cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
Abuelitos
Varios |
06.11.12
  • 4
  • 2
  • 3237
Sinopsis

La primera parte de un relato corto sobre una pareja anciana, aunque esa característica sea la menos importante en verdad...

 Abuelitos

 

  Era ya una costumbre secular. Cuando a Evaristo, el día después de jubilarse, le preguntó alguien de la familia ‘¿Por qué has programado hoy la alarma? Ya no trabajas…’, él contestó con esa voz de sabio que sólo los jubilados poseen  ‘Psss, despertadores a mí…’ Y como nadie entendió nada se dio por hecho que ya chocheaba.

  Primero dejaba colgar las piernas carnosas y de tono azulado a ras del suelo. Le gustaba sentir ese primer frío de las baldosas sobre la piel, incluso podría decirse que era para él una inyección de vida. Luego en el espejo comprobaba que no era más viejo ni más joven, simplemente era como hace cuarenta años: se atusaba el octogenario remolino en un movimiento mecánico, entrenado desde bien niño cuando su madre le gritaba ‘¡De aquí no sales hasta que no escarches ese molinillo!’ , educando así unas dotes estéticas que seguramente Evaristo no hubiera practicado de otra manera. La primera comida del día constaba de una papilla inconstante y amarillenta, supuestamente saludable para el mal de riñón, aunque él lo llamaba ‘azufre’ y verdaderamente se sentía en el infierno cuando la bebía . Se vestía un poco como todos los días, pero tenía especial cuidado con arrollar el inquieto remolino de nuevo en el espejo antes de salir a por el pan: ya estaba preparado.

 

  Joaquina jamás había conocido un taller mecánico con tanta ansia laboral, y no comprendía qué cosa se podía arreglar en un coche a las ocho de la mañana que no se pudiera hacer a las doce: ‘Capitalistas…’’  se explicaba. Los dolores, tan simétricamente repartidos por su cuerpo, la hacían caminar a esas horas, con los músculos aún fríos, al estilo pingüinal y ella contestaba a los que así la apelaban :‘Un frac y unas aletas y me tiro a la mar’. Bien cierto estaban todos de que aquellos huesos no podían aguantar mucho más la vida de fregona que habían soportado, y cantaban como puertas mal engrasadas cuando Joaquina evacuaba el primer orín de la mañana. Aprovechando que Evaristo ya no estaba se saltaba la dieta ‘estricta’ que este la imponía, no se sabe si por enfermedades de la abuela o por solidaridad del abuelo, se zampaba algún que otro bocado destinado a los nietos, pobres púberes con venas congestionadas de colesterol. Joaquina tenía alma de hobbit, y en parte le hubiera gustado reencarnarse en un Ent en algún bosque del norte. El pequeño patio que daba a la cocina era tosco y de arquitectura absurda, pero suficiente para unos cuantos potos colgados en orden incierto y algunas plantas tropicales que inexplicablemente sobrevivían un invierno tras otro sin perder una hoja,gracias, decía ella, a las coplas que las cantaba bien de mañana, cuando ni siquiera la tierra de los tiestos comienza a secarse.

 

  Durante el paseo Evaristo solía saludar a la misma gente de la misma manera todos los días del año: era una gran preocupación la ausencia alguna mañana de alguno de esos saludadores, de los que por otra parte nadie sabía de sus vidas ni mú, pero la prueba de que el sistema funcionaba era que en dos ocasiones fueron encontrados en sus casas en compañía de san Pedro a dos abuelos ausentes solo tres días después de la primera falta. Pero aquel día todos estaban : Lucas el del taller, Julio el de Udaco, Carmen la viuda, Juan el sordo, Ana la ‘mediomuerta’ y Pepe el mierdas (el hombre era pocero). Faltaban Bernardo el botones y Justina la collares, ambos con justificación médica. Descargando el pan a esas horas, Evaristo esperaba a encontrar la apropiada: más bien blanca, que no cruda, con relieve, pero no dura, con miga, pero no esponjosa. La charla con Julio era corta, pues era un hombre ocupado, y Evaristo comenzaba a no entender porqué narices daba vueltas cada mañana por ese ‘supermercado’: el sufijo aumentativo sobraba y algún saludador  hace años lo apodó ‘Sarajevo’, dando a entender que era más pobre la tienda que un violinista en paro. Nadie comentó esta pequeña diablura jamás con Julio pues además de honrado y trabajador, era un hombre sensible y académico.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                           &nbs

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 65
  • 4.31
  • 568

Por supuesto leer y escribir. Toda clase de deportes y ,como no, viajar, viajar todo lo posible y cuanto más mejor

Tienda

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.06.20
10.03.20
13.08.19
Encuesta
Rellena nuestra encuesta