maneras de ser. Pero por desgracia nosotos vivimos en un país que no sabe ni escuchar, ni preguntar. Yo aunque no sea gay, culturalmente también soy como esta chica lesbiana. Me gusta la Historia. Y he tenido durante muchos años una buena amistad con personas bisexuales. Estoy de tu parte.
  • A menudo te gusta un tipo de música que sonaba incluso antes de que nacieras

    Tu interior se refleja en tu exterior

    El sufrimiento a menudo viene cuando tienes demasiado apego o no se cumplen tus expectativas.

    ¿Te ha pasado alguna vez que una persona desconocida te ha ayudado o tú has echado la mano a alguien que no conoces y jamás has olvidado ese detalle?

    La violencia es injustificable siempre y causa mucho desasosiego.

    A veces la más leve caricia, el roce más sutil, puede ser la expresión más intensa de amor.

    Creo que el corazón es el órgano de cuerpo que más sufre en silencio...

    Me parece lamentable que se manipulen o inventen las noticias,sobretodo si perjudicas a alguien o algo.

    Muchas veces encuentras al amor de tu vida pero todo es más complicado de lo que parece.

    A veces necesitamos un empujón del universo para apartar de nuestra vida, aquello que no nos hace feliz

  • 179
  • 4.56
  • 172

Mi verdadera vocación hubiera sido ser periodista en una redacción de periódico. Esta maravillosa web nos permite escribir tanto para satisfacción propia como para compartir con los demás. GRACIAS POR LEERME. Saludos.

Tienda

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta