cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
Aprovecha lo que pierdes
Terror |
29.11.17
  • 4
  • 5
  • 667
Sinopsis

Aprovecha lo que pierdes

 

Era ya la tercera desesperada llamaba que le hacía, estaba angustiada como nunca y moría de miedo de que su novio despierte. El sueño de su madre era profundo. Eran ya las tres de la madrugada, y a esa hora las pastillas que acostumbraba tomar todavía actuaban en su organismo. Ahora sí estaba segura de lo que vio, y era demasiado para ella. No podía callarlo más. No estaba loca.

A la quinta timbrada recién su madre descolgó el teléfono y contestó con la voz somnolienta. Lo que le susurró su hija hizo que se le abrieran los ojos como platos y se le cociera el corazón: “¡Me va a matar! ¡Es un monstruo!, ¡Mamá, ayúdame por favor!, ha dejado que lo vea...” No hubo tiempo siquiera para que escuche respuesta a su desesperado pedido de auxilio, la lagartija ya la tenía oprimida contra el piso, y ahora la estaba estrangulando con su larga y musculosa cola que le había aparecido de repente.

No tuvo opción de pelear por su vida, su cuerpo solo pudo dar un par de patadas, pero nada más. Su madre al otro lado de la línea escuchó aterrada los sonidos ahogados y los golpes, soltó el teléfono y de inmediato tomó las llaves del carro y salió corriendo a socorrer a su hija, sin siquiera imaginar lo que le esperaba.

En su último suspiro, el reptil le daba un salvaje ósculo con su lengua viperina, y luego terminó arrancándole la lengua, para luego sorberle los ojos, hasta ese momento ya reventados. Él sabía bien que era el momento preciso para recuperar sus huevos. Sin más, le abrió el vientre aún tibio y con cuidado los extrajo todos.

Hacía cincuenta y cinco días que esperaba ese momento, desde esa calculada y salvaje noche de sexo en que consiguió inseminarle sus preciados huevos. Él la había estado cuidando y protegiendo sin que ella lo notara, pero no estaba preocupado por ella, sino por lo que ella llevaba en su vientre sin saberlo, y crecía día a día.

Luego de perpetrar su terrible crimen con total sangre fría, borró las evidencias mudando de cola y deshaciéndose de ella, para luego desaparecer de la escena del crimen planeando de techo en techo. Para él, todo esfuerzo valía. Sabía que sería un excelente padre.

Fin

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 54
  • 4.6
  • 29

Ando buscando y encontrando tiempo para leer y escribir, entre agujeros, rincones y mirones.

Tienda

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta