cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

5 min
Ángel
Fantasía |
01.05.16
  • 5
  • 2
  • 552
Sinopsis

Un encuentro diferente

 Todo comenzó la noche anterior al Viernes Santo. Como si fuese un capricho del destino, o quizás, una casualidad mal comprendida que auguraba lo que habría de venir, la fecha, sin embargo, carece de importancia. Las fechas, las horas, los días, los minutos...pierden su relevancia cuando uno se enfrenta a lo imposible, a lo sobrenatural. Es entonces cuando cada quien encara tan extravagante situación con lo que uno más aborrece de si mismo: cobardía en algunos casos, timidez en otros, acaso incredulidad y hasta cinismo cuando uno ya es demasiado viejo para que su cuerpo reaccione de otra manera y sobreviva a semejante impacto.

Había sido un día sin ningún evento extraordinario, nada que hiciese presagiar otra cosa que no fuera una noche igualmente tranquila y predecible. La rutina engullía mis días con fruición, sin que yo me percatase apenas de que, después de tan tremendo festín, poco quedaba ya para mi. Sin embargo, de noche, si podía arañar algún instante aunque tan sólo fuera para reflexionar y revolcarme en el fango de mi propia frustración ante lo que se abría ante mis ojos: mi vida convertida en una sucesión de diapositivas planas, grises y sin contenido, al menos no el contenido que yo hubiese deseado darles. Era desalentador ese momento del día, en el que, acostada en mi cama y arropada como una octogenaria, repasaba uno a uno los momentos que me estaba perdiendo, simplemente por no atreverme a vivirlos.

Esa noche no estaba siendo diferente, de no ser tal vez por encontrarme más desvelada que de costumbre. Algo que, si bien no era del todo infrecuente en mi, si era motivo de preocupación aquella noche, pues debía madrugar al día siguiente para ir de viaje. Detestaba tener que madrugar, pero había algo incluso más molesto que el hecho de levantarse tan temprano: el lugar al que habría de dirigirme, que no era sino la casa de campo propiedad de mi familia: una inhóspita y solitaria mansión que, si bien no carecía de atractivos durante mi época infantil, en aquellos días se había convertido para mi en poco menos que una cárcel. Adolecía aquella casa de ciertos defectos que mermaban su encanto ante mis ojos, y que hacían que mi estancia allí resultase del todo insoportable.

Sin embargo, no entraré en esos detalles ahora, que a estas alturas de la historia en la que nos encontramos podrían resultar anecdóticos, y distraerían la atención del lector hacia una dirección poco adecuada y menos aún recomendable.

Lo que sucedió aquella noche en mi habitación supera con creces cualquier cosa que yo jamás haya podido contar. Siempre he creído en lo sobrenatural: no me avergüenza decirlo, lo que me sonrojaría sería mentir, y ciertamente mentiría si dijera otra cosa; por lo tanto he de decir que la honestidad que prima para mi sobre todas las virtudes del ser humano en general, y sobre las mías en particular, va a ser la tónica a seguir a lo largo de todo este relato.

A pesar de afirmar con rotundidad mi creencia, tengo que decir también que nunca había presenciado nada parecido, ni por asomo. Pero aquella noche, mi ángel de la guarda hizo acto de presencia. Fue así, de repente. No estaba, parpadeé y simplemente apareció. En un solo segundo, su silueta se perfiló ante mi convirtiéndose en el vórtice de un auténtico ciclón emocional que embargó mis sentidos por completo, y que provocó que me olvidara hasta de respirar.

Me resulta muy complicado describir las sensaciones que me inundaron en ese momento y creo que mi propio cuerpo sería incapaz de resistir ese maremoto sensorial de nuevo... era de una belleza tan absolutamente perturbadora que producía pavor. Aquel ser asexuado me observaba con una mirada translúcida que parecía leer lo más profundo del alma sin inmutarse siquiera. Parecía mirar más allá de mi, como si pudiese ver a través del cascarón que conformaban piel, músculos y huesos para llegar a leer aquello que realmente importaba, dejando todo lo demás a un lado, como un despojo inservible. Desprendía un aura de luz blanca, como si viniese de su interior, y no de otra fuente de luz que se reflejara en su ser.

Aterrorizada y abrumada como estaba, era incapaz de mover un solo músculo. Permanecí allí, absolutamente petrificada por aquella impactante luz, por aquellos ojos transparentes semejantes al hielo fundido. Sus perfectas facciones parecían esculpidas a golpe de cincel y su cabello, largo, lacio y del color de la plata eran igualmente majestuosos, a la manera de un animal salvaje. Supe enseguida que era él.

“No temas”, me dijo, “no tienes nada que temer".

Era fácil decir aquello cuando uno se encontraba en la otra posición, la del poderoso, la de quien, efectivamente, no tenía nada absolutamente nada que temer. No obstante y a pesar de la fiereza que parecían transmitir su mirada incandescente, había algo de hipnótico y sedante en ella.

“Ven”, señaló con un gesto. 

FIN

 

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Tienda

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta