cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
a veces llegan barcos
Amor |
16.01.08
  • 5
  • 8
  • 2769
Sinopsis

La toalla en la piel al salir de la ducha, lo blanca que parece sin su blusa, el ritmo de su aliento en el cristal de la repisa en la que guarda sus colonias y sus cosas
Nada podrá alterar el gesto pensativo que siempre la acaricia al mirarse en el espejo donde se descubre reflejada
Y es capaz de entretenerse: en la lágrima de agua que cae de un grifo, en la gota de humedad que se desliza en el azulejo, en el regalo por los treinta años que pronto cumplirá su sobrino . Y es esa forma que tiene de mirarlo todo, proclamando con sus ojos que es frágil
Y caminando desde el baño a la habitación va dejando en sus pasos confesiones, y en el aire el aroma del perfume con olor a rosas que se ha puesto
Lo lleva todo en su cara , en su boca. Y piensa que debe acostumbrarse a envejecer, que el arte de los años es no darse nunca por vencida
Se le ve feliz paseando por la calle, y se muerde los labios cuando una amiga le pregunta algo, por ejemplo , del amor
Porque vuelve a tener los ojos brillantes, casi húmedos
Alguien ha invadido su presencia, algo le pasa dentro, algo que la ocupa sin saber por donde ha entrado.
Sus sesenta y tantos años los ha dejado en casa , los ha puesto en un jarrón, como una flor
Y cuando se encuentra con él, en la puerta oscura de un café, siente como renacen las palabras, en una conversación de confidencias
Y vuelve a mirar con ojos de muchacha la ropa fugitiva de los maniquíes de las rebajas
Se pregunta si le quedaría bien esa falda roja, o en tono de broma; cómo le sentaría el gracioso encaje de una diminuta ropa interior. Y hay una mano por encima de su hombro que le asegura que se ponga lo que se ponga siempre estará guapa.
Es necesario el secreto para saberlo todo, por eso se siguen la risa por las aceras, sienten la duda del beso en la boca, exploran el calor resistente de las brasas. Porque empiezan a comprenderse en todos sus rigores
Ella lo agarra buscando un lugar entre sus brazos, un refugio, un sitio donde protegerse
Y piensan: en sandalias en la orilla del mar, en sus ropas mezcladas en el armario, en la fragancia que habita en las palmas de sus manos
Ya no conciben el riesgo del futuro , pero sí que viven el presente de la forma mas humana
No quieren trasnochar, no tienen edad para eso, pero apuran el sentido de los amaneceres paseando de la mano en una playa
Él le preguntará por el cumpleaños de su sobrino , ella le dirá, que estuvo bien
Después ella le comentará cualquier cosa: que tal el reúma, hace frío, te quiero.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • a veces llegan barcos cargados de presente, ¿qué mejor la experiencia con un trasfondo de ganas de seguir viviendo? los ojos de los mayores lo dicen todo, la verdad, crudo, duro, profundo, son la misma cara de una moneda, un saludo!!!
    Detallista, cotidiano, dulce ...
    Tú relato retrata la realidad tan bella que es un placer leerlo
    Sensible, y emotivo.Saludos
    me sacó una sonrisa del alma.
    tu estilo inconfundible, bellísimo.........
  • Abandonar una casa, una pareja, irse sin dar explicaciones. Marcharse en un abrir y cerrar de ojos. El dolor que arrasa muebles, puertas, habitaciones, pasillos y una cama dónde se llora a solas

    Hay gente que tiene la facultad de percibir colores, sonidos, olores, en los números en las letras, en las palabras... Las sensaciones juegan a esconderse , a no estar, pero dejan siempre un agujero por el que se aspiran Hay personas que las atrapan, que las palpan, que las ve, como se mira una perla roja

    Sentado en la Cafetería Andalucía, apoyando mi mano en el hombro de un recuerdo escribí un poema

    aprender a oír el silencio dentro del sonido, a no contaminarnos con ruido, nos hemos acostumbrado tanto a esa antigua música que ya no la escuchamos

    las malas noticias llegan siempre dando portazos...

    Por decir algo , apalabrar los momentos

    A veces las personas son sencillas...

    camino despacio y con los ojos abiertos por una casa que no me habla pero me abraza

  • 78
  • 4.49
  • 333

Andar por los tejados, los relojes de arena, todo lo que se pueda sentir, si allí se siente.

Tienda

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta