cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
Benedetti es la Literatura
Reflexiones |
25.08.09
  • 5
  • 4
  • 3623
Sinopsis

Sucede a veces que descubres realmente a un autor cuando se muere. Algo así me ha pasado con Mario Benedetti, muerto hace unos meses. Para mí era el típico tótem de la escritura al que, por las razones que sean, vas dejando para otra ocasión. Hasta que al fin, un día cualquiera, abres sus páginas repletas de emociones y te quedas absorto, hechizado. Comencé con ‘El buzón del tiempo’, un conglomerado de relatos sencillamente apasionantes. Emotivos, sencillos, colosales. Luego llegué a ‘La tregua’, la novela que narra el estremecedor intento de un hombre en cuesta abajo que, sin saber cómo, se planta ante su última oportunidad para amar y ser feliz. Y ahora, ‘Vivir adrede’, la prosa poética que trasluce reflexiones profundas con la sensibilidad a flor de piel. No podía dejar de compartirlo con vosotros; para los que lo conocéis y los que no. Hace unas semanas, una noche, con las olas del mar de fondo, leí los cuatro párrafos más bellos de toda mi vida. Son los que conforman su escrito ‘Pérdidas’. Para mí, son la Literatura, con mayúsculas. Así es como el gran Mario Benedetti emula sus pérdidas:

“El pasado es una colección de silencios, pero hay partículas calladas, irrecuperables provincias de mutismo, albas y crepúsculos que quedaron ocultos, más allá de ese horizonte tan poco hospitalario; tallos que nunca más se expandirán en rosas, oscuras golondrinas que se aclararán en uno que otro vuelo.

Lo perdido tuvo color pero ahora es incoloro. Los latidos del gastado corazón invaden nuestra noche, pero el insomnio actual tiene otra partitura. Lo perdido es también un par o dos de labios que probaron el sabor de los míos, y que ahora tan sólo puedo besar en mi memoria.

Lo perdido es la luna redonda que yo hacía ovalada en mi retina y el firmamento con estrellas que ahora es apenas un cielo raso azul.

Todo se va borrando, todo pasa a ser sombra y vacío. Y el obligado acabose no nos ayuda a hallarlo”.


Amén.

MIGUEL ÁNGEL MALAVIA
Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Conquense y madrileño, licenciado en Historia y Periodismo, ejerzo este último. Libertario y comunitarista, voto al @Partido_Decente. Mi pasión es escribir.

Tienda

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta