cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
Aquellos diciembres
Reflexiones |
11.12.19
  • 5
  • 0
  • 190
Sinopsis

Juegos temerarios con pólvora

Los niños jugábamos con pólvora cada diciembre y era nuestra principal diversión. Esperábamos con ansiedad estas fechas para correr a comprar torpedos, silbadores, granadas, jabones, totes y demás artilugios pirotécnicos que hacían las delicias de nuestras noches decembrinas.

Los adultos en las fiestas, con una mezcla temeraria de pólvora y alcohol, medio ebrios, manipulaban tambaleantes los cohetones delante de todo el mundo, y le daban el beso de fuego a las mechas con sus cigarrillos. 

Y ahora podemos recordar estos tiempos con nostalgia, con el romanticismo de las navidades viejas, con el engaño maravilloso que traen las evocaciones de la niñez que filtra los acontecimientos y solo nos deja los buenos recuerdos, amalgamados en los efluvios dulzones del humo, con los fogonazos y el estruendo; con la imagen lejana del globo que se elevaba hacia la infinidad de la noche.

Podemos recordarlo así porque no nos ocurrió nada, porque nuestra piel no tiene la impronta eterna de la abrasión, porque conservamos intactos nuestros ojos, y no nos eriza la piel el recuerdo perenne de un dolor terrible, que a pesar del tiempo aun nos martiriza.

Lo recordamos así pero no quisiéramos que nuestros hijos jugaran en ese limbo, que transitaran como el acróbata sobre la cuerda floja que pende del vacío, que se jugaran su futuro y la vida cada noche.    

A pesar de las campañas, siguen presentándose niños quemados con pólvora en las fiestas decembrinas. Cada año se hace el llamado a la conciencia de la gente, a las autoridades para que tomen medidas, pero los pabellones de quemados siguen recibiendo pequeños afectados de distinta gravedad.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Este relato no tiene comentarios
  • Juegos temerarios con pólvora

    tedios y recuerdos

    La casa vacía

    Amigos, quiero compartir temporalmente con ustedes este artículo del escritor Dario Rodriguez publicado por la revista literaria coronica, que de paso recomiendo, y que viene ilustrada con una estupenda fotografia de Edward Gorey y sus gatos. A mi me parece una reflexión muy aguda, lúcida y descarnada sobre lo que es el oficio del escritor. Espero que les interese y puedan aportar sus opiniones. GraciaS

    que más da

    El tiempo circular

    entonces, el dragón se llenó de ira contra la mujer y se fue a hacer guerra contra el resto de la descendencia. Apocalipsis

    A andrea..

    Sufre por amor todo lo que puedas, ahora que eres joven, que la felicidad no dura toda la vida

Tienda

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
10.03.20
13.08.19
Encuesta
Rellena nuestra encuesta