cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
afrodita nunca fue.
Poesía |
31.07.19
  • 5
  • 1
  • 199
Sinopsis

Creaste un mito
sin mucho que ofrecer,
con la sangre goteando
en las vocales;
tus venas eran la pluma
que nunca te permitieron
tener.
Podrían ser arrancadas,
dejarte sin luz
ni voz
capaz de entonar tu poema;
solo los pájaros
lo encontarían quemado
y entenderían la melodía
de sus cenizas.
Pensaste que estabas perdida,
recorriendo el mismo camino
y luchando
en las mismas guerras;
todo carecía de sentido
cuando los truenos
comenzaban a arder,
ni siquera la lluvia
podía limpiar
el polvo volcánico
de tu rostro,
tus ojos
no encontraban el significado
del horizonte.
Tallaste en los troncos
de los árboles más antiguos
e inombrables
las palabras que predicabas
y estaban llenas de pecado,
hablando de lo que el amor podía ser
si dejaba de esconderse en una caja.
Guiaste por los bosques
infinitos
a los corazones solitarios
deseados por los cazadores
de sombras
y las almas sin propósito
que caminaban como ánimas,
buscando aquello que
la naturaleza no podía
proporcionar.
Te aliaste con las estrellas
y la luna
para iluminar las noches en soledad
y evitar la deseperación
en las manos equivocadas;
los planetas envidiaban
el hechizo de tus piernas
y tus cantos de sirena,
y no existía mayor halago
que aquel que el universo
se atrevía formular.
Fuiste una diosa
sin serlo,
no creías en rezos
ni devoción,
tus profecías eran poesía
sin dueño.
Y aunque hayas heredado
el trono de oro
y el Olimpo sucumba
a tus pies descalzos,
y aunque los relojes
dejen ser tocados
en tus días de aburrimiento
dime, Afrodita,
¿por qué estás tan
abandonada,
por qué la soledad no te quiere
ni para rellenar el vacío
de sus horas?
Eres la más desdichada
de tu templo,
si el amor es la respuesta
entonces no sé cual
es la pregunta.
Y tú no eres capaz
de encontrarla.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 212
  • 4.48
  • 420

Poetisa empedernida en busca de ser todo lo que el mundo siempre quiso tener.

Tienda

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta