cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
Brujas en las ventanas
Reales |
11.12.15
  • 5
  • 1
  • 442
Sinopsis

Me acuerdo de unas calles estrechas con brujas encerradas en las ventanas.

Alguien me llevaba de la mano y me decía que no me acercara demasiado, y yo me apegaba a esa falda de voz tranquilizadora. Las calles eran grises y oscuras, y a los ojos de hoy, parecen de otra ciudad o de otro tiempo.

Pero recuerdo perfectamente la escena, cuando observaba las ventanas estrechas y las rejas oxidadas que las cubrían.

Hay una especie de neblina y un punto fantasmal en el aire, y aunque todo transcurre en solo unos metros, ha sido imborrable de mi memoria.

Todavía no sé qué o quién se escondía allí, y por alguna razón, nunca he querido preguntarlo.

-Ahí encierran a las brujas que se portan mal –me decía mi madre-. Y yo no quiero asomarme, pero no puedo con mi curiosidad. Miro a través del hueco y veo que algo deambula en el interior. Se mueve de un lado a otro, sin demasiado espacio, y entiendo perfectamente que está encerrado.

Alguien me sube en el aire y ahogo la impresión de vértigo del estómago. Miro hacia arriba y veo a mi padre, que me revuelve el pelo con su manaza grande y no me dice nada, pero por alguna razón invisible me cura el miedo.

Ahora, veinte años después, camino y la escena me golpea de golpe. Frunzo el ceño: estoy de repente en la misma calle, pero en otra vida, o en veinte vidas después.

Entonces analizo con la mente de ahora: barrio del carmen, callejón oscuro y antiguo. Ventanas o respiraderos a la altura del suelo. Me agacho y miro el mismo hueco: periódicos sucios, basura. No hay brujas. Ni magia ni miedo. No tiene sentido seguir mirando. Sigo andando, algo se queda para siempre en esos metros. Escucho algo y me giro. Un gato sale de otro de los huecos. Chasqueo la lengua. Ya no hay brujas en las ventanas.

 

 

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 12
  • 4.67
  • 186

Por momentos con manos ansiosas para trazar, o narrar alguna historia. Siempre A la búsqueda del artista, que viene y va; a veces deja algo, hay que atraparle en cuanto asoma la cabeza. Pero, ¿cómo? ¿Y cómo se describe este? Por momentos se dice un gran artista que busca el momento (risas), y después se dice no serlo. Y con todo, aún dice, dice, que es posible recibir magia e inventar sueños. Buahh, estará loco. A veces busca al artista, y mira y palpa sus gestos y sus dedos, y escribe, y anota siempre lo que le viene en gana, siempre y como quiere, ¡nunca como le dicen! Y ahora va y dice: ¡Vive!, ¡siente!, ¡y sé libre!

Tienda

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta