cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
Bajo el lodo
Varios |
31.10.06
  • 4
  • 3
  • 1562
Sinopsis

Quitaron la capa de barro y destaparon una imagen que no esperaban.
Aquella mirada verde apareció ante ellos, liberada de los restos del desastre.
El alud de fango y piedras que había sepultado la aldea lo había cubierto todo. . . el ayer, el hoy y las esperanzas del mañana.
María quería dejar atrás lo que había sido hasta entonces, tener la fortaleza suficiente para convertir aquella desgracia en su nuevo punto de partida, pero ahora la imagen que contemplaba volvía a recordarle todo lo que no quería ser.
Roberto le apretó los hombros para transmitirle el apoyo que necesitaba, pero María en aquellos instantes, sólo buscaba soledad.
Quería enfrentarse a la imagen sepultada por el lodo y el hombre comprendió. Sin pronunciar palabra se marchó abandonando a María frente a sus miedos.
Los ojos verdes descubiertos la retaban con serenidad, fijos en sus pupilas, sin darle tregua a los reproches que pasaban por su mente.
Con mano temblorosa desprendió más barro, como si deseara encontrar algo más de lo que , en realidad, estaba segura que había.
El rostro apareció completamente al descubierto, pero María era incapaz de apartar su mirada de aquellos ojos.
Era extraño, no los reconocía como algo cercano. Era como si después de años de ausencia voluntaria, uno regresara a un paisaje que se supone debe resultarle familiar, porque en algún momento ha formado parte de su vida.
Esa era la sensación que recorría el pensamiento de María, aquella imagen pertenecía a su pasado, aquellos ojos estaban enterrados en un ayer cercano, pero la persona que creía ser ahora no se identificaba con aquella representación de una vida que no había querido tener.
Respiró hondo y sus pulmones se llenaron de determinación. Tenía que ser valiente, por lo menos esta vez. . . necesitaba romper con todo lo que tenía delante para volver a empezar de nuevo.
Con decisión golpeó la imagen que le arañaba el alma y sus fragmentos se mezclaron con el lodo que cubría el suelo.
La tristeza de aquellos ojos verdes desapareció de su vista y de su vida.

Roberto escuchó el ruido dentro de la habitación de la eterna luz roja y supo que María se había liberado. Rompiendo aquel espejo, María había dejado de ser la mujer que nunca quiso ser.
Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 47
  • 4.02
  • 716

hablar, leer, escribir. . . soy una enamorada de la palabra

Tienda

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.06.20
10.03.20
13.08.19
Encuesta
Rellena nuestra encuesta