cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

7 min
Arpía Dimensional.
Fantasía |
28.11.19
  • 0
  • 0
  • 94
Sinopsis

Platina, una arpía muy especial, con piel color plata y pelos azules brillantes. Poderes mágicos heredados.

 

El noble Arturacus iba dormitando en su precioso carruaje rojo y negro impulsado por cuatro caros caballos de la mejor raza del continente que eran guiados por Sofía, una criada de confianza.

 

Derepente descendió de los cielos una arpía que dió una patada voladora sobre Sofía y la lanzó desde donde guiaba a los caballos hacia el suelo donde quedó inconsciente.

 

La arpía se abalanzó sobre uno de los caballos que estaban encabritados presa del pánico y le dio un mordisco en el cuello y luego clavó las garras en el caballo para matarlo más rápidamente.

 

Los otros caballos consiguieron zafarse del arnés y se alejaron a toda prisa presa del intenso miedo que les causaba la arpía.

 

Arturacus que se había estampado y despertado por el impacto salió enojado del carruaje y vió como la arpía comía rápidamente uno de sus caballos.

 

La arpía no prestaba atención a Arturacus pues pensaba que no supondría una amenaza por el momento pero estaba muy equivocada.

 

Arturacus era uno de los mejores magos de todo el continente de Rakustenia y dado que no estaba de buen humor decidió vengarse de la arpía.

 

Con un gesto de su brazo y su mano con la palma hacia arriba creó un viento desde debajo de la arpía que subió a ésta y los restos del caballo a varios metros de altura, luego con otro gesto del brazo con la palma hacia abajo creó un potentísimo viento descendente que esta vez no pilló desprevenída a la arpía pero que a pesar de intentar elevarse con sus alas no pudo frenar el viento y se dió un enorme golpe contra el suelo levantando una capa de polvo.

 

Cuando Arturacus se acercó vió que la Arpía tenía una herida muy grande en una pierna que no le había causado él, pues parecía hecha por un arma afilada, así que supo que al estar herida debía estar desesperada por encontrar alimento y por eso había atacado a su criada y sus caballos.

 

Pero merecía un castigo y mirándola de cerca parecía una arpía bastante mona, así que decidió violarla.

 

Cuando se estaba acercando la arpía, herida y hambrienta, utilizó las pocas energías que la quedaban y se abalanzó contra el mago, pero éste había creado un muro de hielo y la arpía se golpeó de frente contra él.

 

Luego el mago cuando estaba intentando levantarse, congeló las garras de la arpía y estas quedaron pegadas al suelo y luego hizo lo mismo con sus piernas quedándose a cuatro patas y fue entonces caundo Arturacus desenfundó el halcón imperial y procedió a violar a la arpía repetidas veces, durante tanto tiempo que hasta la criada se recuperó y se acercó a ver al noble con cara extrañada.

 

El noble al ver que su criada no había muerto se alegró y dejó de hacer lo que estaba haciendo.

 

Se acercó a Sofía y utilizó un poco de magia de curación y su criada sanó completamente las pequeñas heridas que se había hecho en la caída.

 

Luego ya de mejor humor tras haberse desfogado un rato largo, se acercó a la arpía que seguía con las extremidades congeladas y también aplico magia de curación sobre la arpía, tuvo que estar un pequeño rato con la herida grande que tenía en la pierna pero al final la arpía quedó como nueva.

 

Arturacus acercó los restos del caballo con magia hacia donde estaba la arpía y los dejó donde podía agachar la cabeza y comerselos, cosa que no tardó en hacer.

 

Aplicandose viento sobre él mismo el noble empezó a ascender por el cielo y desde allí fue volando hacia donde pensaba que habrían escapado los caballos y no tardó ni diez minutos en traerlos volando.

 

Después ato dos a los arneses y el tercero lo montó el mismo y ayudó a Sofía a subirse tras él.

 

Aplicando un poco de magia de calor deshizo el hielo que tenía aprisionada a la arpía y la dijo que podía comerse lo que quedaba del caballo, pero que como intentase hacerles algo la mataría.

 

La arpía a pesar de poder hablar solo emitió un sonido agudo mostrando unos colmillos muy largos que la afearon bastante, el noble pensó que estaba mejor con la boca cerrada.

 

Nueve meses después en una pequeña montaña nació Platina, una arpía muy especial, con piel color plata y pelos azules brillantes en vez de los marrones típicos de su raza.

 

Pocos años más tarde cuando Platina estaba aprendiendo a cazar con su madre y quería capturar un pájaro que volaba muy lejos parte de sus poderes se mostraron, creó un portal dimensional y apareció junto al pájaro que entró en estado de pánico e intentó volar más rápido, pero la joven Platina asestó un zarpazo certero y luego mientras el ave caía voló hacia ella y la capturó entre sus garras para llevársela a su cueva.

 

Platina era demasiado pequeña para comprender que había hecho algo excepcional, pero su madre al ver el acontecimiento tuvo claro que ese poder era herencia de su padre mago.

 

Gracias a que vivían alejadas de otras arpías no tuvo problemas hasta que su madre murió de vieja, pues ya era una arpía bastante mayor a pesar de que su belleza ocultara su edad.

 

Los problemas llegaron cuando se acercó a otra montaña donde había una gran colonia de arpías.

 

Las de su especie la miraron extrañadas y cuando aterrizó se acercaron en actitud visiblemente hostil.

 

Platina habló:

 

Soy Platina, hija de Ulsaro, de la montaña de Trenk y he venido a esta colonia puesto que fue donde nació mi madre, que ha muerto hace poco, y me gustaría ser aceptada para poder relacionarme con los de mi especie.

 

Habló una arpía macho llamado Joldrin:

 

Tu no pareces ser de nuestra especie y tu madre fue desterrada por no querer acatar una boda con el antiguo líder del grupo, por lo tanto tu tampoco eres admitida aquí.

 

Platina extendió sus alas y se alejó a escasa velocidad mirando hacia atrás para quedarse con las caras de los allí presentes.

 

Lo que sorprendió a todos, tanto a ella como a las arpías que estaban en la zona que un joven arpía macho la siguiese, el nombre del osado era Peltiar.

 

Peltiar gritó: Espera, yo te acompaño.

 

Pero Joldrín que no estaba nada contento con estar deserción ordenó a todos que capturasen a ambos.

 

Platina creó un portal, apareció frente a Peltiar y tras abrazarle creó otro portal y se alejaron muy lejos de allí dejando a las arpías estupefactas y también al propio Peltiar que no salía de su asombro hasta varios segundos después.

 

Platina dijo que su padre era un mago y que prefería no hablar del tema.

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 105
  • 4.55
  • 258

Vimara significa "Famoso en la Batalla", como el señor de la guerra y caudillo gallego que reconquistó Oporto a los moros. Desde pequeño me han gustado la fantasía y la ciencia ficción. Ya de niño me inventaba mis historias y ahora quiero escribirlas. Propicios días/noches.

Tienda

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta