cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
Bombardeo
Históricos |
29.07.06
  • 3
  • 3
  • 3564
Sinopsis

Nos han ordenado apagar las luces y toda la ciudad se queda a obscuras.
Suenan las sirenas pero madre y yo no vamos al refugio porque no hay refugios para todos y, además, los refugios no son mucho más seguros que casa.
Padre no ha llegado todavía y ya se escuchan los reactores rugir sobre la ciudad. Madre llora. Me abraza y a obscuras noto como se muerde los sollozos, pero creo que la siento temblar aunque con mis temblores no puedo saberlo.
Empiezan las explosiones, no sé si son cerca o lejos, pero tras dieciséis días de bombardeos suenan a miedo.
Entre las maderas que cubren las ventanas los brillos delatan las futuras explosiones y con ellos veo las húmedas líneas que cubren la cara de madre.
La puerta se abre y entra padre y se abraza a nosotras.
Ya estamos los tres y ya no siento el frío del miedo. Madre tampoco tiembla, ahora ya nada importa, estamos preparados para morir.
No se escuchan más explosiones y el rugir de los aviones se aleja. Permanecemos abrazados en silencio.
Suenan las sirenas y padre aparta las maderas de una ventana, pero no quiero mirar. Entre tanto, madre ha encendido una vela y puedo ver la cara de mi padre que sonríe con suavidad, pero no me engaña, su corazón llora.
--¿Por qué?—Logro decir con la voz rota por el llanto atragantado.
--Porque estamos aquí y ahora. Las alegrías y las tristezas van y vienen y le tocan a quien le tocan. No busques razones, no busques culpables pues solo hallaras el camino del odio nunca el del agradecimiento.
Padre ha sufrido demasiado y algo debe haberse roto en su interior. ¿Cómo es posible no odiar?
Pero padre parece leer mi interior.
--Solo hay una forma de vivir por desgraciado que seas y es aprendiendo a no odiar, porque cuando odias algo muere en ti. Tu hermano murió hace cinco días y algo muy nuestro murió con él, pero si odiáramos por ello ya no podríamos vivir.
“Padre se ha vuelto loco”.
En la calle se oyen gritos y lamentos. Nos asomamos a la ventana y hombres y mujeres gritan al aire como retando a los aviones. Mucho jaleo pero nada inteligible. Algunos portan viejos fusiles y disparan al aire.
Padre vuelve a leerme el pensamiento.
--¿De verdad crees que yo estoy loco?
Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 220
  • 4.17
  • 643

Criticarlo todo pero de forma constructiva. Las ciencias, no en vano estudié ciencias químicas... en fin que no soy de letras, espero que sepáis perdonarme.

Tienda

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta