cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
Atrapado
Suspense |
29.03.20
  • 4
  • 2
  • 336
Sinopsis

Cambio de celdas.

Un cuarto a oscuras. La mayoría de los susurros poseían atributos cavernosos y hostiles.

¿Cómo salir con vida de aquí?

Todas las plegarias atraviesan mi mente; a rebosar de pensamientos que carecen de la lucidez precisa. Mi respiración se hace caliente y mis pulmones pierden aire; mis ojos empiezan a humedecerse. Golpeó el suelo de concreto con mis puños; la sangre comienza a recorrer la palma de mi mano, utilizando mis marcas como carreteras.

Las paredes, grisáceas y sin nada decorándolas, comienzan a parecerme más grandes de lo normal. No hay retorno. Las decisiones que tomé han perdido sentido y carecen de importancia; la oscuridad apenas es alejada por aquella bombilla que cuelga sobre el techo. Sé que ha perdido fuerza por sus tintineos; ha estado así desde que caí aquí.

La pesadilla crecía mientras el día (o lo que parecía ser un día en ese maldito espacio) pasaba. Sabía que era de noche cuando el foquito se apagaba; aquella costumbre que de niños nos enseñaban nuestros padres; era la prueba de madurez y comprobar si tenías el valor suficiente de afrontar la adversidad.

En las paredes, como las copias de pinturas rudimentarias de nuestros antepasados, se plasmaban en el concreto: figuras abominables y miles de formas que carecían de sentido. Las imágenes salían de mí. Tal y cómo un proyector, mi cuerpo eclipsaba las tomas.

Las sombras humanoides bailoteaban y merodeaban por todos lados. Mis piernas comenzaban a tambalearse; mis párpados perdían fuerza y forzaban mi mirada a oscurecerse. Los sollozos y lamentos habitarían la oscuridad hasta el siguiente día.

El oscuro sitio se estabilizó poco después. Silencio. Mis jadeos eran el único sonido que emanaba el lugar, la luz había terminado y regresaría dentro de unas horas. Horas…

¿Cómo demonios llegué aquí?

Sentí una punzada en mi sien derecha; la palpé cuidadosamente. Recordé finalmente porqué estaba ahí.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Tienda

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
10.03.20
13.08.19
Encuesta
Rellena nuestra encuesta