cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
Alma contra alma
Amor |
06.03.18
  • 5
  • 7
  • 268
Sinopsis

Un día de invierno. Primera nevada. Amor en el ocaso de la cuarta etapa

 

Me encuentro aterido, sentado en el banco junto al río.

El agua pasa sin culpas como siempre.

Desde aquel domingo por la mañana, conservo la ropa y tu perfume               .

La isla, enfrente, se asemeja a una gran ballena jorobada.

Estoy inmovilizado por el terror y la rabia que oprimen mi cuerpo.

Las aves me reconocen y vienen por su  comida diaria.

Es fácil pedir no ser el último en salir a caminar por la pradera para no sufrir.

Las canoas pescadoras regresan de la faena con desigual suerte.

¿Qué sucederá  cuando llegue a casa, cierre la puerta y apoye mi espalda detrás de ella?

Los camalotes bajan anunciando el inicio de una nueva crecida.

Una a una se derrumbarán las piedras del dintel de mi vida ante la chimenea.

Los patos comienzan a migrar hacia climas más benévolos.

El no tenerte en mi abrazo, hoy, ya es parte de mi muerte.

La sirena del frigorífico de pescado larga y aguda arranca el aullido a un perro.

Se acerca tu silueta inconfundible por la rambla caminando hacia mí.

La primera nevada  golpea mi gorro de lana y cristaliza mis lágrimas.

Cae el ramo de rosas rojas de mi regazo.

La brisa helada mueve los juncos suavemente.

Sabía que no me dejarías solo en este trance.

Escucha como los cisnes cantan.

Acurrúcate junto a mí, por favor, alma contra alma.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Muchas gracias Chus Luvi. Seguimos atados a esta pasión de leer y escribir. Un abrazo.
    Excelente Roluma. Me gusta cómo cuentas el discurrir de la vida, todo se repite, todo parece igual para cualquier espectador salvo para el que espera..en el que cada segunda que pasa es un pasito que lo lleva hacia el vacio.... Esa angustia interior está muy bien recogida... Lo disfruté
    Mil gracias Cometa. Un saludo
    Me encanta los relatos donde el frío es uno más de los personajes. Un saludo
    Muchas gracias Luis Ignacio Muñoz. Un abrazo. feliz que te haya gustado
    Muchas gracias, Gustavo, por el aliento. Si una mor único. Un abrazo.
    Esto si que es amor, me gustó. abrazo Roluma
  • La botella fue encontrada por pescadores, flotando en el mar cerca de Sagres, Portugal. Acostumbrados a leer mensajes desesperados de auxilio, les llamó poderosamente la atención el contenido de la nota. La esperanza en el amor y la simpleza de las palabras hizo que el regreso a abrazar a sus seres queridos sea mucho más deseado que nunca.

    La ventana deja entrar la luz con que te veo. Lo que veo es demasiado pequeño y grande al mismo tiempo. Estoy sentado distante. Sopesando la situación. Me asombro al encontrar pensamientos que nunca había visto vagar por mi cabeza. Escribo para mí, dibujo para quien sabe quien.

    Las vidas de mujeres y hombres están repletas de historias, que día a día hay que resolver o recordar. Algunas, gratas, otras muchos menos. Algunas propias. Algunas heredadas y las demás. ajenas.

    Un observador anónimo. Un escena demasiado real

    En la ciudad fría de Europa del Este, donde viví contigo ese amor. Te pienso.Te encuentro. Me atormenta la pregunta. Te acecho. Te sigo. Necesito la respuesta.

    La escuela no enseña muchas cosas necesarias para vivir. Las sociedades no siempre tienen los valores que deberían. Los que ostentan títulos y cargos no siempre tienen la sabiduría necesaria. Gente común, sencilla, humilde, de a pie, puede enseñarnos mucho sobre lo que verdaderamente importa. Gente con muchos años en su haber puede contarnos experiencias invaluables. Gente que presta atención a estas cosas jamás se sentirá defraudada.

    Los momentos en que los seres humanos pueden abrir su caparazón, para mostrarse tal cual son y volver a creer y confiar, son tan impredecibles como mágicos.

    ¿Acaso seré aquél, caminando sereno, rumbo al alba? Actos que nos marcan tempranamente Experiencias que no se olvidan ni comparan.

    Un día de invierno. Primera nevada. Amor en el ocaso de la cuarta etapa

    El hombre ha deambulado por el mundo evolucionando. Aprendiendo. La tecnología nos pone en jaque.

  • 29
  • 4.73
  • 24

Soy águila. De las que vuelan alto. De las que ven sin proponérselo. Tengo maestros de los que no acepto palabras. Tengo lapices que dicen lo que siento. Cuando vuelo mi vuelo, cuando respiro mi cielo.

Tienda

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta