cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
Apio
Varios |
10.01.20
  • 5
  • 1
  • 141
Sinopsis

  Bajo y encorvado. Retraído e incapaz de mirar a los ojos. Ni burro ni inteligente. Inconexo motrizmente y definitivamente anti deporte por naturaleza. Así y todo se había anotado en el torneo de ajedrez de la fiesta de los colores. Bruno Apio, hasta su nombre era raro.

  Aquella competencia se llevaba a cabo cada año, al final del año lectivo, entre las cuatro divisiones de la escuela secundaria Zona Parque, un establecimiento educativo en la ciudad de Rosario, Argentina. Se dividían en colores: rojo, amarillo, verde y azul, y se realizaban todo tipo de competencias en las cuales se sumaban puntos según las posiciones. Desde actividades olímpicas hasta coreografías o juegos de mesa, todo transcurría en un club ubicado en medio de un parque.

  Era mediodía y la lucha por el campeón definitivo era reñida. Estaba con unos amigos observando un partido de fútbol entre el amarillo y el rojo, cuando llega un compañero a avisarnos que había sido eliminado de forma aplastante por un chico tímido y de cabello negro en el torneo de ajedrez.

  –Apio. ¡Te ganó Apio! –me burlé. El comentario soltó una risa general en mi grupito.

  –No te reirías si hubieras visto como juega –refunfuñó el vencido.

  –Duraste bastante igual –le comenté, sarcástico.

  –Callate –exclamó, y se unió a nosotros.

  –Ahora lo agarro yo –dijo Gastón sacando pecho. Era el siguiente contrincante en la tabla clasificatoria y el más hábil del grupo en el tablero–. Te voy a enseñar cómo se hace, papá. –Y desapareció entre la multitud que había en el camping del estadio.

  No miento si digo que no pasaron más de cuatro minutos cuando lo vi volver.

  –¿Qué pasó? –le preguntamos, sorprendidos.

  –Me hizo mierda –respondió.

  Moraleja: nunca subestimes a nadie, incluso si se llama Apio.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 10
  • 4.72
  • 1

Tengo 28 años y soy de Argentina. No soy escritor, pero siento la necesidad de contar una historia que hace muchos años tengo ganas de escribir. Quiero hacerla libro, pero necesito mucho trabajo para lograrlo. Planeo usar esta página para escribir cuentos cortos y extractos de una novela para mejorar mi prosa. Las críticas son bienvenidas.

Tienda

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta