cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
ALTER EGO - Prólogo: Charlie
Suspense |
23.01.18
  • 4
  • 2
  • 405
Sinopsis

Igual que Jack, Charlie despierta completamente aturdido y sin recordar nada de la noche anterior.

Hola! Gracias por pinchar en este relato, estoy seguro de que te va a gustar, pero si no lo has hecho te recomiendo que leas antes la primera parte del prólogo, "Viejo Jack". Podrás encontrarla en mi perfil, un saludo y... ¡Disfruta del relato! Atte: Mack. El constante repiqueteo del agua contra el pequeño cubo metálico que había colgado de la agrietada pared había acabado por llenarlo hasta el límite; momento en el que empezó a derramarse poco a poco sobre la sien de Charlie. El hombre, de complexión fuerte, calvo y sobre la edad de 40 años, se rebulló ligeramente, molesto por la forma en que había sido despertado. El dolor de cabeza era bastante fuerte ya de por si, pero el hecho de tener todo el cuerpo agarrotado le provocaba unos pinchazos insoportables cada vez que se movía, por muy lento que lo hiciera. Consiguió sentarse al cabo de un rato, estirando los músculos gradualmente para desentumecerlos. Después de incorporarse, se estiró incómodamente debido al espacio tan reducido en el que se encontraba. Mientras rebuscaba en el interior de sus bolsillos, Charlie descubrió un objeto que no reconoció, algo metálico y del tamaño de una caja de cerillas pequeña. Al agarrarlo y palpar el relieve que tenía grabado en ambos lados, intuyó que se trataba, curiosamente, del encendedor Zippo de su socio, Jack. Sonriendo, pensó "Gracias, viejo capullo", al tiempo que lo encendía para analizar su entorno. Descubrió, gracias a la tenue luz que el mecherlo le proporcionaba, que se encontraba en un pequeño cuarto, al parecer de mantenimiento, de no más de dos metros cuadrados; plagado de estanterías llenas de cajas mohosas y material de limpieza colgado de las paredes y tirado por el suelo. Charlie tuvo serias dificultades para superar todos aquellos obstáculos de camino a la puerta, ya que, aunque se encontraba algo mejor, la escasa iluminación y el dolor de cabeza que tenía le impedían ver y coordinarse como es debido; por lo que tropezó tres veces antes de perder el equilibrio y darse de bruces contra la puerta. Después de levantarse soltando una sarta de gemidos y palabras malsonantes, abrió la puerta de un manotazo y, desconcertado, se tapó los ojos al recibir la potente luz blanca que procedía del otro lado. El hombre se extrañó al escuchar un rumor, una especie de murmullo sordo que parecía provenir de todas direcciones. Sin llegar a acostumbrarse a la luz empezó a buscar de donde venía, pero lo único que vio fue un pasillo vacío y monocromático, con un par de puertas metálicas a cada lado. Apenas empezó a caminar se dio cuenta de que el rumor aumentaba a medida que iba avanzando, lo cual, además de confundirle, no le ayudaba a mitigar el dolor de cabeza. Las paredes, por otro lado, estaban pintadas de un color blanco muy limpio, por lo que reflejaban intensamente la luz y le impedían levantar la vista del suelo de hormigón. Casi se le había acostumbrado la vista cuando llegó al final, y empezaba a vislumbrar las letras verdes de "SALIDA" que había sobre la puerta que tenía delante cuando el rumor se volvió casi insoportable. Propinando a la puerta un fuerte golpe para abrirla, Charlie cerró los ojos mientras gritaba tratando de mitigar el dolor de cabeza que le provocaban aquellas voces. Y, de repente, cesaron.
Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 5
  • 4.75
  • -

Poquita cosa que decir... Simplemente escribo cuando estoy inspirado :)

Tienda

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta