cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
Borrachera
Reales |
02.01.19
  • 4
  • 1
  • 456
Sinopsis

Acostada en la alfombra rodeada de vómito, respirando alcohol, con el cuerpo adolorido, contigo en el pensamiento sintiéndome la más estúpida de todas...

Tirada en la alfombra del salón, siento sube y baja de mareos en la cabeza, mis ojos están quietos pero pareciera que estoy montada en un carrusel que no deja de dar vueltas, no puedo moverme, no quiero moverme.

Maldita idea mía de seguir un dicho colectivo “beber para olvidar” ¿olvidar? ¡Malditos! colectivo de ilusos, generación tras generación heredando un dicho banal, ¿Qué olvidan? ¿Realmente olvidan?

La necesidad de sosiego me llevo a aferrarme a este dicho que había oído hasta de mi padre, he visto a allegados “olvidando” al son del alcohol, sorbo tras sorbo, transformando su dolor en lágrimas, las lágrimas en desesperación y la desesperación en inconciencia pero ¿realmente olvidan?

Deambulando por la oscuridad de mi alma apareció ante mis ojos un hombre desaliñado, cuidando con recelo la botella que llevaba en las manos, caminaba sin rumbo repitiendo. -el alcohol es lo que me queda, me ayuda a olvidar, me ayuda a ser fuerte.- maldita la hora en la que mi curiosidad prendió en mí la duda ¿funcionará? ¿Olvidare?

Al entrar en la tienda de licores vi un sinfín de opciones ¿con cuál se olvida? Preguntar algo tan obvio me llenaba de vergüenza, vi por la tienda a un par de jóvenes debatiendo si llevar dos de vodka o una de red label, debatían con cuanto nivel de alcohol podrían aguantar toda la noche, estas generaciones conciben precozmente una habilidad innata para este tipo de cosas, debido a mi entorno familiar basado en oraciones y normas no llegue a concebir este tipo de habilidad. Finalmente y después de mirar en toda la tienda me decidí a coger lo más barato que encontré.

En el silencio de mi casa, en el salón, aquel en el que tantas veces había llorado por el vacío que han dejado en mi vida me decidí a “olvidar”

Agrio sabor de alcohol traspasa mi garganta ¿Cómo puede llegar este nefasto sabor a tener tan fieles dependientes seguidores? Vaso tras vaso empiezan a venir a mí recuerdos, recuerdos que antes me llenaban de pena ahora en los brazos del alcohol hieren y me veo sangrar, sangran mis ojos, mis lágrimas apuñalan mis ojos, lejos de olvidar mi subconsciente está recordando, recuerdo tus besos, recuerdo tus caricias, recuerdo tu voz diciendo que me amas, recuerdo tu cuerpo. Estoy por terminar esta botella y no hago otra cosa más que recordar.

Acostada en la alfombra rodeada de vómito, respirando alcohol, con el cuerpo adolorido, contigo en el pensamiento sintiéndome la más estúpida de todas y todo por seguir una absurda idea colectiva, lejos de olvidar el alcohol me ha hecho más latente su recuerdo…

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Me gustó tu relato, supongo que el alcohol hace su reacción dependiendo cada situación y persona en particular...
  • He desaparecido en este universo infinito… ¿a quién se dirige alguien que ha perdido su ser?

    casi las ocho… (Suspiro) he de tomar mis silencia voces

    Esto está pasando ¡va a pasar! más allá de prohibiciones, más allá del que dirán, más allá de religiones, más allá de costumbres, más allá de edades

    y entonces… llego a mí tu sonrisa

    como duele ser extranjero cuando el patriotismo te recuerda que no formas parte de su patria...

    Acostada en la alfombra rodeada de vómito, respirando alcohol, con el cuerpo adolorido, contigo en el pensamiento sintiéndome la más estúpida de todas...

    Quiero formar parte del silencio Quiero ser como él, sigiloso

    ¡ese sonido otra vez! ¡Se acerca! ¡Mamá!

    El desespero ha posado en mi pecho su pesada mano, siento como va cortando mi respiración

    ¿recuerdas a aquel monstruo que había debajo de la cama? o ¿el que se escondía en el armario? aquel que salía cuando no cerrabas la puerta ¿recuerdas como papa los espantaba?

  • 12
  • 4.45
  • 358

soñadora....

Tienda

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.06.20
10.03.20
13.08.19
Encuesta
Rellena nuestra encuesta