cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
Buenos días, mi vida
Amor |
17.09.19
  • 5
  • 5
  • 160
Sinopsis

Mi despertar perfecto.

Escuchó el sonido del despertador que cesó casi al instante. Se acurrucó un poquito mientras emitía un gruñido suave.

El peso que le hacía compañía en la cama se movió y el colchón recuperó la forma. Volvió a gruñir esta vez un poco más fuerte y más largo, un gruñido cariñoso, no quería que se fuera.

Entreabrió un ojo, "es pronto" pensó, todavía no estaba la luz del amanecer golpeando la ventana. En el silencio escuchó unas patitas apresuradas sobre el parqué seguido de un suave maullido que se dirigía a la cocina. Otras patitas más sobre el parqué, estás más lentas y tranquilas. Notó como el colchón se hundía ligeramente por el peso de un pequeño individuo que apoyaba seguido una pata en su cadera, dos, cuatro, y bajaba poniéndose delante. Lo siguiente fue una pequeña nariz en su cara que le olía los ojos, su nariz, sus labios, su pelo. No pudo contener una sonrisa, esos bigotes le hacían cosquillas. El pequeño visitante se separó y se acurrucó a su lado ronroneando, lo abrazó cariñosamente hundiendo la nariz en su pelaje. Volvió a gruñir cariñosamente al gato y con una sonrisa y un pequeño y suave apretón, terminó de abrir los ojos.

Se desperezó aun en la cama, levantó la colcha y se puso de pie buscando las zapatillas de estar por casa a tientas, se las puso primero una, luego otra y después, siguió la luz del pasillo hasta la cocina.

Olía a café recién hecho y a tostadas a medio hacer.

Vió su espalda delante de la tostadora con los ojos entrecerrados, la luz era molesta. Y con los brazos estirados cogió su silueta, la abrazó dándole un beso en la piel de su hombro. Apoyó la cabeza y susurró cariñosamente, con una sonrisa:

- Buenos días, mi vida.

- Buenos días, mi amor.

Su pareja se giró y se besaron despacio, ella con sus dedos entre su pelo, él con las manos sobre su cadera.

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 14
  • 4.4
  • 500

Puedo decir de mi que adoro recoger un montoncito de semillas de arce y lanzarlas alto para luego intentar cogerlas; que olvido a propósito el paraguas los días de lluvia, y que paso mis noches mirando el cielo, buscando siempre lo mismo. Soy curiosa, y me encanta aprender. Adoro los buenos consejos, y las conversaciones que duran horas, las pausas y los silencios.

Tienda

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta