cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
Aún puede ser de día un par de minutos más
Varios |
21.02.07
  • 4
  • 8
  • 2884
Sinopsis

      Aún puede ser de día un par de minutos más, espero conseguirlo. Y no crean que es una estupidez, creo firmemente en mi capacidad de retener el tiempo dentro de mis pulmones. No dejaré de intentarlo.
      Existe un punto de no retorno. Cuando era niña solía contener la respiración bajo el agua; aguantaba el máximo, sabía que existía cierto punto hasta el que podía llegar y permanecer consciente. Llegado a ese punto, algo latía dentro de mí y era entonces cuando emergía a la superficie, camino de la asfixia. Me gustaba jugar a rozar mi propio límite, el punto de no retorno que cada uno llevamos dentro.
      Mi prima Marta, cronómetro en mano, medía el tiempo que pasaba bajo el agua. Pero yo siempre supe que aquello era mentira, el tiempo no puede ser medido; entonces estaba segura de que el tiempo no pasa a igual velocidad cuando uno no respira. Asumía esa percepción que solemos tener del tiempo como partícula que viaja, y que altera su velocidad a antojo propio. Despacio, mucho más despacio si paseaba entre mis pulmones dormidos, el tiempo.
      A continuación invertíamos el proceso y era Marta quien descendía al fondo de la piscina. Siempre aguanté más que ella; yo sabía retener el tiempo dentro de mis pulmones. Ella nunca rozó su punto de no retorno, ese instante en que el tiempo se detiene por completo.
      Es así como lo veo. El sol araña el cielo, que parece desangrarse lentamente, y no quiero que muera. Y sé que si le observo fijamente y contengo la respiración, también podré contener el tiempo, al menos un par de minutos, al menos mientras alcanzo ese lugar en el que el tiempo me pertenece.
Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Muy originada la idea y fenomenalmente redactada. Sin duda lo sientes así, que puedes retener el tiempo. Y yo que me alegro, sinceramente.
    Me recuerda mucho uno de los cuentos de "Antaviana" de Pere Calders, en aquel, el protagonista lo que retiene, en lugar del tiempo, es la vida que la lleva cogida en la mano... pero al final tiene que abrirla, como tu protagonista deberá soltar el aire. El sol que se va es también la muerte, como lo es el abrir la mano en "Antaviana".
    Fascinante escrito. Me quedo con algo: "el tiempo no puede ser medido;", y le añadiría algo: no puede ser medido porque no existe.
    normalmente nadie tienta a la adversidad...así porque sí ....lo transmitido en este relato deja ver en claro lo sucesivo que es el tiempo...yo me canso de hablar sobre él y representa un dilema...una constante que se prolonga y acentúa su traslado en nuestras vidas...sin embargo retener el oxigeno y comprobar que el tiempo es otro no lo había corroborado...en alguna ocasión también he retenido la respiración bajo el agua...lo hacía con mi hermando menor...pero siempre hacía trampa...un recuerdo agradable que me ha enviado al pasado...sin querer...bien camarada
    el mismo tiempo es corto para la felicidad y largo para la desgracia
    Corto y bien redactado. No sólo el tiempo es relativo, si no que nuestra forma de percibirlo también lo es. Una vez, en un documental, oí que decian que probablemnte las moscas vieran todo nuestro entorno a cámara lenta.
    Quizás no me hubiera detenido tanto en el ejemplo de la piscina pero el texto en sí está bien redactado y transmite. Las tres últimas líneas son las que más me han gustado: creo que representan la esencia del relato.
  • 71
  • 4.13
  • 671

¿Aficiones? y qué os voy a contar que no haya contado ya...

Tienda

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta