cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
Aquella noche
Amor |
27.01.12
  • 3
  • 4
  • 2741
Sinopsis

Me paso poco por aquí últimamente... Si, por casualidad, alguien me quiere más a menudo, estoy en http://esconditederecuerdos.blogspot.com (aunque no hay mucho material nuevo, ya sabéis, universidad y demás proyectos que absorben el tiempo...)

Aquella noche me besaste tú primero. Solías dejar que te besara yo cuando te acompañaba a casa por las noches, a modo de despedida. Yo siempre intentaba algo más, pero tú te hacías la tonta. Te dabas cuenta, lo sé, pero te encantaba sentirte tan deseada.

Fuimos a la inauguración de una exposición y tú te pusiste el vestido negro. Sabías que me pondrías cachondo sólo con verte, con ese atrevido escote sin sostén. Yo estaba sediento de ti, hambriento de tu cuerpo. Se te marcaron los pezones al salir de casa, hacía algo de frío. Te presté mi chaqueta.

Pasaste toda la noche contoneándote y hablando con todos los hombres que te cruzabas; pretendías ponerme celoso y cegarme de deseo. Acabé por quedarme quieto en una esquina, bebiendo champán y comiendo canapés mientras te observaba reír con otros y mirarme sugerente de vez en cuando.

Creía que esa noche sería como todas. Al final te acompañaría hasta la puerta de tu casa, te besaría y, con suerte, te rozaría uno de tus perfectos pechos. Después volvería al coche y tendría que masturbarme para poder conducir hasta mi casa antes de que me reventara la polla.

Vivías sola, pero jamás me invitaste a entrar. Cuando iba a buscarte, si no estabas aún arreglada, me hacías esperar en la entrada. Yo intentaba buscar rendijas por donde observarte y, las pocas veces que lo conseguí, lo hiciste adrede. Cómo te divertía aquella situación, yo detrás de ti, como un tigre en celo. Me tenías totalmente dominado, y yo sin darme cuenta.

Pero aquella noche fue distinta a las demás. Aquella noche te convertiste en mi tigresa, me besaste cuando aún estábamos en el coche y me tocabas la pierna suavemente mientras conducía. Ya en la puerta, me dejaste pasar.

“Espera mientras me pongo un poco más cómoda”, dijiste, a la vez que me indicabas con un gesto que sirviese un par de copas de coñac. Ahí mismo, delante de mí, soltaste el broche del vestido, que se deslizó por tu cuerpo dejando al descubierto tus perfectos pechos. Lo único que te quedó puesto fueron las sandalias y ese culotte tan sexy, casi transparente.

Tan rápido como desapareció tu ropa, desapareciste tú tras la esquina. No tardaste en volver, apenas un par de tragos de mi copa, con una bata de seda que no tapaba demasiado. Me dieron tentaciones de irme desnudando en lo que venías, pero me controlé. Preferí que fueses tú quien me arrancase la ropa, a mordiscos si era necesario.

No te anduviste con tonterías, te sentaste a mi lado en el sofá, me quitaste la copa de la mano y empezaste a aflojarme la corbata mientras pasabas una pierna por encima de la mía. Yo te besé y te sentaste a horcajadas sobre mí, notando toda mi exuberancia entre tus piernas.

Me despojaste de mi ropa mientras besabas todo mi cuerpo y me acariciabas la espalda o el torso, haciéndome cosquillas con las uñas largas, pintadas de rojo, como tus labios. Yo cerraba los ojos y dejaba escapar algún pequeño gemido, jamás había sentido tanto placer y lo mejor aún estaba por llegar.

Llegado el momento, me empapé de tu sudor, recorrí cada milímetro de tu cuerpo con mi lengua, te hice retorcerte en la fina línea que separa el placer del dolor, te penetré con tanta fuerza que llegaste al cielo incontables veces.

Yo me enamoré de ti y quise tenerte en mi cama para siempre. Tú me despediste con un beso y “buenas noches”, dejándome abandonado como a un perro a la puerta de tu casa y no volviste a llamarme.

Yo, por orgullo, tampoco te llamé. Pero a día de hoy, ninguna mujer me ha dado tanto placer como tú. Sigo viéndote en cada exposición, en cada vestido negro y en los labios de cada mujer. Hoy vuelvo al lugar donde me quitaste la capacidad de sentir y de amar para volver a beber de tu cuerpo, para volver a ser feliz, aunque sólo sea, por una noche.

 

16 de Enero de 2012.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Me alegra saber que alguien se acuerda de mí... comento aquí, ya que no hay opción de mensajes privados, con la intención de que lo leas, Teodoro. No tengo mucho tiempo para entrar, y la verdad, no estoy escribiendo demasiado. Puedes pasarte por mi blog, donde sí que voy dejando algo de material de vez en cuando. Si quieres, también puedes ponerte en contacto conmigo a través de correo electrónico (visible en la web). La verdad es que agradezco mucho tu comentario y me gustaría volver, pero como ya he dicho, no tengo apenas material nuevo. Un saludo.
    Un gran relato. Te echamos muuuuucho de menos. Vuelve por aquí.
    para mi el orgullo es un ENOOORME problema puede causar muchos problemas, algunas personas lo tienen muy fuerte, conosco a varios que se han hehco daño a si mismos y a otros por ese venenito
    Esta bien escrita, pero no me parece original. Luego esta la parte de falta de coherencia en el relato. Es decir, el protagonista es su perrito faldero, su chofer, su recadero. Babea por un roce, una caricia de esa mujer, y cuando ella le concede un polvo maravilloso, va el tio y no la llama por... ¿orgullo? A esas altura de la pelicula, normalmente los hombres acumulamos tanta tension en los genitales que dificilmente el cerebro masculino es incapaz de sentir otra cosa que deseo...y el orgullo pues que no es un problema.
  • http://480kmdepalabras.blogspot.com

    Feliz cumpleaños, Gonzalo.

    Segunda parte. Podéis leerlo completo en http://480kmdepalabras.blogspot.com

    Con la ayuda y el apoyo de Venerdi.

    Venga, granujillas, comentad...

    Paula.

    Nadie se marcha para siempre.

    480kmdepalabras.blogspot.com

    1. La reina de los whiskys (LuciaC) 2. Un chupito de sobriedad (Venerdi) 3. Confusiones (Noelia) 4.Despertares borrascosos (LuciaC) 5.Me duele el alma (Venerdi) 6. El concierto (Noelia)

    http://480kmdpalabras.blogspot.com

  • 86
  • 4.26
  • 603

Soy una joven segoviana de 22 años de edad apasionada por el mundo de la literatura, a pesar de que mi futuro profesional se desarrollará en un mundo aparentemente opuesto.

Tienda

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.06.20
10.03.20
13.08.19
Encuesta
Rellena nuestra encuesta