cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
Boca de todos
Varios |
18.08.07
  • 3
  • 4
  • 1790
Sinopsis

El amanecer les descubrió cuando acababan de hacer el amor. El estaba fumando un cigarrillo. Ella introducía sus piernas en unas blanquecinas braguitas de algodón. La habitación estaba todavía en penumbra, solo iluminada por los rayos del sol que se filtraban a través de las líneas famélicas de la persiana. El parecía pensativo, y algo confundido. Tenía la frente brillante por el sudor. A veces miraba la espalda de su novia, y admiraba cada uno de los lunares que brillaban en aquel esplendor brillante dorado por el sol. Admiraba sus cabellos negros. Las oscuras profundidades de sus ojos. El sueño que él estaba viviendo, mirando aquellos cabellos, se quebró cuando ella se dio la vuelta y le dijo que se marchaba.
-Volveré a las dos, cariño, como siempre. Chao.
-Chao preciosa, que tengas un buen día, te quiero.

Se dieron un beso, y ella desapareció de la estancia y de la casa. Él se levantó y se sentó en la cama, sobre las sábanas que olían a sudor, saliva y semen. Y mirando la ventana vió al sol sumirse en su estandarte, apoltronándose en un cielo cada vez más gris. “Cree que no lo sé. La quiero demasiado para..dejarla. No podría olvidarla, no sería capaz. Ahora se marcha: con tan poca ropa para quitarse…tan poca piel…y tan bonita. ¿Quién puede darle la espalda a una cosa tan bonita? Y yo que disfruto perdiéndome en su pelo. Perdiendo el aire entre sus piernas, gano un alma hermosa que dota de vida a mi sombra. ¿Con cuanta gente estará cada día? Dios mío…¿Con cuántos compartirá esa boca, que me da alas para sobrevivir cada día? ¿Con cuántos comparto el alma?” Dio una calada al cigarro, y se dejó caer sobre la cama. “Ana, te quiero. Y…no sé si está bien, o mal. Pero…te seguiré queriendo aunque me sajes los ojos. Aunque me partas las alas. Aunque me destroces la boca. Te querré aunque me rompas la boca. No puedo evitarlo…no está en mi mano, dejar de quererte”.
Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 47
  • 4.05
  • 703

leer, escribir, pensar que hay algo más, creermelo de verdad, y al volver a pensar, reír decepcionado

Tienda

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta