cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
Amor Sintético (El poder de la Música)
Reflexiones |
11.12.17
  • 4
  • 3
  • 1141
Sinopsis

Estaba yo un día en la habitación tirado en la cama, la depresión me consumía, los ataques de ansiedad se incrementaban, la había pasado mal últimamente, los recuerdos de épocas mejores iban y venían, era esos días de mierda, donde lo único agradable es el sonido de las gotas chocar con mi ventana.

Más que un relato, es una Anécdota.

Decidí escribir lo siguiente al instante de llegar a mi hogar, ya que es algo que está presente pero lo veía normal, o no le preste atención hasta hace un momento.

En esos momentos en que estas en la estación o dentro del transporte público, y no sé si soy yo pero en mis costumbres suele estar el siempre llevar audífonos y música a un volumen más alto del exterior, me molesta mucho el cuchicheo de las personas, o peor aún oír conversaciones verdaderamente desagradables.

No sé si es casualidad pero por algún motivo mientras viajo, o cuando estoy en algún vehículo siempre suena el mismo Disco en el reproductor, y no es que no tenga una gran variedad de canciones, las tengo pero… hay uno en especial que por raro que parezca nunca me aburre…

Esa combinación de sonidos, los teclados, el bajo, los sintetizadores y la voz que canta es algo que no puedo describir pero me reconforta, me trae una paz interior gigante y aunque el género sea extraño y poco conocido para la mayoría, especialmente ahí encuentro las ideas para escribir o componer (aunque no tengan absolutamente nada que ver).

El cerebro comienza a enviarle a mi cuerpo un millar de sensaciones, describidlas entre placer y relajación, que con otro tipo de música no me pasa tan seguido, inclusive mientras recuerdo lo que os voy a relatar a través de las letras escucho la misma canción, y me sigue pareciendo fascinante, lo encuentro fascinante tanto en la musicalidad como el arte asociado a este.

Estaba yo un día en la habitación tirado en la cama, la depresión me consumía, los ataques de ansiedad se incrementaban, la había pasado mal últimamente, los recuerdos de épocas mejores iban y venían, era esos días de mierda, donde lo único agradable es el sonido de las gotas chocar con mi ventana, esperaba que algún amigo apareciera mágicamente y me sacara de aquí, era eso o un intento de suicidio. Y vaya que esto último lo había pensado demasiado, después de haber fracasado en varias relaciones amorosas y sentir que no tenía futuro o propósito en la vida me lancé al vacío sin pensarlo dos veces.

Cada quien es distinto hay quienes comparten cosas en común pero yo lo único que no comparto es una pequeña y extrema dependencia hacia amar y ser amado. Varias y varias píldoras y a la final solo termine vomitando en el baño. En fin, mientras pensaba en alguna otra manera de morir… frente al computador, escribiendo algún otro relato para “TusRelatos.com”, decidí buscar en "YouTube" algún video gracioso a ver si me quitaba el mal ánimo que cargaba.

Encontré uno que otro pero uno de estos fue lo que me llamo la atención y no por su gran humor negro si no porque aquella melodía sintética que se escuchaba detrás de las vulgaridades. Desde ese día empecé a indagar entre ese género, hasta que encontré aquel disco que me cambiaría por completo.

Tanto fue mi fascinación por dicha obra que lo descargue en dos versiones, en la versión normal y una versión de todo el disco en una sola pista, así no tener que escuchar alguna otra canción intercalada.

Volví a sentir paz, era como mi herramienta para dejar de atormentarme a mí mismo, para dejar de pensar en todo, fue mi medicina, fue mi desintoxicación, fue esa mano amiga para dejar de pensar en atentar contra mí.

Cuando me reunía con los colegas a jugar un rato, mis personajes siempre tenían algún referente a dicho disco y/o artista, comencé a ver las cosas de una manera distinta, Deje de encerrarme tanto, hice amistades nuevas, compartí momentos especiales  y nunca volví a pensar en querer irme.

Simplemente el poder de la música, algo que está ahí y no nos damos cuenta si no cuando miramos atrás, siempre lo tuve en mente como ser un fiel seguidor del  trabajo de un artista o grupo musical. Cada canción en una persona genera un recuerdo, o se asocia algún momento especial es por eso que aunque la música cambie constantemente nunca dejara de ser lo que es, Arte.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Muchas Gracias por tu comentario Gustavo!
    No lo considere desde un punto de vista de alguien externo puesto que es una anécdota personal, la frase de "yo lo único que no comparto es una pequeña y extrema dependencia hacia amar y ser amado" se refiere que hasta la fecha no he conocido ser que piense lo mismo que yo en ese aspecto. Si lo lees desde el punto de vista de alguien que estaba deprimido en ese momento tiene un poco mas sentido que leerlo analíticamente, por eso al comienzo dice " mas que relato es una anécdota"
    No está bien escrito, pero bueno expresa la idea. Hay una frase chocante que no tiene desarrollo: "...pero yo lo único que no comparto es una pequeña y extrema dependencia hacia amar y ser amado...". ¿Por qué considera el narrador que nadie tiene un parecer similar. Creo que mucha gente se apuntaría a la declaración.
  • Fácil de Ignorar, de poca Importancia.

    Después de tanto tiempo nos volvemos a encontrar.

    Antes de Partir, mis pensamientos mas puros y sinceros~

    Le pido aquel que poder tiene sobre mí, Llenarme de una fuerza y resistencia sin igual, Espero cuando deje este plano terrenal, Llegar al país del “Nunca Jamás”.

    No tendré jamás la misma suerte~

    Estaba yo un día en la habitación tirado en la cama, la depresión me consumía, los ataques de ansiedad se incrementaban, la había pasado mal últimamente, los recuerdos de épocas mejores iban y venían, era esos días de mierda, donde lo único agradable es el sonido de las gotas chocar con mi ventana.

    Mujer con el poder de hacerme subir al cielo, Y entre tus piernas conocer un Mismísimo Infierno.

    Nada más entre y te vi enredada, entre las sabanas con otro, Pero como me importas poco, solo supe sonreír mientras veía tu rostro,

    Si Ríes, Reiré contigo, Si lloras, Llorare contigo, Si Sonríes, Sonriere contigo, aun así poco a poco pierdas la memoria, y cada día para ti ya no sea tu hijo… Sino un completo desconocido.

    He pasado Tantas sonrisas y te quiero falsos,tantos abrazos y besos plásticos, tantos encuentros sin sentimientos, tantos fracasos que terminan en "Lo siento".

  • 46
  • 4.56
  • 172

Lo escrito proviene de mi alma, yo soy su simple marioneta.. "No quiero Fama, Solo quiero tenerte una vez más en mi cama."

Tienda

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta