cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
A un año-luz
Ciencia Ficción |
04.11.18
  • 4
  • 2
  • 932
Sinopsis

¿Un viaje hacia ningún sitio o un viaje a lo más recóndito de la mente? De ustedes depende la respuesta.

Medí la distancia desde la cadera a los pies. ¡Había crecido diez centímetros! desde la última vez, que fue, si mal no recuerdo, 36 horas antes según el indicador temporal interno. Según el otro temporizador, el que registraba el lapso terrestre, veinte años. De nada me servía allí seguir pensando en la magnitud día, pero tener siempre presente esa unidad de tiempo me resultaba indispensable para no enloquecer.

Después medí el cuerpo y la cabeza… Siete centímetros y medio más. Las proporciones se mantenían, lo cual era interesante, porque a esa distancia eran absolutamente desconocidos los cambios que podían operarse en el cuerpo humano.

La nave seguía viajando por un espacio vacío. Los pequeños fragmentos dispersos de rocas chocaban contra las metálicas paredes exteriores y se deshacían sin provocar daño alguno. Para pedruscos mayores, cometas, asteroides o, planetoides, el sistema de radares multidimensional evitaba cualquier fortuita colisión, cosa, por otra parte, altamente improbable dadas las inmensas distancias existentes entre cuerpos celestes. El sistema era tan eficaz que podría detectar un eventual agujero negro, aunque a la distancia que me encontraba del sistema solar era una idea francamente absurda.

Me hallaba solo en ese viaje. Uno tras otro todos fueron sucumbiendo. El penúltimo tripulante no resistió el ataque de gastroenteritis aguda y fallecería a las pocas horas (años en la Tierra). Expulsé ese último cuerpo al exterior de la misma forma y, tras largos minutos de reflexión, me resigné a creer que no saldría vivo de esta fatídica expedición. Un viaje que comenzó desde una órbita estacionaria cercana al gigantesco Júpiter y que a los treinta minutos ya nos situó lejos del sistema solar. Al rato oí ruidos del sector D. Como me hallaba a una distancia cercana calculé que, en un par de minutos, contando apertura y cierre de puertas, podría estar allí. La verdad es que me asaltaba un miedo terrible descubrir qué es lo que podía estar provocándolo. Sin embargo, no me quedaba otro remedio que averiguarlo.

Recorrí con cautela los metros que me separaban y llegué a la puerta de acceso. Agachado, para no ser visto por lo que quiera que hubiera al otro lado, me incorporé muy despacio hasta alcanzar el ventanuco de la puerta. ¡No podía creer lo que mis cansados ojos veían! Sometidos a esas intensas fuerzas y radiaciones podría haber ocurrido que mi visión se distorsionara. No obstante, un par de caballos blancos dotados cada uno con un cuerno y alas no era un defecto de los órganos de la vista. Los veía retozar, alzarse moviendo sus alas y volver a descender. Pero al verme se volatilizaron. Desaparecidos… Dos imponentes caballos. Abrí la puerta. El silencio era absoluto. Empecé a pensar que el viaje me había superado, trastornado, vencido en mi insignificante existencia humana y terrena, cuando volvieron a aparecer y se acercaron a mí. Permanecí lo rígido que me permitió mi estado nervioso hasta que desfallecí…

– Sé que parece todo fruto de mi imaginación, pero les puedo asegurar que ellos me sacaron de allí y me trajeron hasta este hospital, abandonándome en el callejón.

- Si nos disculpa…-el doctor y la enfermera salen fuera-¿Qué piensa usted de todo esto, Inés?

- La verdad es que resulta sorprendente, doctor. Aunque claro, se trata de un eminente astrofísico.

https://clubdeescritura.com/convocatoria/iii-concurso-historias-del-viaje/leer/1582136/a-un-ano-luz/

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Escribir en esta página supone tan solo ejercitar mi hábito, ya que mi mayor logro es haber publicado una novela corta, de género negro, en amazon kindle (su título "Putredinem malum in sporta"). No me importa, pues, para nada estar entre los primeros en el ranking, ya que tengo constancia del seguimiento incondicional de mis trabajos por parte de muchos de vosotros. Gracias a todos por leerme y comentarme.

Tienda

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta