cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
Acepta y deja ir
Amor |
15.08.19
  • 4
  • 16
  • 290
Sinopsis

—¿Volverás?

—No lo sė. No te puedo contestar ahora.

—No me olvides, ¿quieres? —Ya te estoy echando de menos.

 

El chico coge su mochila verde y se marcha, despacio pero decidido a no mirar atrás.

 

Ella pone música en su reproductor para no pensar en su marcha, pero está puesto en aleatorio y reconoce la canción: "... en tus ojos, muere el día ya. Excusa si la culpa ha sido mía, si no puedo retenerte más..." 

Apoyada en la pared se deja caer hasta el suelo, saladas lágrimas resbalando por sus mejillas y oculta sus ojos tras sus frías y trémulas manos. Lo último que necesita ahora es escucharla.

Hacía años que el caprichoso reproductor no ponía esa canción, para reproducirla justo ahora.

—¡Oye Siri! Detén la reproducción.

Nada.

—¡Oye Siri! Reproduce pista siguente.

Nada.

Su voz distorsionada por el llanto no es reconocida por el mal bicho de Siri.

"Yo sin tí, sufriré..."

No puede detener su desesperación. Su corazón, apretado por una mano invisible, duele, duele mucho.

"Solo y lejos de tí, di qué haré, yo sin tí..."

Termina la tortura musical y salta una canción trap que le permite levantarse y secar sus lágrimas.

 

Han pasado tres semanas.

Tres semanas en las que él no ha dado señales de vida.

La primera semana no entendió nada. Miraba el wassap, el messenger, las llamadas del móvil, pero nada era suyo. Había desaparecido igual que llegó: de la nada.

La segunda semana dejó de mirar constantemente su teléfono.

Ya no le duele recordar su primer baile, ni su primer beso ni los siguientes. Ni sus palabras dulces al oído y sus brazos apretándola fuerte a su pecho. Ni su dulce sonrisa después de hacer locuras en la cama, cuando abrazados se besaban tiernamente bajo las sábanas blancas de su cama.

Al finalizar la tercera semana aceptó que aquello había terminado.

Ya no duele, aunque tampoco olvidará algo tan especial.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Tienda

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta