cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

6 min
¿A QUIÉN SE LE CAYÓ LA MÁSCARA?
Reflexiones |
18.07.20
  • 4
  • 5
  • 1939
Sinopsis

Reflexión sobre las máscaras en tiempos de pandemia

                          

 

  Qué otra cosa es la vida de los mortales,

sino una comedia en la que unos actores se disfrazan y ataviados con

 sus máscaras, representan sus respectivos papeles

hasta que el director de la escena les ordene retirarse de las tablas”    

                                  (Erasmo Rotterdam)

                                                      

Los especialistas en Psicología enseñan que  los seres humanos, como arquitectos de su propia vida, asumen actitudes que desarrollan en el tránsito de esta, fingiendo ponerse una “máscara” para ocultar un aspecto, por protección o miedo, con el objetivo de encubrir su auténtica personalidad. Plantean, además, que ese “rol” de enmascararse se torna dañino, solo cuando hacemos de las “mascaras” una conducta  habitual y es cuando debe prestársele atención desde el enfoque  médico- asistencial.  

Etimológicamente, máscara viene del latín: mascus y masca: fantasma y del árabe: maskhah: bufón, hombre con máscara.

Desde la antigüedad fueron utilizadas en diferentes civilizaciones y para usos distintos. Así se tiene, que en  la América-precolombina, colocadas en los rostros  de los  chamanes  de tribus, representando entidades sobrenaturales o dioses, como mecanismo para la interacción o comunicación del “más allá”. En África la máscara estaba vinculada directamente con lo sobrenatural. Los griegos y romanos, las utilizaron en sus obras teatrales. En la primera de las nombradas, le hacían honor al Dios Dionisio, llamado también Baco, patrón de la agricultura y del teatro. En Egipto, tuvo una usanza para los cultos  funerarios, cubriendo el rostro del occiso para la preparación “a mejor vida”. Pero, quizás las más reconocidas a nivel mundial, fueron las de Venecia, Italia, que, con el impulso  de su acogida, le debemos  el surgimiento en las festividades carnestolendas.

 

 Haciendo un recorrido del tiempo, ubicándonos  en  nuestra era contemporánea,  nos detenemos  en la industria cinematográfica y allí  encontraremos las más célebres “máscaras” de los personajes  del cine, entre otras anotamos: “La Máscara”( Jim Caray), “La Máscara de Hierro” Leonardo Di Caprio, “La Máscara del Fantasma de la Opera”, “El Silencio de los Corderos “y “Hannibal Lecter” Anthony Hopkins,  “La Máscara del El Zorro” Antonio Banderas, La máscara de Jason en” Viernes 13” y las conocidas de los superhéroes: Batman, Darth Vader  y otros famosos enmascarados que se quedan en la lista de admirados, gloriosos o villanos. Todos con un papel protagónico  con diferentes personalidades, pero con un  objetivo  común: ocultar  la verdadera personalidad, ya  disfrazados, emerge otro temperamento, para el bien o para el mal.

 

El ser humano, cuando utiliza el complejo de la” máscara” la vincula a la interacción, entre él y su entorno, sea social, familiar o laboral, mostrando un conflicto entre “ser” y “parecer”, entre la aceptación y el rechazo.

En este orden de ideas, Sigmund Freud, padre del psicoanálisis  determinó que las máscaras  eran objetos que expresaban simbolismo.  Jung, señala, que éstas derivan del “inconsciente transpersonal”, no consciente, porque reflejan un problema de identidad, en el humano, porque no coinciden las circunstancias externas con las internas.

 En cara a esto, los expertos refieren que las mismas pueden aparentar actitudes falsas que desarrollan en el quehacer diario. Mencionaremos algunas, catalogadas como ejemplarizantes. La Máscara de la Fortaleza: cuando se ponen  en práctica posturas  como “todo está bien”, “a mí no me afecta nada”. Es decir, simulando una total apatía para no mostrar la realidad. Concluyéndose que posiblemente, detrás de ese antifaz, se oculta una persona que en su interior está herida. La Máscara de la Indiferencia: con ésta la persona se  arroga, independientemente de las condiciones adversas y externas, una posición de total felicidad, “yo soy feliz”. La felicidad no se pregona, es observada por los demás, pero como es “máscara” encubre su infelicidad.

Otro patrón, es la “Máscara del Humor”, traída para “sacar” gracia, aceptación, reconocimiento, aplausos, el objetivo es “caer bien”. Encubre tristeza, vacío interno. Aquí nos encontramos con la conocida  incongruencia  del “Payaso Triste”.  Existen otras máscaras como: el Controlador, el Rígido, el Huidizo, el Dependiente, el Masoquista, entre otras posiciones.

En los momentos actuales, estamos frente al escenario de una tragicomedia real, donde estamos obligados a salir al teatro de la vida, con una “mascarilla” para evitar el contagio del covid-19, pero más allá puesta en nuestro rostro, para protegernos del mortal virus, cubriéndonos nariz y boca, nos tropezamos con  una paradoja. Después de utilizar tantas máscaras sociales, ahora con una visible,  nos redescubrimos a través de  ésta y nos  percatamos de  que  pertenecemos  a  una sociedad mundial vulnerable,   donde afloran, a primera vista,  personalidades que nos parecían poderosas, eficaces, que en poco tiempo, se manifiestan frágiles, desposeídos, temerosos, y aunada a esa posición, el desplome  de un orden mundial, que se vendía  igual de fuerte, hoy debilitado, disminuido y además,  a la vista de todos,  se “caen” las máscaras de los  líderes mundiales que siempre exponían personalidad de dominio, de sabiduría, de omnipotencia.  A muchos, como arte de magia, se les “cayó la máscara”, pero es que ¡no todo el año es carnaval!!, como diría una sabia abuela, agregando “que no hay mal que dure cien años…”

 La máscara de la fortaleza  y del poder, se derrumbó, quedando al descubierto la fragilidad social- económica  y  de salud de la humanidad. En lo personal, apunto tres aspectos que manifestó la cuarentena:1.- La economía se hunde tan pronto dejan de consumirse productos inútiles a las personas sobre endeudadas, 2.- es perfectamente posible reducir la contaminación ambiental y 3.- sectores con peores salarios, resultaron más esenciales para el funcionamiento de la sociedad.

 En conclusión, la epidemia del coronavirus sirvió para que la sociedad  civil y el  orden mundial, representados por sus dirigentes, se despojen de tanta “máscara” inservible y que  el que tenga responsabilidades, en cada espacio en el que se desenvuelve, ofrezca un cambio, un antes y un después, que involucre  innovaciones en materia económica, social, política, laboral, educativas, de servicios públicos y en superlativo, el de salud. Si de esta situación inédita  no surge una innovación en esas áreas, perdemos no solo los derechos humanos, económicos, civiles, ambientales  que hemos conquistados, sino el de resignarnos  a tener que vivir en un mundo con temor, perdiendo la oportunidad de construir una comunidad mundial más segura, igualitaria y posiblemente, más justa, con una esperanza de un bienestar social global. No quisiera pensar que es una utopía.

 

Ana Sabrina Pirela Paz

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • La mascara es un símbolo...muy bien presentado y acompañado de ejemplos en tú Tema, que denota cuál la otra cara de la moneda . Buen Tema
    Desgraciadamente somos eterna utopía. Un saludo Ana y carpe diem, es lo que nos queda
    El día que la máscara no sea necesaria, será el día que la humanidad pueda ser llamada, humanidad
    Ciertamente. Con lo que nos está pasando, la máscara se ha roto en mil pedazos. Últimamente la máscara tenía una connotación mercantilista para cusar buena impresión a un posible comprador de algo. "El todo va bien" es falso, y si ha caído, es hora de hacer un exámen de conciencia, reconover nuestra vulnerabilidad, dejar de hacer el imbécil y empezar de nuevo. La función de la máscara a través de la Historia es bien cierta y admiro tu cultura... y también tu manera de ser. Ya lo sabes. Pero no me gusta nada el acror James Carey.
    Buena reflexión sobre las máscaras, en especial las que usamos para disimular lo que somos, lo que sentimos, y con una conclusión muy acertada. Saludos cordiales, Ana Sabrina.
  • En el año 2007, la ONU declaró el 2 de octubre Día Internacional de la No Violencia, en reconocimiento y homenaje al líder Hindú Mahatma Gandhi.

    El relato sobre un hecho, donde una persona se encuentra con la proyección de su autoconocimiento.

    En memoria de Mahsa Amini, la joven iraní de 22 años, cuya muerte reivindica los gritos femeninos de libertad. Pese a las protestas de ese pais, donde ya se registran muertos y masivas detenciones por los hechos acaecidos después del fallecimiento de Amina, se censura el silencio inmoral de la comunidad internacional.

    Un relato con inspiración de anhelos, de esperanzas, que mueve el ánimo optimista para el bien de la humanidad.

    Una hora puede salvarnos o condenarnos.

    Solo es un clamor, que ojalá alguna vez, tenga un resonante eco.

    Que no se agote la tienta ni se cierre el músculo que la pluma sostiene. Saludos afectuosos.

    Preámbulos de un conflicto, en oportunidades superado, pero, en otras, un fatal episodio.

    Hoy en la Argentina se celebra el "Dia del Amigo" en conmemoración a la propuesta del historiador Enrique Febbraro , en honor a la fecha en que el hombre llegó a la luna, 20-07-1969, "Viví el alunizaje como un gesto de amistad de la humanidad hacia el Universo..." En el año 2011, la Unesco seleccionó como cada 30 de julio "Dia Internacional de la Amistad". Para todos los amigos y amigas de Tus.relatos.com, les dejo estas sencillas, pero sentidas palabras de amistad. ¡Gracias por tanto!

    Expectante...llegar al final. Sentido y respuestas.

  • 169
  • 4.81
  • 3

Soy una aficionada a todo género del arte y me apasiona la escritura, la desarrollo como parte de mi actividad diaria. El cuento, el relato y la poesía libre me fascinan, como una manera de expresión, que la combino con mis actividades profesionales como abogada.

Tienda

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta