cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
Ariadna
Amor |
23.09.13
  • 4
  • 7
  • 3378
Sinopsis

Amores imposibles.

Cambridge. 37 Cromwell road. Hoy me he vuelto a duchar delante de mi amiga Ariadna. Ya me he acostumbrado a que me mire desde su esquina del techo con esos seis ojitos negros tan brillantes y pequeñitos. Me deleito en el voyeurismo arácnido, relajadamente, siendo observado por la pequeña hija de Minos. Mientras yo me aplico jabón de hacer burbujas por el cuerpo, ella teje pacientemente alguna trampa ayudándose de sus ocho puntiagudas patitas, tratando de capturar alguna presa para invitarme a comer. Yo ya le he dejado ver que nuestros gustos gastronómicos no son muy similares, ya que a veces entro en el baño con un bocata jamón, o un pincho de tortilla de patatas, por ejemplo, pero ella es muy tozuda y siempre me encuentro un suculento lote de pequeños insectos colgados cuidadosamente de la tela que ella excreta por algún lugar cerca de su ano, a mi disposición. Los dejo siempre intactos, pero ella vuelve a insisitir de nuevo. Los tengo ahí disecados en el cuarto de baño... a modo de despensa.

 A mi me encanta como amiga, no me importa demasiado que esté cubierta de pelo por todo el cuerpo, ni que pese aproximadamente dos gramos, mi mentalidad liberal hace que sea muy abierto en este tipo de relaciones, pero creo que ella tiene otras pretensiones conmigo. Ella va en serio. Hoy me ha mirado de manera rara. Me ha enseñado sus afilados colmillos y he visto su veneno. He de cortar con esta historia de amor imposible, cuanto antes. Creo que es un buen momento para mudarse. Si, definitivamente mañana me mudo de casa. Espero que no haya arañas peludas en el cuarto de baño de mi próxima casa... no quiero romper más corazones

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Ya se sabe que las hembras pueden ser muy sensibles a la hora de aceptar un rechazo. Me encantan tus "animaladas". Si el relato estuviese ambientado en la mesopotamia argentina, las arañas tendrían el tamaño de una mano. No creo que fueses tan valiente de decirle que no a una de esas jajajaja Saludos, español en la corte de la reina Isabel
    Muchas gracias por vuestros comentarios y valoraciones. Este relato está basado en hechos reales, jajajajja, la araña existe (o existía al menos, ya me mudé) Gracias a José Manuel Boy por darme a conocer a Juan José Arreola y su cuento La Migala, lo he leído y disfrutado. Muy bueno. También gracias a Umbrío por darme a conocer a José Emilio Pacheco, del cual he encontrado uno de los dos poemas que mencionas, el de la araña que se lleva renglones con las patas, me ha gustado mucho, muy original. Gracias a todos!
    Relato original como siempre. A mi el tema arácnido me da cierta fobia, no podría ponerme en la piel del protagonista. Admiro a ese hombre con ese exceso de autoestima y ese aire de "Don Juan" de bichos jaja. Un saludo!
    Siempre con ese humor tan tuyo. Prueba con una inglesa (mujer o mujer araña, que también vale) Pero no arañas peludas.
    (Personalmente siento simpatía por las arañas y otros bichos "repelentes" pero beneficiosos; sufridoras de equívocos, fobias histéricas, leyendas e ignorancias). En la literatura las arañas son seres extraordinariamente inspiradores por su apariencia inextricable, su comportamiento impasible y misterioso. No puedo dejar de recomendarte un extraordinario relato de Juan José Arreola, "La migala". Sin comentarios. Saludos.
    Al fin y al cabo no deja de ser compañia. Enhorabuena y un saludo.
    Bien escrito, ingenioso. En lo personal me habría gustado que Ariadna se volviera celosa psicópata o algo así y terminara por comerese a nuestro amigo jaja Me encanta ese nombre.
  • Laputas modernas o ítacas volantes donde los amores líquidos se vierten y derraman en las efímeras y agónicas existencias de los contemporáneos.

    "A POR ELLOS, OE"

    vuelvo a publicar truñacos aquí.

    Recupero un texto de hace dos años y lo modifico un poquito en las formas, pero no en el fondo.

    Revisión de un antiguo texto que he decidido publicar con otro título para que la mayor parte de la gente lo disfrute y sepa que no tengo abuela (la pobre murió con 102 años hace doce meses y medio, la única que conocí)

    Somos objetos obsolescentes. Corazones obsolescentes. Almas obsoletas. Recuerdos. Si acaso.

    Un ejemplo muy ilustrativo de cómo los animales se sirven también de las Matemáticas para sobrevivir.

    Poesía para ese maldito virus

    el dique de tus lágrimas

    Sueños de amor en la selva

  • 165
  • 4.06
  • 656

No sé si me podré definir con 180 caracteres, tengo más de 180 carácteres.

Tienda

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta