cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

6 min
¡AY, LOS HIJOS! 2
Amor |
06.09.21
  • 5
  • 7
  • 237
Sinopsis

Por tanto Rodrigo Vives que se sentía perdido en un túnel afectivo con sus hijos decidió ir a la consulta de un psicólogo especialista en conflictos familiares para que le diera alguna orientación sobre aquella cuestión. Pero tuvo dificultades en convencer a su mujer para que le acompañara a dicha consulta, a propósito de su rusticidad. Para ella que se consideraba una mujer muy práctica, las sutilezas de la mente eran meras creencias, fantasías sin ninguna consistencia tangible. No obstante después de mucho insistir Rodrigo consiguió que ella fuese con él al psicólogo.

- Bien. Ustedes dicen que tienen un problema con sus hijos ¿no? - les instó el especialista llamado Alfredo a hablar cuando ellos estaban en su despacho.

A continuación Rodrigo y su mujer le explicaron al especialista con toda suerte de detalles el nefasto comportamiento de sus hijos; sobre todo enfatizando la hostilidad con que les trataban; era como si sus retoños les echaran en cara el hecho de haberles traido al mundo, cosa que por supuesto ellos no comprendían en absoluto, cuando precisamente tanto Rodrigo como su mujer Rosa desde que eran bien pequeños siempre les habían enseñado a respetar a sus padres y a sus abuelos.

- Nosotros, a pesar de que en un momento dado pudiéramos discutir con nuestros familiares, teníamos en consideración sus puntos de vista sobre la vida; a sus experiencias personales. Pero al parecer hoy en día esto ya no vale nada - le dijo Rodrigo al psicólogo Alfredo, que era un hombre de cincuenta y tantos años, cuya mirada inspiraba confianza; una singularidad que a Rodrigo le dió la sensación de que bien pudiera ser una deformación profesional.

- Exacamente así es, señor. Pero eso no es nada nuevo. Desde la más remota Antigüedad los jóvenes siempre han despoltricado contra las generaciones anteriores - les respondió Alfredo- Es ley de vida. Sí, porque en esto se basa el movimiento del mundo. Por otra parte, como en la actualidad en contraste con épocas pasadas en las que predominaba el modelo del venerable señor mayor, se ha idealizado el joven inexperto. Por eso se ha recrudecido la guerra generacional en los hogares. Pero también tenemos que ser conscienetes que si nosotros antes estábamos influenciados por las enseñanzas de los padres; o de lo que estaba escrito en el papel, ahora esto se ha roto totalmente; hay un antes y un después. Hoy en día la "Lampara Maravillosa de Aladino" es la Informática y su "genio" son las Redes Sociales. Podríamos decir que ya no hay una continuaidad en nuestra Historia reciente.

- Sí, sí. Todo ésto está muy bien doctor. Pero a nosotros este cambio generacional no nos soluciona nada. A nosotros lo que nos preocupa es el maltrato de nuestros hijos que lo tenemos que sufrir casi todos los días y no sé qué podemos hacer - le dijo Rodrigo a su interlocutor que se le antojó que éste era algo teórico.

- ¡Sí, éso! - corroboró Rosa.

- Claro. Por lo que cuentan sus hijos pueden tener un trastorno de la personalidad, por lo que sería conveniente que yo les visitara.Por desgracia hoy en día a este trastorno de la personalidad se le entiende como una legítima manera de ser, a tenor de una mal interpretada libertad de expresión; y aquí entraría la antipsiquiatría, pero que en realidad esto es lo más conflictivo que hay porque no se respeta a nada ni a nadie. Pues ahora muchos jóvenes rinden culto al hedonismo, y no soportan ningún tipo de autoridad. ¿Les han puesto unas normas a sus hijos cuando eran pequeños? ¿Decirles lo que estaba bien y lo que debían hacer, y lo que estaba mal y no debían hacer?- inquirió Alfredo- Piensen que esto es muy importante porque hay muchos padres que pasan por alto dichas normas para que no se les acusen de autoritarios . No obstante sí que es conveniente mostrar a los hijos una postura de autoridad.

- Nosotros hemos hecho lo que hemos podido - respondió vagamente Rodrigo-. Les hemos regañado cuando era necesario. ¿Por qué siempre se culpabiliza a los padres de muchos errores de los hijos? Hay buenos hijos y malos hijos y muchas veces no se sabe la razón de eso - se quejó él-. Estoy harto de que los padres siempre seamos los malos de la película.

- Sí se sabe. La personalidad del hijo se compone del temperamento que es genético y del aprendizaje que viene del ambiente que le rodea, que puede ser tanto de la familia como de la calle - -dijo el psicólogo.

Entonces Rodrigo cayó en la cuenta, pero se abstuvo de decir nada para no inflar más el conflicto familiar. Sus hijos habían heredado el agresivo temperamento de su abuelo materno el cual se había agravado al aprender desde su más tierna infancia cómo su madre que era quien les criaba no cesaba de censurar y de atacar verbalmente al padre por cualquier fallo doméstico que éste pudiera cometer, y ahora ellos hacían igual con su familia.

- Bueno. ¿Y qué podemos hacer? - preguntó al fin Rodrigo.

