cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

17 min
Alianza contra el Imperio Élfico Estelar.
Ciencia Ficción |
19.11.21
  • 0
  • 0
  • 324
Sinopsis

Humanos, piratas elfos con semielfos, orcos, elfos rojos y especie de arpías moradas con cuernos negros vs imperio elfo. También habrá elfos oscuros. Me queda un capítulo o dos a lo sumo para acabar el borrador, voy por 29 000 palabras.

Capítulo 3. Batalla desastrosa, huida desesperada.

 

La fragata capitaneada por Lucas llegó a las coordenadas indicadas, allí se unió a un convoy militar, estaban ya allí un crucero ligero, dos destructores y dos fragatas más, que escoltaban a cinco cargueros medianos con suministros para un planeta en el que se alojaba parte de la mayor parte de la flota de la armada en ese sector.

 

El capitán del crucero, Rowan, le dio la bien venida y le pidió que se pusiese a la cola del convoy para cubrir la retaguardia, le explicó que los destructores iban a cada lado del convoy y el crucero delante de los cargueros, las dos fragatas restantes iban muy por delante inspeccionando el espacio en busca de amenazas.

 

El convoy avanzó varios días a buena velocidad hasta que una de las fragatas regresó antes de lo esperado con algunos destrozos en el blindaje e informó que una flotilla élfica compuesta por dos cruceros, cuatro destructores y cuatro fragatas venían hacia ellos.

 

Rowan, que tenía un amuleto en forma de trébol de cuatro hojas, se tocó nervioso el amuleto mientras pensaba rápido qué hacer, dio orden para que sonase la alarma de batalla inminente, todos sabían que tenían que ponerse el casco en el traje espacial y acudir a su puesto de combate.

 

El capitán se comunico con los capitanes de cargueros y les pidió que preparasen el salto espacial lo antes posible con rumbo al planeta destino, ordenó a la fragata dañada que si podía les acompañase en sus saltos por si se topaban con algún problema, mientras ordenó al resto de naves que fuesen a interceptar la amenaza mientras ganaba tiempo para que los impulsores de los cargueros hiciesen el salto.

 

A Lucas le pidieron que se pusiese detrás del crucero y esperase la oportunidad para lanzar sus misiles, pero que no disparase hasta que los escudos de energía del enemigo hubiesen caído, Lucas tragó saliva mientras pensaba en la enorme desventaja para los humanos que suponía no tener la tecnología de los escudos.

 

Los dos destructores humanos iban en avanzada muy juntos y se toparon con una fragata a la que dispararon con sus armas láser todo lo que pudieron hasta que la pasaron de largo, momento en que esta se topó con el crucero de Rowan que también disparó sus armas láser hasta que el escudo cedió y empezaron a hacerse agujeros en la nave élfica, que también disparaba pero la diferencia de peso hacía que tuviese perdida la partida por lo que optó por intentar escapar gracias a la gran velocidad de sus impulsores.

 

Lo que no se esperaba el capitán elfo era que la fragata de Lucas interceptase su ruta de escape, Zaida y Lucas habían estado analizando la información recibida y pidieron a Pamela que trazase la ruta calculada para aparecer justo delante de la nave élfica a la que dispararon con los dos láseres centrales a placer mientras las cuatro torretas láser daban fuego de apoyo, pero los misiles que tardaban más en llegar fueron lo que finiquitó la nave alienígena que sin escudos y con varios agujeros de las armas láser no pudo repeler la entrada de los misiles que cuando detonaron dentro de la nave la partieron en varios cachos.

 

Giomar mostraba una cara de satisfacción por haber liquidado la nave enemiga, mientras su hermana, que tiempo atrás había llegado corriendo al igual que Zaida, había ocupado un asiento a su lado para encargarse del control de la mitad de las torretas.

 

Lucas miró hacia el asiento donde estaba su segunda con unos controles similares a los suyos mirando los datos que llegaban de las otras naves o los sensores de la fragata para ver si a su capitán se le pasaba algo.

 

Zaida dijo que si había visto como había caído uno de sus destructores que estaba peleando con uno de los cruceros y dos destructores que le escoltaban.

 

Llegó una comunicación de Rowan pidiendo que la Soria fuese a recoger cápsulas de salvamento de esa nave mientras él con su crucero se encaraba con el otro crucero para cubrirles.

 

El otro destructor humano estaba también recibiendo mucho daño en su blindaje y tras pedir permiso para retirarse lo intentó con más pena que gloria, cuando finalmente logro hacer el salto un tercio de la nave parecía un coladero.

 

La otra fragata humana había regresado pero se había topado con otra fragata élfica y dada la peor tecnología de los humanos se estaba llevando una paliza por lo que su capitán decidió huir sin pedir autorización a Rowan.

 

Cuando la fragata Soria había recogido de destructor Normandia cinco cápsulas de salvamento con diez personas cada una pasó lo peor que les podía pasar, el crucero que les daba cobertura se partió por la mitad, Zaida miró a Lucas expectante, este calculó una ruta que pasaba justo por donde se acababa de romper el crucero de Rowan y ordenó a Pamela que la ejecutase mientras preparaba el salto y si podían coger alguna cápsula de salvamento sin perder velocidad lo hiciesen.

 

Giomar y Zeita disparaban las torretas sin muchas expectativas de éxito, ya que los escudos de las naves los absorbían sin aparente merma de sus escudos, Lucas sabía que con al potencia de fuego de la nave no podrían hacer nada así que tocaba huir.

 

Las naves enemigas estaban disparando contra el blindaje de la fragata humana dejando algunos agujeros de buen tamaño en la nave a los que los técnicos de reparaciones acudían con gran riesgo para sus vidas.

 

Mientras llegaban hasta el crucero destruido pudieron subir una cápsula de salvamento del crucero y luego Lucas dio las coordenadas para el salto, Zaida y Pamela pusieron cara extrañada pero la piloto obedeció al instante, el salto sería hacia adelante ya que no podían cambiar la dirección sin girar mucho, lo que les haría perder velocidad y que los elfos les acribillasen, pero en vez de ir hacia el planeta donde la flota humana estaba en el sector fueron unos setenta grados desviados hacia la derecha a territorio desconocido para la humanidad.

 

Tras el salto, el capitán ordenó otro salto siguiendo la misma dirección, sabía que los elfos por la dirección que traían no venían desde ahí si no más bien al planeta al que ellos debían ir, Lucas explicó a sus oficiales su sospecha de que la flota humana había caído.

 

Pamela, cuando el impulsor se haya enfriado haz otro salto en la misma dirección, voy a hablar con mi prima para evaluar los daños, Zaida quédate aquí y trata de huir si ves algún enemigo, ten el radar y los sensores en pasivo, Jagoba, mira a ver si llega alguna comunicación nueva y escucha las viejas de nuevo y hazme un resumen, pide ayuda a Enrique, dile que venga.

 

Capítulo 4. ¿Qué hacer?

 

Evandro y Silvia informaban a Lucas de los daños, una cubierta exterior en la parte superior derecha de la nave estaba demasiado dañada, habían cerrado los accesos a esa zona dejando su reparación para el futuro mientras iban arreglando cosas más sencillas de afrontar y que eran más importantes para que la nave continuase funcionando, lo peor había sido que una torreta había sido dañada, necesitarían mucho tiempo para hacer una nueva y posarse en algún planeta.

 

Bien dijo Lucas, priorizad el blindaje del impulsor y haced lo que podáis, se que sois competentes, iré a ver a los que han llegado en las cápsulas a ver si hay alguno de los vuestros y os lo mando.

 

El capitán estaba en la bodega de carga donde habían entrado las cápsulas de escape.

 

Hombre Gilmer, me alegro de verte dijo el capitán, el escocés que sangraba en la cara de un golpe que se había dado al entrar la cápsula en la fragata hizo una reverencia.

 

Lucas miró en derredor hasta que se topó con la capitana del Normandia, estaba inconsciente en el suelo atendida por la médica de la fragata, Laida Mendibile Otxotorena, el capitán preguntó si sobreviviría, la médica le dijo que creía que si, pero que no estaría operativa en muchas horas ya que aparte de estar inconsciente la había sedado.

 

¿alguien es técnico de mantenimiento y reparaciones? Preguntó Lucas, tres alzaron la mano y les pidió que se comunicasen con la encargada Silvia, el ordenador de la nave les comunicaría en cuanto pidiesen hablar con ella, les señaló la salida de la bodega y ellos se marcharon a trabajar.

 

¿Algún oficial? Preguntó el capitán, Gilmer levantó la mano, segundo del capitán señor. Una mujer habló, Nadine, técnica de comunicaciones del Normandia.

 

Bien, seguidme a mis aposentos, vamos a hablar, el resto, les dijo a los supervivientes de las dos naves, sabed que hemos huido en una ruta que nos ha alejado de los enemigos y también de los humanos, así que mientras recabamos información creo que estaremos a salvo por el momento, descansad lo que podáis, quizá tengamos trabajo que hacer en breve.

 

En el cuarto del capitán les explicó cómo había huido y por qué, ya que sospechaba que la flota había caído en ese sector, les dio acceso a las comunicaciones que había recibido, incluidas algunas nuevas y juntos analizaron los datos obtenidos por los sistemas de detección pasivos.

 

Cuando Silvia concluya las reparaciones que podemos hacer nosotros mismos, iré a inspeccionar los posibles lugares de salto a donde se debieron dirigir nuestras naves, veremos si hay restos de naves espaciales o no, si no encontramos nada continuaremos acercándonos al planeta S-3 al que íbamos, si no ya pensaré qué hacemos, porque sería un asunto bastante complicado ya que estaríamos tras las lineas enemigas.

 

Gilmer dijo que le parecía correcto el planteamiento, que no tenía nada que añadir.

 

Nadine dijo que ella solo se encargaba de comunicaciones, que cuando su capitana Alizée estuviese bien ya diría ella si tenía alguna sugerencia.

 

Tras una semana de duro trabajo de reparaciones el blindaje estaba parcheado y la nave fue a comprobar las posibles zonas de salto de las naves humanas y encontró los cargueros y la fragata totalmente destrozados en el tercer punto estimado de salto, tocaba decidir qué hacer.

 

Alizée opinaba que debían tratar de volver a reunirse con alguna flota humana de otro sector lo antes posible.

 

Lucas pensaba que no llegarían ya que había sesenta personas más en la nave, y no había provisiones para todos ni aunque racionasen, así que planteó la posibilidad de buscar algún planeta donde buscar agua y comida, o por lo menos agua y minerales para que la pequeña zona de producción de alimentos de la nave trabajase a fondo para llenar las despensas.

 

Aunque Alizée fuese capitana de una nave más grande hasta que fue destruida, el hecho de que Lucas fuese voluntario le subía un escalafón por lo que estaban igualados por lo que hubo que someterlo a votación con los otros capitanes que hubiese en la nave, es decir los segundos Zaida y Gilmer, la mujer que había visto que su capitán razonaba bastante bien votó por la idea de Lucas y Gilmer hizo lo mismo ya que le caía bien el ibérico.

 

Cuando los sensores detectaron lo que buscaban descubrieron un planeta habitado, y aunque no era la mejor opción iban tan mal de comida que no quedó otra alternativa y aterrizaron en el planeta tratando de no acercarse a ninguna zona poblada.

 

Capítulo 5. Contacto con los orcos.

 

Mientras la nave era llenada de agua potable tras un pequeño tratamiento, algunos soldados buscaban comida y tras analizarla con los dispositivos para tal fin descubrieron varias plantas comestibles y algunos animales, por lo que empezaron a recoger a toda velocidad todo lo que pudieron.

 

Lucas había ordenado dos grupos de diez soldados para que hiciesen patrullas en las inmediaciones de la nave uno y el otro para que acompañase a los recolectores de comida, todos iban equipados con fusil láser, el capitán no quería descuidarse, pero sus medidas no resultaron ya que los habitantes del planeta llegaron rápido y decididamente.

 

Un enorme orco de dos metros veinte centímetros salió de un bosque con un machete con el que había cortado maleza para llegar hasta allí, el humano hizo un disparo de advertencia al suelo frente al orco, este se detuvo frente a un humano que le apuntaba con su fusil, enfundó el machete en su vaina y con la otra mano sacó de su espalda una enorme ametralladora con la que apuntó justo delante del humano y también hizo disparos de advertencia, pero no uno si no doce, mientras sonreía con afilados dientes y cara agresiva.

 

Con la mano que había dejado el machete señaló al bosque donde aparecieron decenas de piel verdes armados hasta las cejas.

 

El soldado bajó su arma y abrió su comunicador para llamar al capitán, que apareció dos minutos más tarde, vio que estaban totalmente rodeados y ordenó una rendición incondicional.

 

Un enorme orco de dos metros treinta y cinco centímetros y todavía un poquito más hipermusculado, si eso era posible, que el resto de los orcos, y que parecía estar al mano se acercó a examinar a los humanos, sus armas y la nave en la que estuvo entretenido horas y horas hasta que se hizo de noche y se volvió al campamento que habían montado cerca de la nave capturada, seguido de su escolta personal compuesta por una decena de lo que parecían hembras de orco.

 

Los humanos estaban encerrados en una especie de tiendas de campaña muy altas que formaban un círculo en torno a un fuego donde los captores preparaban la comida para los presos, el sabor puede que no fuese el más agradable para los humanos, pero tenían tanta hambre que comieron todo sin chistar, aunque fuese un guiso de extraño color con tropezones de una carne desconocida y verduras de exóticos colores.

 

Alizée estaba echándole en cara a Lucas que por su culpa habían sido capturados por unos extraños alienígenas, Gilmer la cortó diciendo que prefería ser cautivo de los piel verdes que les daban de comer a tener otro contacto con los elfos que masacraban hasta las cápsulas de escape que tenían a tiro, de su crucero salieron tres más y fueron destruidas.

 

La capitana iba a replicar, pero Nadine la dijo en francés que ya bastaba, Enrique también usó el francés para calmar a Alizée, diciendo que los elfos les habrían masacrado si hubiesen seguido el plan que ella había sugerido ya que llevaba muchos años en la flota y sabía lo que pasaba a la gran mayoría de naves que quedaban tras las lineas enemigas.

 

La capitana más calmada pidió perdón a Lucas y dijo que se iba a descansar para reponerse de las heridas, Nadine la ayudó a levantarse y fueron a descansar a una de las tiendas.

 

Dos orcas que pertenecían a la escolta del jefe orco estaban en el campamento de los humanos tratando de comprender los idiomas que escuchaban, la mayoría hablaban castellano, unos pocos francés y diez hablaban inglés ya que escoceses e irlandeses usaban el mismo idioma.

 

Todos los miembros de la flota tenían un traductor en sus trajes, pero tardaba algunos segundos en dar la traducción y en batalla eso no podía permitirse, por eso las naves llevaban gente que hablase el mismo idioma o que comprendiesen el idioma de la mayoría y lo hablasen relativamente fluido, como sucedía con los portugueses que sabían castellano.

 

El traductor analizaba cuando raramente las dos orcas hablaban entre ellas o con alguno de los orcos que cocinaban o vigilaban el campamento, pero no conseguía traducir nada ya que en principio estaba diseñado para idiomas humanos, los terráqueos y algunos de planetas colonizados por otros humanos que no pertenecían a la Unión Europea y habían desarrollado idiomas nuevos.

 

Los humanos hasta ahora no habían tenido más contacto alienígena que con los elfos, que habían tratado de matarles ofuscadamente desde el principio.

 

Los humanos no comprendían el estúpido comportamiento de los elfos y no sabían por qué hacían eso, pero habían aprendido pronto que debían plantar cara, ya que si trataban de huir los elfos continuaban y les atacaban en zonas más importantes para los imperios humanos, por eso debían hacerles frente en la periferia de la humanidad.

 

Enrique que estaba también atento a lo que hablaban los orcos pensó que tenía cierto aire al élfico que escuchaba a veces en comunicaciones del enemigo y que tampoco habían conseguido descifrar y se lo hizo saber a Lucas, este se lo agradeció, era un dato que quizá tuviese mucha importancia, pero por el momento no sabían bien por qué.

 

Las orcos hacían a Lucas acompañarlas para que les mostrase cómo funcionaban los fusiles láser o diversas cosas que había en la nave, el capitán se cuidó mucho de no mostrarles las cosas importantes, las militares, pero les enseñó la zona de producción de alimentos, los dormitorios de oficiales, la sala donde dormían los soldados sin graduación, el comedor, la sala de máquinas para hacer ejercicio, la habitación para el ocio donde había películas, juegos de ordenador...

 

El capitán no lo había calculado bien, pero las orcas se emocionaron mucho con los ordenadores, primero jugando y luego mirando los programas educativos de los ordenadores, las piel verdes que no eran tontas se engancharon a un programa de aprendizaje de idiomas que mostraba fotos, por defecto salía el castellano como idioma a aprender y el francés como secundario, por lo que las orcas se pusieron a aprender esos dos idiomas.

 

Tras dos semanas sin novedades por parte de los captores, apareció una de las orcas y habló en castellano a Lucas.

 

Me llamo Zordiña, hija del señor de la guerra Bruchako, luego lo repitió en francés.

 

Lucas dijo su nombre mientras se señalaba, luego dijo encantando de conocerte y con más dificultades que progresos intercambiaron algunas frases, la cosa iba mal pero no habían pasado ni dos semanas, ambos sabían que era cuestión de tiempo que llegasen a entenderse más o menos bien, así que Lucas cuando ya estaba muy cansado sonrió y dijo que tenía que dormir, la mujer se despidió y dijo que mañana continuarían.

 

 

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 127
  • 4.46
  • 356

Vimara significa "Famoso en la Batalla", como el señor de la guerra y caudillo gallego que reconquistó Oporto a los moros. Desde pequeño me han gustado la fantasía y la ciencia ficción. Ya de niño me inventaba mis historias y ahora quiero escribirlas. Propicios días/noches.

Tienda

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta