cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

6 min
Amante de la Muerte
Terror |
23.03.17
  • 3
  • 10
  • 872
Sinopsis

Tomadora de vida... la muerte es lo que más quiero... mis ojos verdes lleno de almas en pena cazan una noche más...

Siempre seré un animal nocturno, dueña de la sombra, amante de la luna y adicta a la brisa fría que recorre mi erizado cuerpo cuando estoy sumergida en la oscuridad.

Camino sola esas calles tan muertas, tan vivas, tan increíblemente bellas, crudamente mostrando el verdadero rostro de nuestra sociedad podrida, vendedores de sexo, drogas, maleantes…. Y yo…

Respiro profundamente, llenando completamente mis pulmones, sintiendo cada aroma de esa selva de acero y cemento, de esas personas que comparten la misma sed eterna de puro pecado.

De un callejón frente a mí, sale una conocida de mis cacerías nocturnas, acomodando su ajustada minifalda, al mismo tiempo que mete un fajo de billetes dentro de una pequeña cartera, al verme, su rostro dibuja una sonrisa.

Es difícil adivinar qué edad puede tener, su rostro es el de una adolescente con mucho maquillaje, pero sus ojos cargados de insomnio y dolor, la hacen parecer mayor a lo que seguramente es.

Detrás de ella camina dando tumbos un hombre de mediana edad, y gran barriga, todavía con la cremallera abierta, intentando sin mucho éxito abrochar su cinturón, me dio una mirada avergonzada y siguió su camino sobre mis pasos.

Jamás había hablado con ella, aunque ya había perdido la cuenta de las veces que nos habíamos cruzado en esa selva nocturna, solo habíamos intercambiado miradas amistosas.

Cuando ella se acerco hasta mi para saludarme, su aliento todavía olía al sexo de ese hombre, yo no sentí repulsión ninguna, también he tenido que meter cosas en mi boca con tal de tener lo que quiero.

Astrid, me dijo que se llamaba, mientras sin preguntarme siquiera, me acompaño, hablando de lo mal que le había ido esa noche, y que esperaba se pusiera mejor entrada la madrugada.

Detrás del olor a sexo, había una suave fragancia de fresas y canela, que tenso mi estomago, y hizo vibrar mi entrepierna, tal vez no era lo que estaba buscando, pero si la noche así lo quería, tomaría su destino.

Le pregunte cuanto cobraba por sus servicios, y si ella sería capaz de aceptarme como su cliente, sus ojos brillaron en respuesta, además del deseo que broto en su cuerpo.

Antes de que dijera una palabra, la pegue contra la pared cubierta en un manto de oscuridad, de una panadería ya cerrada, dándole un brutal beso, lleno de pasión y desenfreno, tan fuerte, que dolía, casi sintiendo el sabor de su sangre.

Astrid jadeo cuando mi mano se metió por debajo de su minifalda y toco su sexo palpitante y húmedo encima de su ropa interior, era como una muñeca en mis manos, solo sus caderas se movían poseídas al ritmo de mis caricias.

Delicadamente, aparte su ropa interior de su sexo, y me adentre con mi sexo en su caliente y húmedo interior, su reacción fue tan fuerte que tuvo que dejar de besarme para gemir ahogadamente, cerrando sus ojos y apretándome fuertemente con sus manos en mi espalda.

Su orgasmo estaba cerca, podía sentirlo, no me importaba que estuviéramos en plena calle, necesitaba darle ese regalo a su cuerpo lastimado, a su alma mancillada, cuando por fin llego, lo recibí como el regalo que era.

Casi con pesar, prepare mi navaja, sacándola sutilmente de la manga de mi abrigo, cuando ella todavía jadeaba con los ojos cerrados, intentado recuperarse del orgasmo de su vida.

Pero a veces, solo a veces, el destino es caprichoso, y me da la oportunidad de guardar este regalo para mí, dándome otra ofrenda para la noche, para la oscuridad de mi alma.

Ese regalo venia en forma de un hombre joven, que salvajemente me aparto de Astrid, y antes de que pudiera reaccionar, la golpeaba brutalmente en su estomago, haciendo que esta cayera de rodillas pesadamente sobre el cemento desnudo de la calzada.

Me incorpore con una sonrisa, que causo sorpresa y al mismo tiempo rabia a mi asaltante, pero no podía evitarlo, hacía mucho tiempo que no arrebataba un futuro con gusto, sentir su destino diluirse en forma de un charco de sangre me daría el mayor de los orgasmos.

Cuando el hombre se abalanzo sobre mí, deje que con sus manos tomara mi cuello, lo quería cerca, sintiendo como su piel caliente cambiaba de temperatura cuando sucediera.

Deje que sus manos grandes y fuertes me apretaran, seguramente sería capaz de matarme si así lo quisiera, pero reconozco el brillo de locura en los ojos del asesino antes de quitar una vida, y el no lo tenía.

Justo en el momento que mi aliento se agotaba, aflojo su agarre, una lástima, tal vez hubiera sido lo mejor para todos, morir de esta forma, pero la noche me quería todavía, necesitando su tomadora de vida.

Con suavidad, levante mi mano derecha, apretando con la navaja que todavía sostenía dos centímetros sobre la clavícula de mi asaltante, sintiendo como una corriente de puro fuego y electricidad nacía en desde mi sexo, recorriendo todo mi cuerpo en un orgasmo tan brutal, que me hizo gemir con fuerza.

Jadeando todavía empuje su cuerpo hacia la oscuridad de la pared, dejándolo caer suavemente mientras se desangraba, todavía mirándome con una expresión de sorpresa en su rostro.

Astrid, abrió sus ojos por fin, encontrándome de cuclillas a su lado, sosteniendo su rostro y acariciando su cabello, no temas, ya paso todo, le repetía como un mantra tranquilizador.

Cuando sus ojos se toparon con el cuerpo ya sin vida de nuestro asaltante, lejos de gritar, se incorporo para gritarle y darle patadas de pura rabia, desahogándose.

La tomé por la cintura, diciéndole que debíamos irnos, haciéndola reaccionar en un momento de lucidez, para verla regresar al cuerpo del hombre y quitarle su cartera y teléfono celular.

Unas cuatro calles más abajo, y aunque ella protesto, la obligue a separarse de mí, otra noche nos encontraremos de nuevo, bese sus labios de nuevo con fuerza, mordiéndole el inferior de ellos al final hasta hacerla sangrar, queriendo dejarle una marca de sangre que llevara mi nombre.

Astrid no protesto, quedando parada solo mirándome mientras me alejaba de nuevo en la oscuridad de esa selva de cemento, llena de pecado, porque siempre seré amante de muerte, tomadora de vida, ama de destinos… 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Una necrofilia horrorosamente ambientada... pero premiada de verdad, no con chuflas, obviaMente. http://revistafiatlux.com/premiados-satisfaccion-profesional-y-giro/
    Bah, voy a cerrar esta tonta polemica... yo tengo casi cuarenta relatos en esta pagina, sin contar muchos otros en otros sitios web, incluyendo dos historias tres historias largas que han recibido incluso premios y ofertas para ser publicadas... y aunque mi salud desde hace un par de años me impide seguir escribiendo como lo hacia, deteniendo mi progreso, no pienso permitir que alguien ponga en duda mi capacidad narrativa, porque no le guste que use el sufijo mente... menos alguien que su opinión de un relato de terror, es una necrofilia horrorosamente ambientada... de nuevo, gracias por la valoración, por la critica, y por dedicarse el tiempo de justificarla con "comparaciones"... saludos
    Verá, Yoshimitsu, en la web, ahora, hay relatos increíbles. Le pongo dos ejemplos: Uno, http://www.tusrelatos.com/relatos/poblaci-n-0 y dos, http://www.tusrelatos.com/relatos/el-rompecabezas-1 . Hay más, quede claro. Esos autores ponen el listón muy alto, es más, yo cambiaría un mes de escritura por una crítica de Federico Rivolta a cualquiera de mis textos. No se trata de pedantería gramatical, se trata de aprender. Y si lo que me está diciendo es que no se critique lo que se ve mal... ¿Para qué demonios están ustedes aquí? ¿Para que un paleto que no sabe escribir diga "Muy bueno" y les ponga cinco estrellitas? Pregunto, es curiosidad, eh
    Para nada Señor Montero, todos cometemos errores, y las criticas están bien redactadas de eso no me quejo, pero de por si no debería guiarse usted tanto por eso de "si fallan dos valoraciones siempre sera por debajo de tres" , por el mismo hecho de que el relato, a pesar de tener alguno que otro error o adverbios no hace al autor padecer de incapacidad narrativa, simplemente fue la manera en que este se expreso a medida que escribía ,de las criticas se aprende eso esta claro, Pero Hasta los libros de Dan Brown , Stephen King y demás, se pueden hallar errores y no de imprenta , y no por eso la gente los desvaloriza, creo usted amigo que sufre de Pedantería Gramatical
    Bueno, Yoshimitsu, personalmente comento y valoro un texto en tres formas: Argumento, estilo y forma. Si dos, siempre bajo mi punto de vista y siempre dando razones de ello en los comentarios, van bien, mi valoración será de más de tres, pero si fallan dos mi valoración siempre será por debajo de tres. No se trata de minusvalorar el toque personal, que, por cierto, nada tiene que ver con abusar de los adverbios para esconder una incapacidad narrativa, o de "hechar" a gruñir a un gato que no va a "hecharse" gruñendo por mucho que queramos, se trata de aprender y de hacerlo mejor para la próxima. Si no quieres críticas, no valoraciones, críticas, que es lo bueno, no escribas. Es mi opinión, eh
    Concuerdo con Vampiro de día, me pareció un trabajo excelente, En lo personal ,cada escritor tiene derecho a darle un toque personal a su obra, las muletillas o palabras repitientes a veces tienen un toque efectivo en las historias, no necesariamente tiene que estar escrito a la perfección, y eso es algo que muchas personas no entienden, y hacen "criticas" buscándole hasta el ultimo pelo blanco a un gato completamente negro, Señores no se apeguen tanto a esos pequeños errores, destrozan una obra creyendo tener el derecho de hacerlo, cuando solo el autor puede hacerlo. Saludos,
    Primero, no, no son cuatro, son todos esos que señalo y, como digo, alguno se me habrá quedado en el tintero. Segundo, polémica ninguna, es un comentario crítico y constructivo sobre tu texto, hay quien se limita a valorar sin dar razones de por qué lo hace así, ni falta que hace, todos nos lo barruntamos. Tercero, si hay algún problema con que comente tus textos sólo tienes que decirlo, ancha es Castilla. Cuarto, como colofón, fue Stephen King quien escribió, los loqueseamente son piedras en la narración y bofetadas en la cara del lector, y no, no sirven para ambientar nada, es más, reitero, haz la prueba y quítalos, verás como mejora el relato. Sigue escribiendo. Un saludo.
    Muy bueno Aleida, como siempre
    Gracias por la critica SBMontero, aunque, francaMente, por cuatro veces que use el sufijo mente, que, para mi gusto particular, la manera en que pienso y plasmo la ambientación de un relato, no debería ser motivo de semejante valoración, de igual manera, y para intentar no caer en polémica, valoro la, digamos, intención... sinceraMente, agradecida...
    Entiendo que has querido hacer, es más, la protagonista del relato está bastante lograda, pero los loqueseamente la hunden delicadamente, increíblemente, crudamente, profundamente, completamente, seguramente, sutilmente, brutalmente, pesadamente, ahogadamente, fuertemente, salvajemente y, estoy seguro, se me queda algún loqueseamente por ahí. Haz una prueba, cambia todos los loqueseamente por otra cosa -se puede, queda mejor, más redondo, más bonito y más creíble-, y vuelve a leer el relato. ¿Qué tal? Sigue escribiendo. Un saludo.
  • Mi primer poema, espero les guste, y comenten...

    Segunda entrega de una muy sórdida historia de brujas, demonios, y los peores de todos... Los humanos.

    Una historia de brujas, demonios y los peores seres sobre la faz de la tierra... los humanos...

    “La brillante estudiante Hermione Granger, regresa a Hogwarts luego de la Segunda Guerra Mágica para terminar su EXTASIS, lo que nunca podría haber imaginado, es que una extraña hambre nacería en ella, consumiéndola en un espiral de pasión y muerte.” Esta es una historia inspirada en el universo de Jk Rowling, sin ánimos de lucrarme... espero les guste

    Con mis ojos cargados de lagrimas, de felicidad, plenitud, dolor, angustia, terror, tristeza, amor... escribo estas pocas palabras...

    Nunca más (Libertad literaria que me tome al hablar sobre la vida de Yoshimitsu)

    Un texto dedicado, a todas esas personas que hoy dan su vida por Venezuela... desde esta pequeña ventana, quiero dar lo único que mi cuerpo me permite para la Lucha... mis letras...

    El sudor se mezcla con mis lagrimas, y el cansancio con el miedo...

    Primer capitulo del nuevo caso de la Detective Laura Cuevas, dos años después de los sucesos ocurridos durante el caso anterior... espero sus comentarios!

    La tragedia se cierne sobre nuestras protagonistas, que huyen desesperadas por el terror de los zombis, y de las personas que bien vivas, solo quieren destruirlas... (cronológicamente, la 16)

  • 47
  • 4.45
  • 437

Casi una zombi, y orgullosamente escritora del genero #Ficción/#Erotismo, alguna día seré la mejor del mundo! y sip, soy Lesbiana

Tienda

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta