cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
ANSIEDAD
Reales |
05.11.17
  • 4
  • 0
  • 534
Sinopsis

Sólo lee, humano, lee.

 

 La ansiedad me consume. Ya no la aguanto, no tengo solución inmediata para ella cada que decide visitar. La desesperación es grande cuando toca mi puerta y no sé qué hacer ante su visita. Frotar mis dedos, morder mi lengua, dibujar garabatos, respirar y exhalar ya no son soluciones inmediatas ante la situación. Llegué al punto en que solo decido quedarme y esperar a que se vaya pero su visita es larga e impredecible. Me golpea en la cara cuando abro la puerta y me patea mientras agonizo en el suelo, se ríe de mi mientras lloro como si todo el agua de mi humanidad fluyera a través de mis ojos al mismo tiempo en que su risa burlona lástima mis oidos.

 Soy un zombie, actúo por inercia y no es algo de lo que esté orgullosa. Se me van los tiempos tanto como para caminar distancias y despertar de una laguna mental sin darme cuenta cuánto caminé. Me corté un cuarto de mi uña con un cuchillo mientras cortaba berenjenas sin dolor alguno, sin saber cuándo pasó. Una buena siesta, sueños, descanso... Son conceptos que se volvieron inalcanzables para mí. Despertar todas las noches cada una-dos horas con una incertidumbre a flor de piel se convirtió en rutina.

 Ella me habla, toma posesión de mi existencia y no me permite socializar. Cuando estoy con personas a mí alrededor me pellizca el brazo diciéndome: ¡vámonos! Y si no le hago caso me golpea en mi pecho sin dejarme respirar. Me dice: sólo somos tú y yo, eres mía, de nadie más. En ocasiones colapso sin aguantar lo abrumador dejando soltar algunas lágrimas en cualquier lugar pero actuando inmediatamente para que no se note mi falta de control y fragilidad. La escucho decirme una y otra vez: ¡salta! ¡Cruza sin precaución! ¡Lastímate! No puedo, no la quiero, le tengo miedo. Ella estaba cerca de mí aquella vez en la que jugaba a puyarme la oreja con una nodriza, empujó mi mano a tal punto de atravesarla, es mágica porque el dolor no existe cuando pasan cosas como esas. Tengo miedo de que por no sentir dolor se aproveche de mí, me haga hacer cosas que no quiero hacer. Me siento sola, y no porque no se encuentren personas a mí al rededor, al contrario... Es porque hay muchos humanos danzando y cantando canciones a su propio ritmo cerca de mí, todos siguiendo su propio compás mientras que yo paso caminando a sus lados observando, a veces de cerca y otras de lejos sin poderme incluir. Cantando melodías que no se escuchan, haciendo un baile que no se ve, existiendo sin marcar con fuerza alguna nota de la partitura.

 Escribir es la única cosa que permite que haga y sólo porque no tiene control sobre mis manos cuando comienzan a plasmar palabras. Páginas y páginas escritas que significan todo y a la vez nada. Mudo mis nudos a esas hojas en blanco para que no habiten en mí haciéndome daño. Es el único fragmento de tiempo en que me siento libre y sin ataduras, como cuando pasas el día en una fábrica de carbón deseando llegar a tu casa para bañarte y lavar toda esa suciedad. Y comienzo de nuevo, otro día, otro momento siendo un lienzo vacío pero sin que la vida pinte sobre mí con colores llamativos y alegres. Utiliza colores oscuros, opacos formando con ellos figuras abstractas que no cuentan ninguna historia con final feliz, siendo la artista una mujer llamada ansiedad.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Tienda

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta