cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

8 min
BÍPEDOS PENSANTES O RACIONALES, ¡JAJAJAJA!
Terror |
06.12.16
  • 5
  • 2
  • 851
Sinopsis

Casi 5000 refugiados sirios y demás [entre ellos cientos de niños] ahogados en el Mediterráneo en lo que va de año. Asesinatos y bombardeos convirtiendo una parte del planeta en una escabechina. Miles de animales inocentes [galgos, etc, sacrificados en las perreras]... ¡Mi madre, y ahora todos a celebrar las Merry Christmas! ¡Cómo está el mundo, Facundo! ¡Increíble pero cierto!

       A las conciencias humanas les cuesta muy poco integrarse a la manufactura de la sangre, y no me estoy refiriendo a la fabricación del chorizo, ni de la morcilla o del salchichón, sino al incesante ir y venir en ese trajín belicista que, por mor del malhadado pero siempre ambicionado Poder, disfruta oreando las tripas del prójimo en cuanto se alía con la eterna amiga la guerra. No hace falta, pues, retrotraerse a la edificante lógica filosófica de la gran Grecia, que estudió a fondo el pelaje de los bípedos habitantes de este planeta, para seguir asegurando que los hombres, durante los siglos que andan coleando por el mismo [séase la Tierra], además de formar el más gigantesco subgrupo peludo, menos idílico y sin principios que pueda uno [de la misma especie] imaginarse, son, además, unos auténticos animalejos a los que siempre les ha gustado la sangre más que a las sanguijuelas. Y por más que la consuman nunca alcanzan el hartazgo, convirtiéndose así en los más conspicuos comensales de la muerte. Y por eso no les ha  importado pasarse, durante miles de años, haciendo el bestia y exclamando [para encandilar la heroica "gandinga" patriotera -"sense of shame", como diría the british people  o "vergüenza torera" el españolito pueblo -y por aquello de que la marcha del progreso es irrefrenable-] chorradas del tipo: "¡Vivan los héroes, inventores de las artes más inhóspitas, y si hay que pringar, se pringa, porque así lo exige el oficio de la responsabilidad patria!" Total que si la historia del mundo suele ser tan emocionante como aseguran los historiadores, es porque los habitantes de este maravilloso planeta siempre han estado locos de remate,... locos, ¡vamos!, y sin remisión por lo que todavía andamos viendo en pleno siglo XXI.
 

       Y quizás sea por eso mismo por lo que más de un listillo, iluminado por los misticismos religiosos de los que tanto han abundado en los siglos pretéritos, no han dejado de tratar de convencernos de que nada es como nos lo han contado, incluidas las teorías darwinianas sobre la evolución del simio. Y es que, como es bien sabido, las visiones contemplativas, ya sean cristianas, islámicas o budistas, siempre han ido por libres, con inclinaciones y tendencias de buen corazón pero no exentas de egoísmos, y por eso no hay quien las entienda. Y ¡ay de aquél que quiera volverlas del revés!
 

 

     Pongamos por ejemplo a San Agustín, obispo de Hipona [ciudad de la Numidia Africana], que parecía no percatarse demasiado de que los invasores bárbaros andaban por toda Europa y el Norte de África comiéndose el mundo por los pies y sin dejar títere con cabeza. Él, como resignado místico, y mucho antes de ser elevado a los altares, iba también por libre en sus concepciones sobre la temeraria y sanguinaria naturaleza humana y el mundo físico habitado por los salvajes homínidos. Y es que para San Agustín "el hombre no era más que un alma racional inmortal creado conforme a un confuso plan divino, el cual, por muy fiero que fuese, se servía, como instrumento, de un cuerpo material y afortunadamente mortal" Y es probable que fuese por este razonamiento anímico por lo que cuando languidecía moribundo de arteriosclerosis, de hemorroides y de inquietud ante los inenarrables problemas doctrinales del cristianismo que lo atormentaban, allá por el 430 D.C, no considerase como irreparablemente terrorífico que los vándalos de Genserico asediasen Hipona, despanzurrando a sus habitantes. Y cuentan las crónicas [que él mismo nos legó] que, convencido como estaba de que las cosas del mundo y los actos de los hombres no tenían la menor importancia [un sofista habría dicho "el menor arreglo posible"], la única preocupación que le inquietaba en aquellos cruciales momentos de tanta escabechina vandálica era si la mujer conservaría en el cielo el sexo que tenía en la tierra, o qué ocurriría el día del Juicio Final con los bípedos devorados por caníbales.

 

      -"¡Caray con el santo!, ¿no?... ¡Hombre!, si se es un poco soñador y se va con buenas intenciones... Pues a mí estos místicos soñadores, que quiere que le diga, siempre me han parecido un poco besugos"
 

      Andando el tiempo también doña Transfiguración Cepeda Sagrario, una dicharacha vendedora que se las sabía todas porque vendía de todo en su puesto del Rastro madrileño: desde viejos sostenes de fililí, gran éxito de ventas y probablemente empeñados por alguna matrona venida a menos de sus pompas y vanidades, -y eso antes de que se hubiesen inventado los wonderbras, con cuya pignoración, a no dudarlo, doña Transfiguración se habría puesto las botas-, bragas de puntilla y calzoncillos blancos -cuya procedencia variaría poco de los ya aludidos sostenes-, de jarreteras a peinetas, o papel higiénico de El Elefante y hasta loción anticaída de pelo para calvos, era de las que tampoco dejaba de arrimar su maña criticona a la degenerada raza humana, y aunque nunca se viera enriquecida por una inspiración tan profunda como para legarnos un tejeringo relamido y pedantemente filosófico del tipo "el mundo desde que es mundo, y pese a tener usos muy diversos, no es que fuera, ni antes ni ahora, bueno o malo, sino más bien tirando a regular", sí usaba de otras precisiones más acordes con su entorno porque era ella muy ferroviaria [sin haber salido en su vida de Madrid], y no dejaba de resoplar y pitarle a sus tumultuarios compañeros del Rastro "que sí, que es una vergüenza todo lo que ha pasado con su dichosa historia [la del mundo], y, por supuesto, todo lo que sigue pasando hoy en día. Y es que con tanta falta de "prencipios" en este humano matadero, no hay dios que haya conocido ni un mínimo tiempo decente"...
 

      -¡Bueno, tampoco conviene exagerar las cosas de este mundo, porque doña Transfiguración siempre se dio buena maña para vivir, y no venía demasiado a cuento que le gustara tanto enlutarnos a todos. Lo que le pasaba a la doña es que con tanto tratar a mangantes y desaprensivos en el Rastro, se le llenaron los sesos de ideas disolventes... ¿Disolventes?... Sí , hombre, sí,  eso de considerar a la raza humana como a una panda de lisiados, cuando a fin de cuentas era la que le daba de comer con sus compras en el puesto del Rastro.

 

      -¡¡Basta!!, y no maree usted más la perdiz, hombre, que ya vendó bastante al mundo y a sus habitantes el reputado cordobés, don Lucio Anneo Séneca, con sus Tratados Morales: que si de la Divina Providencia por aquí, que si de la Vida Bienaventurada por acá, que si de la Constancia del Sabio por allá, y que si de la Brevedad de la vida, de la Consolación y de la Pobreza [que él nunca practicó] por acullá... A veces valdría la pena formar parte de ese club de futboleros y taurinos acérrimos para ponerle una lavativa a la Historia con mayúscula, y que sus diarreas, séanse las inclemencias, desmanes, cachondeos abruptos, amargos y crueles de los hombres, siempre tan desagradecidos y belicosos, se fueran por el retrete de la indiferencia y del olvido, sin que mereciera la pena preocuparse de los rosarios de la aurora que han venido montando desde que este mundo es mundo... ¡Quite, quite! ¡Vade retro! ¿Pero qué ensalzamiento de la ignorancia es ese que me está usted soltando,... por Dios?... ¡No, si yo no digo nada,... si a mí la historia me gusta, pero ya con los Diálogos de Séneca me doy por satisfecho, y ese meritorio esmero que usted emplea para convertir la edificante historia de los hombres en una corrida de toros... ¿Edificante? ¡Vamos, no me haga usted reír! Además a mí las corridas de toros no me gustan... A mí tampoco... ¿Y el mus?... Mire, lo que yo estoy viendo es que nos estamos dejando atrapar por un diálogo de besugos, que es más traidor que un estreñimiento crónico y nos va a dejar las neuronas como un erial. Así que, ¡abur!... ¡Bueno, hombre!,... pero déjeme que le felicite las Navidades... ¡Venga ya , no te joroba, aquí el mister!...

 

*************************************Stavros

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Te agradezco el comentario, mister, jeje, VV.AA. -Lo de las 5 stars, ¡ni me lo creo!- Este texto es de lo que no pensaba borrar. Creo que es bueno refrescar las neuronas de vez en cuando. Aunque, pido perdón [por si alguien se molesta] por erigirme un poquito en "pepito grillo", lo cual es siempre pecar de inmodesto. Sorry! y a ser felices, y quien disfrute con el Merry Christmas, pues, que lo disfrute. Lo cuentos siempre serán cuentos, y, además, a veces hasta resultan bonitos. Saludos.
    Muy bueno. No lo borres. Déjalo un tiempo. Saludos.
  • LOS NIÑOS TIENEN -CENSURADO- LAS NIÑAS TIENEN -CENSURADO- ¡¡OK!!

    Los niños tienen pene. Las niñas tienen vulva. ¿Seguro?...

    Casi 5000 refugiados sirios y demás [entre ellos cientos de niños] ahogados en el Mediterráneo en lo que va de año. Asesinatos y bombardeos convirtiendo una parte del planeta en una escabechina. Miles de animales inocentes [galgos, etc, sacrificados en las perreras]... ¡Mi madre, y ahora todos a celebrar las Merry Christmas! ¡Cómo está el mundo, Facundo! ¡Increíble pero cierto!

    Saludos con humor, "compis", ahora que hemos vuelto a sufrir el anatema del "laburo" (quien lo tenga, claro está).

    Es una variante "más condimentada de mi viejo "TR ERRE QUE ERRE" que trataba sobre la obsesión de las estrellitas en esta web. He leído el texto de J.M. Bartolomé y me ha gustado, así como la valoración que le ha dedicado J.M.Boy. Los "blogs" proliferan, en efecto, y como más o menos dice Boy: son los nuevos monstruos que están devorando las cartas de nobleza de otros valores que antes nos enriquecían. El "bloguero", hoy, es el nuevo Erasmo, siempre a la espera de la lisonja comentarista. Y como dijo no sé quien: "el que espera desespera". ¿Blogs? ¡Sí! Comentarios a porrillo, sin ton ni son, ¡"chalaura" al canto! ... También es bueno tomárselo con humor, a fin de cuentas son los gajes del siglo XXI. ¡Saludos!

    ¡El tormento exquisito, jeje!

    Gracias Pielfría (Christian),Umbrio, P.Castelao, Alexdz74, GuillermoGTO, por vuestros comentarios... Y a todos. Un gran abrazo-------- A.D.A. San Francisco de Asís Caja Murcia , nº de cuenta: 2043 0316 33 2001204607 PERRERA HELLIN AYUDA DIFUNDID: SE MUEREN DE FRÍO Y DE ABANDONO EL AYUNTAMIENTO NO AYUDA

Tienda

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta