cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

7 min
Anda, Andalucía
Amor |
06.12.18
  • 4
  • 1
  • 62
Sinopsis

Hªs. engorrosas alrededor de Laura

En una carta con su madre Lina como destinataria, Aritz se sincera: " Mamá, no me grites, te respeto menos cuando lo haces. Y me enseñas a gritar a mi también y yo no quiero hacerlo. Trátame con amabilidad y cordialidad igual que a tus amigos, que seamos familia, no significa que no podamos ser amigos de confianza. Si hago algo malo, no me preguntes por qué lo hice, a veces, ni yo mismo lo sé. No digas mentiras delante de mi, ni me pidas que las diga por ti aunque sea para sacarte de un apuro, haces que pierda la fe en lo que dices y me siento mal. Cuando te equivoques en algo, admítelo, mejorará mi opinión sobre ti y me enseñaras a admitir a mi también mis errores. No me compares con nadie, especialmente con mis hermanas y, si me haces parecer mejor que los demás, alguien va a sufrir y, si me dices parecer peor, seré yo quien sufra. Déjame valerme por mi mismo, si tú lo haces todo por mi, yo no podré aprender. No me des siempre órdenes, si en vez de ordenarme hacer algo me lo pidieras, lo haría más rápido y más a gusto. No cambies de opinión tan a menudo sobre lo que debo hacer, decide y mantén esa posición. Cumple las promesas, buenas o malas, si me prometes un premio dámelo, pero también si es un castigo. Trata de comprenderme y ayudarme, cuando te cuente un problema no me digas " eso no tiene importancia", porque para mi la tiene. No me digas que haga algo que tú no haces, yo aprenderé y haré siempre lo que tú hagas. No me des todo lo que te pido, a veces solo pido para comprobar cuánto puedo recibir. Quiéreme y dímelo, a mi me gusta oírtelo decir aunque tú no creas necesario decírmelo. Gracias y besos, tu hijo, Aritz". Laura, con acceso a la misiva, toma nota para cuándo, a corto plaza, sea la madrina del bebé de Lucas y Silip.

Lagun era de los que pensaba que las muchachas con minifalda iban provocando que las viiolaran. Leti, un día, llegó con un hematoma en el ojo por culpa de los celos de su entonces novio, pero, en pelea de pareja hombre y mujer no se mete cuchara. A Lagun llegó a preocuparle y mucho la vida de su hija mayor, temía por ella. Se solidarizó entonces con el grito de las mujeres, de sus mujeres, por la igualdad de trato y oportunidades: "... Andá a saber esa mujer, ¿ por qué grita? Que mire flores bonitas, narcisos y margaritas. ¿ Por qué qué?, ¿ por qué grita?,... Vaya a saber, está loca esa mujer. Si va de secretos e intimidad, ¿ por qué grita? Pajaritas que ya no cantan, ni vuelan, estorbaban,... ¿ Y esa loca mujer, por qué ya no grita? Pasan los días e, irremediablemente, me acuerdo de aquella mujer" ( La Morada Imposible). Por cierto, Busdongo, el pueblo de Amancio Ortega se muere de pobre.

En su recorrido gastronómico, Laura salta de la cubana Viñales a la española Simancas, a diez kilómetros de Valladolid, con su fortaleza árabe e importantes archivos documentales sobre la corona de Castilla y posesiones del imperio. Laura pasea delante de Berruguete, del ayuntamiento neoclásico cerca de un puente medieval. Callejuelas, bodegas en el subsuelo y, sobre todo, pinchos de lechazo: "... Desde que nacemos viajamos a ciento doce mil kilómetros por hora. La tierra no se para y sigue dando vueltas. Por eso hay tanto viento, por eso siempre hay olas, por eso envejecemos tan deprisa, por eso estamos locos, por toda una vida haciendo un viaje sin llegada. Cansa mucho, los nervios ..." ( Gloria Fuertes).

Lina aún mantiene conatos de compras compulsivas, pero ahora se va de mercadillos a lo " Notting Hill" o a lo " Los Encantes" de Barcelona, a lo " jueves mercado en Sevilla", ropa, filatelia, juguetes, antigüedades, coleccionismo; venta ambulante precaria y expuesta a las inclemencias del tiempo. Los grandes se comen a los chicos, los ricos se comen a los pobres. Todo tiene su precio, nada es gratis en la vida; " maltrabajo". Al tiempo, Laura, nada más llegar, se siente como si en la frente llevase tatuada la palabra " reinsertada". La única que se ha presentado con tacones estiletos. Sintiéndose fuera de lugar, enseguida comen, ríen a rimmel corrido y beben más de la cuenta. Después, en un local, sus amigas se desperdigan a brincos al ritmo del dictámen del DJ. Antes, las canciones tenían letra, ahora, "¡ Que viene temazooooo!" y, la multitud mueve fervientemente la cabeza de un lado a otro mientras saltan en compulsión. Laura se siente la única amargada entre tanto despiporre, así que vuelve a recogerse en su casa frente a otro domingo de mierda.

Andalucía se descubre penosa, " qué pinto yo en Sardañola siendo de Puerto Real, qué habrá pasado por carretera que para ir a Cádiz hay que tirarse por los sembraos. Ala vera, vera, vera, palomas van por el olivar y Cádiz un palomar; ¿ qué habrá pasado que ,,,?" ( César Reina y Carlos Cano).

En 2018, no vuelan aún los coches de " Blade Runner", pero estamos más cerca que nunca de " 1984", fantasía distópica de Orwell, manual de instrucciones para los nuevos tiempos. Laura, al releerlo, reseña al protagonista que trabaja en el ministerio de La Verdad cambiando y modificando hechos pasados, manipulando la historia a la población. El Gran Hermano, guardián de la sociedad y juez supremo que todo lo ve a través del sin descanso de cámaras en calles, casas u oficinas. Guerra es paz, libertad es esclavitud e ignorancia es fuerza, mientras Trump reconfigura sus amistades con Rusia y se aleja de la UE. Contra cualquier atisbo de rebelión se cuenta con la policía del pensamiento, como los 140 caracteres de Twitter; Big Brother, Big Data, likes y plays igual que cámaras; nos espiamos a base de selfies en Instagram con coordenadas exactas de dónde estamos y en qué podemos estar pensando; smartphones, móviles sobre nuestra vida y redes sociales para vomitar odios a base de aporofobia, aversión visceral a los pobres y a los que viven en la indigencia. El Ejido se ha lucido. Hoy no contamos con un Ghandi, pero sí con un Vicente Ferrer y, bienaventurados los parias, porque de ellos es el Reino de Los Cielos, granero místico, bolsa del proletariado y de su anciana patria, pórtico abierto sobre el más allá que sobrepasa las estrellas.

gracias mil,

kf/SS-Día de la " Consti",2018

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 184
  • 4.49
  • 376

kerman fdez mlez/av.navarra65-3iz.20100ErrenteriaGipuzkoa/34081199Y/kermanfdez@hotmail.com/943518298/ldo.CcInfc,Psico,BArtes UPV.

Tienda

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
19.09.18
25.05.18
Encuesta
Rellena nuestra encuesta