cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

6 min
Amor olvidado
Amor |
02.03.14
  • 4
  • 3
  • 2121
Sinopsis

Este es un relato que escribí hace poco para un concurso en el que pienso inscribirme aunque no estoy muy segura ya que no sé si está bien o no el relato...

Era una tarde lluviosa, una de esas que solíamos pasar juntos, estaba anocheciendo y yo te acompañaba a tu casa, recuerdo ese último cruce en el que te presté mi chaqueta para que no te mojases, me despedí como siempre, recordándote que te quiero y con un par de besos, entonces el semáforo se puso en verde y me sonreíste, yo me volví, anduve unos cuantos pasos, entonces sentí un escalofrío que recorrió todo mi cuerpo, me giré lo más rápido que pude pero para entonces ya era tarde. Para entonces el coche se había llevado tu cuerpo por delante arrastrándolo varios metros por delante como si de un pequeño muñeco de tela se tratase. Todo sucedió tan rápido que al principio creía estar en una pesadilla, pensaba que de un momento a otro iba a despertar como en cualquier mal sueño, que de un momento a otro iba a abrir los ojos y volverías a estar a mi lado pero conforme pasaban los minutos me iba dando cuenta de que mis peores pesadillas se habían hecho realidad. Recuerdo como gritaba tu nombre incesantemente una y otra vez entre lágrimas con la esperanza de volver a escuchar una vez más tu dulce voz, me sentía tan impotente al ver tu rostro ensangrentado y no poder hacer nada para cambiar esta situación. Creo que fue en ese momento cuando estando vivo morí por dentro recordando tu sonrisa después de cada beso, sintiendo en mis ojos tu última mirada, respirando todavía el olor de aquel perfume que tanto te gustaba, quizás morí pensando, atormentándome, repitiendo una y otra vez el porqué hasta la puerta de tu casa no te acompañé…

Recuerdo esas luces de colores y ese incesante ruido de las sirenas que me rodeaban, recuerdo como de mis brazos te arrancaban y a lo lejos la ambulancia se alejaba.

Un par de días después fui a visitarte al hospital, los médicos me dieron pocas esperanzas, no sé cuantas veces me repitieron que de esta no saldrías aunque yo mantuve siempre la esperanza, tú siempre habías superado todos los problemas que la vida te había impuesto, yo sabía que eras una persona fuerte y que saldrías de esta.

Estuve allí todos los días durante los dos meses que estuviste en coma, cada día te contaba todo lo que me pasaba, te leía aquel libro que tanto te gustaba y que dejaste por la mitad, aunque me dijeran que no, yo sentía que me escuchabas. Te traje una rosa por cada día que estuviste hospitalizada, mi esperanza era que te despertaras antes de que se marchitaran. Ya sé que parece un poco tonto pero mientras te hablaba siempre te cogía de las manos con la esperanza de volver a sentir una caricia de las tuyas, a veces me pasaba horas allí mirándote con la esperanza de volver a verme reflejado en tus ojos, ahora sé lo que es tenerte porque por unos segundos entre ese asfalto mojado sentí perderte por eso todos los días le pido a Dios que esto sea pasajero, que no sea para siempre.

 

Una de las noches salí un poco antes del hospital, estaba cansado y decidí irme a casa para seguir estudiando. Al cabo de media hora recibí una llamada, era del hospital informándome de que ya habías despertado, no pude acudir en eses mismo instante porque ya era tarde y el horario de visitas ya había acabado pero a la mañana siguiente me levanté muy temprano y fui lo más rápido que pude hacia el hospital, todavía no me creía que por fin habías despertado, entré por la puerta de tu habitación muy ilusionado pero tus padres y médicos me impidieron el paso, Me llevaron a una amplia sala situada a varios metros de tu habitación y allí me explicaron que al recibir el fuerte impacto habías perdido la memoria, habías olvidado todo eso llamado recuerdos, esos que tanto tiempo tardamos en formarlos.

Me despedí de tus padres y con los ojos llenos de lágrimas me marché por aquella puerta con lo único que de ti me quedaba, eso que tú habías olvidado, esos recuerdos de esos casi tres años a tu lado.

Poco tiempo después volviste al instituto. Yo le preguntaba todos los días a tus amigas por ti, ellas siempre me decían que estabas bien y eras feliz también me decían que poco a poco te ibas acordando de las cosas aunque todavía no recordases nada de mí.

 

Pasaron días, semanas, meses… quizás demasiado tiempo pero el destino te quiso poner otra vez en mi camino, empezamos a hablar aunque desde la última vez que hablé contigo hubiese pasado casi un año yo nunca te dejé de querer. Después de varias horas hablando como si fuese la primera vez que hablábamos te propuse dar una vuelta, estuvimos toda la tarde en aquel parque y llegando al atardecer me preguntarte qué significabas para mí, yo te cogí de las manos y con los ojos llorosos te respondí, eres el amor de mi vida, cada noche sueño con aquel día en el que ese accidente te podría haber costado la vida, cada día durante todo este tiempo le pedí al sol que te despertara cada mañana ya que yo no pude hacerlo, le pedí a las estrellas que te iluminaran cada noche, le pedí al destino que te pusiese otra vez en mi camino, quizás no lo recuerdes pero yo soy aquel tonto que te escribía poemas y notitas de amor en anónimo hace casi tres años, ese celoso al que tu le enseñaste a confiar, aquel al que tu le enseñaste a amar, quisiera que recordaras solo un minuto de los que pasaste a mi lado, aunque solo sea un beso, un abraza incluso una pelea, quizás recuerdes ese día dos de enero cuando te pedí salir, tal vez recuerdes alguno de mis te quiero o quizás sea alguno de esos recuerdos que se olvidan sin saber el cómo ni el porqué, quizás sea uno de esos recuerdos que se esfumó con el viento del ayer, solo quiero hacerte una propuesta, ¿Quieres vivirlos otra vez?

 

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 39
  • 4.45
  • 363

Me llamo Eva, tengo 15 años, expongo mis palabras con el fin de mejorar cada día más. Me gusta escribir, practicar ballet, cantar, pintar y tocar el piano, son algunas de mis distracciones :)

Tienda

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.06.20
10.03.20
13.08.19
Encuesta
Rellena nuestra encuesta