- Que vengan aquí para hablar conmigo, Y tengan paciencia, paciencia y paciencia. Déjelos a su aire para que vivan sus propias experiencias. Pero a la vez no se dejen avasallar por ellos. Hay que ponerles las cosas claras. Y si se enfadan con ustedes que se enfaden. Ya se les pasará. Piensen que ahora son como unos adolescentes retardados, y ya veremos adónde iremos a parar con este ambiente tan crispado que hay, que está alentado por los partidos políticos.

Cuando terminó la visita de los Vives y el psicólogo Alfredo se quedó solo en su despacho, se pasó la mano por la frente sin estar demasiado seguro de haber aconsejado como debía a aquel matrimonio.

Pues él también había estado maltratado por su hijo y hacía una semana que lo había echdo de su casa.
 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Cada persona es un mundo y cada familia una rama de ese mundo y algunas ramas tienden a romperse, un saludo
    De cualquier forma, al parecer estos hijos, son sumamente egoístas y mal agradecidos. Eso no se puede solucionar, hay personas que actúan bien y otras no. Me parece que vivimos una época de obnubilación y de gran ignorancia; sobre todo porque solo se valora lo material y los sentimientos y lo espiritual se desprecia como si fuera un lastre. Lo importante sería reencontrarnos con la esencia, para mejorar la existencia. Ojo no hablo de religión sino de espiritualidad.
    Hola Francesc. me gustó tu relato. Los temas generacionales son permanentes. Sin embargo en mi humilde opinión los que mas responsabilidad tienen son los padres. Me parece que el problema se genera en la comunicación y la empatización. Somos humanos y por lo tanto pasibles de cometer errores y sobre todo creer que siempre tenemos razón. Tu relato llama a la reflexión y a la revisión de las ideas propias y ajenas. Ahora tengo 68 años y mis hijos son grandes, tengo nietas adolescentes; afortunadamente todos son personas amables e inteligentes que por ahora no nos plantean dilemas. Los seres humanos somos complejos y creo que si somos capaces de dejar el dogmatismo a un costado, posiblemente obtengamos relaciones mas satisfactorias. Lo importante es saber que la verdad está fuera de cada uno de nosotros. Te felicito y te envío un gran abrazo
    Francesc, los afectos nacen y crecen en el hogar y se afianzan con el apoyo del grupo familiar. En los países europeos, USA, Canada, ambos padres trabajan para mantener el hogar, los hijos permanecen solos o bajo cuidado de una tercera persona, lo que interfiere con la relación afectiva entre ellos. En el libro Animal y humano de Konrad Lorenz refiere la importancia de la impronta en el apego hacia el progenitor o cuidador que este presente en el momento del nacimiento y su permanencia en el nido durante el tiempo suficiente para brindar afecto durante el crecimiento. De allí que muchos niños y adolescentes se unen a grupos de personas, pandillas, o bien narcotizan sus carencias tratando de suplir sus carencias.
    Muy bien, descripto, algunos el vinculo de padres e hijos. Los pollitos se rebelaron contra el gallo y la gallina, me gustó el límite de Alfredo. Esta historia me hace acordar al libro "amor líquido", efímero y utilitario, si me sirves te quiero , sino no!!!!!!......males de esta terrible época de ...crisis
    Saludos Francesc, una historia bien narrada y vigente, que se vive en algunos hogares...Existen según los expertos, diferentes tipo generacionales, según los años en que se nace: X,Y,Z, los Millennials, generación de Cristal y la Alpha ( nacidos después del 2010) todas con sus características definidas....Sean cierto o no, los criterios que se manejan para identificarlas, existe un aspecto cierto, algunos hijos son reflejo de la educación de quienes fueron los responsables de su crianza y otro, el ambiente, su entorno, que influye considerablemente. Se puede educar disciplinando con el propio ejemplo de los padres. Hoy no se dan consejos, no escuchan, pero si das ejemplos, te observan.
    Si creces entre algodones y con pocas normas, en la adolescencia, (pre y,post) eso se agranda como una goma elástica desarrollando una baja tolerancia a obstáculos y negativas y un fuerte rechazo al esfuerzo... Buen relato, Francesc. Un abrazo!
  • Un paseo por la Barcelona histórica a tavés de un personaje que existió. Un relato dedicado a mi amiga Serena, a la estupenda Ana Pirela, que aunque no es de esta ciudad, sí que la visitó una vez, y a los buenos autores de esta página.

    Es un relato que ha nacido a raíz del conocimiento que he tenido un padre que ha roto con sus descendientes.

    La mala situación de las mujeres de Afganistán, aunque ahora haya empeorado, no es de ahora sino que viene de lejos.

    Un hombre común se casa con una convencional mujer, pero ésta le hace dar un insospechado vuelco en su vida. Esta es una historia basada en hechos reales; pero aviso para que no hayan confusiones que el protagonista de la misma no soy yo.

    La nostalgia es un sentimiento humano tan válido como cualquier otro.

    Hay quien confunde el pobre fisgonear con la sutil curiosidad.

  • 166
  • 4.53
  • 262

He realizado estudios de psicologgía profunda y metapsíquica:; he publicado relastod en algunas revistas; y hace años que colboro y llevo tertulias literarias.

Tienda

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta