cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
Buena puntería
Amor |
12.01.18
  • 5
  • 5
  • 289
Sinopsis

Pasa con mucha frecuencia. Los sueños e ilusiones nos acompañan hasta el fin.

La aguda punzada hizo que detuviera bruscamente su andar.

Dirigió su mirada hacia el sitio donde se originó el ataque, pero sólo pudo ver la estela de unos cabellos amarillos desapareciendo tras el muro que hacía esquina.

La sensación inicial fue seguida por una fuerte opresión en el tórax, que luego se tradujo en un incontrolable estremecimiento que se propagó por todo su cuerpo.

Un súbito sentimiento de rabia se apoderó de él. Ya estaba harto; casi a diario sufría la agresión de aquel chaval que rápidamente se esfumaba sin dejar rastro.

 

— ¡Buenos días, Pastor! ¿Cómo estás?

— ¡Hoooola! —atinó a responder con voz nerviosa.

— Llegas temprano hoy —le dijo la mujer, dejando oír aquella voz que sonaba como música en sus oídos.

— Ssssiii... salí de casa un poco antes... pppara acompañarla —asintió él, intentando disimular su nerviosismo.

— Eres muy gentil, Pastor. Te lo agradezco mucho. La compañía de un hombre siempre es importante para una mujer.

Sin poder evitarlo, Pastor pensó de nuevo en la innegable relación que existía entre la aparición de la joven que llenaba sus sueños y la del mozalbete rubio, desnudo y con un carcaj abarrotado de saetas doradas cruzando su espalda, que le disparaba apenas apuntando, pero que invariablemente atinaba en el lado izquierdo de su pecho. 

 

Al llegar a la escuela se despidieron con un simple «hasta ahora». Ella iba pensando en la elaboración del examen que debía aplicar ese día a sus alumnos del segundo grado. Él, por su parte, intentaba elaborar un plan para sorprender al catirito y despojarlo de su armamento. Estaba seguro de que si lograba clavar una de esas flechas en el corazón de su adorada maestra, su amor sería correspondido.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Después de algunos años en blanco... haciendo un esfuerzo por sumergirme de nuevo en el mar de las letras.

Tienda

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
19.09.18
25.05.18
Encuesta
Rellena nuestra encuesta