cerrar

Esta web utiliza cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

2 min
A UNOS OJOS MARRONES
Poesía |
07.03.17
  • 5
  • 17
  • 398
Sinopsis

Muchos son los versos que se han escrito para, entre otros, ojos de color azul, verde o negro, pero no tantos para ojos marrones... Pues bien, aquí un poema cuya protagonista luce unos preciosos ojos de color marrón.

A UNOS OJOS MARRONES

Punzadores y frescos como una rosa
son los ojos audaces que me contemplan;
pestañas infinitas actúan de orla,
como un dosel curvado de brunas hebras.

Retozan remolones mientras se agitan
en la órbita nívea que los encierra.
Dos fanales que lucen echando chispas
son los ojos marrones que me embelesan.

Marrones las pupilas arrebatadas,
del color de la tierra en prístina esencia,
dos veneros copiosos, dos alfaguaras
donde beben mis sueños con vehemencia.

En sus globos radiantes como la luna
reverberan las luces de mil estrellas,
y se abren y cierran, ostras astutas,
revelando el tesoro de sus dos perlas.

Y se abren y cierran con pestañeos
cuando, desafiantes, miran de cerca,
dos fanales con chispas, coqueto gesto
que a la efusión provoca con sutileza.

Para la boca un beso me están pidiendo
esos ojos marrones que me sublevan,
y a sus labios vibrantes los míos acerco
para en un beso eterno fundirme en ella.

Si de soslayo miran, algo de burla
pareciese que brota de ambas esferas,
burla que hechiza, celada oscura
cuyo poder destaza cualquier defensa.

Dos bahías son de profundas aguas,
crisol de ensueños, luz de quimeras,
aguas tranquilas en las que atraca
el navío albo que a mí me lleva.

Prodigioso el arcano de esas retinas
en cuya luz dos lunas se balancean.
Me asomo a ellas y me hipnotizan,
cautivo quedo bajo su férula.

Fulgentes e incitantes como una joya
son las ígneas antorchas que mi alma incendian;
las miro atónito; un guiño forjan,
y en lozana sonrisa mis labios vuelan.
 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Parafraseando a Benedetti, puedo decir que escribo porque me resulta imposible no hacerlo. En realidad, escribir es el único medio con el que consigo exorcizar esos puñeteros demonios que se empecinan en colarse por debajo de la piel para darle bocados al alma. Serán cabrones

Tienda

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta