cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

6 min
Burreros Espaciales
Ciencia Ficción |
03.01.14
  • 4
  • 6
  • 1319
Sinopsis

Hola, este es un ejercicio literario: que a uno se le ocurra primero un título aleatorio, cualquier cosa y después empezar a narrar. Jugando con la imaginación para divertirse un rato. Pensé en Asimov y Bukowski y hasta en Beavis and Butthead Jajaja. Tal vez termine el relato en un tiempo más. Saludos y feliz año!!!

En el cuadrante de la Confederación Agrícola, Tierra x-51(Planeta para la Siembra y Cosecha de Verduras para Ensaladas) en el continente de las lechugas, un viejo campesino y su nieto comparten historias. Hablan sobre vivencias de juventud, acerca de cual generación, si la del abuelo o la del nieto, la pasó o la pasa mejor. El mocetón se ufana de su vida regada, de los vicios que disfruta, de la fiesta anual de las lechugas llevada a cabo la noche pasada, donde aspiró el humo de mil tallos radioactivos ¡Qué otro remedio en un planeta de mierda, lleno de lechugas!

 - Ja ja jaaa –rió el abuelo, haciendo gala de la última perla en su boca – En este basurero todo lo que tienen son lechugas y zanahorias y más coles. Somos la cloaca del universo ¿sabes? Los jóvenes de acá se drogan como las vacas, con hojas y tallos. Los de afuera, con drogas de laboratorio, pura ciencia del entretenimiento…

- Ya tata, empezaste con tus cuentos de vieja –replica el jovencito con una burlona media sonrisa

- Pues, para bien o para mal, nunca has salido de este planeta –y mientras el anciano habla sus ojos se pierden en el horizonte, como evocando una era dorada –Sabes poco y crees conocer lo mejor ¡pero no es así! Déjame contarte una historia, quizás te interese, porque hace tiempo yo conocí el mundo:

 

“Hace años, mientras trabajábamos en el campo mi colega Ukari y yo, un transporte aéreo descendió hasta nuestra siembra. Al principio nos enojamos, porque el maldito aparato había aplastado montón de buenas lechugas y pensábamos que era mi hermano menor quién venía. Arreglaba este tipo de cacharros en el taller mi buen hermano Chek. Luego me fijé bien en la nave: no tenía el emblema del Planeta de las Ensaladas, ni de la Confederación Agrícola. Tampoco ninguna otra insignia (como ahora, toda nave que circula dentro de los límites del Imperio debe estar marcada por decreto y todo eso...)

Bueno, ya sabía que no era Chek quien había aterrizado y Ukari también lo supo (no me acuerdo si le dije o se dio cuenta. Seguramente le dije, porque Ukari era un poco lento, el pobre) De pronto, la compuerta se abre y aparece un hombre flaco, de barba desordenada, vestido con ropas finas según nosotros, pero sucias. En general, era un tipo sucio, no como un vagabundo, pero se notaba que era marginal, una persona rara ¿me entiendes?

El forastero nos dijo que estaba perdido, que iba no me acuerdo donde y vino a parar aquí. Escuchamos, pero yo no le creí. Tampoco le dije nada. Poco tenía de amenazador este personaje: en mis tiempos de juventud, Ukari y yo éramos fornidos, de tanto trabajar en el campo. "Lo puedo poner de cabeza con una mano" pensé, acostumbrado a medir el valor o la peligrosidad de un hombre por su envergadura física. Aquí la raíz de la primera lección que aprendería más tarde. ¡Qué ingenuo era! Ignorante de las armas láser del exterior y más aún de las mañas de la gente del espacio. Nos podría haber pulverizado por crédulos, hijo.

-Muchachos, necesito descansar un poco. Después me dicen por donde irme y no me verán más, jeje...- dijo el extraño, con tono tranquilizador y sonrisa franca, al menos en apariencia. Nosotros, jóvenes y confiados, nos dejamos convencer fácil. Veíamos a este hombrecito como una figura cómica al principio, como un loco o algo parecido.

Así, de forma espontánea, inició una conversación. Más bien, él habló. Nos contó de donde venía: del Cuadrante Industrial del Entretenimiento, en el Planeta para la Producción de Contenidos Multimedia. Ahí están las grandes compañías de cine poli-sensorial y es donde viven los actores más famosos del Imperio. El extraño capturó nuestra atención con historias locas, sobre personas que tenían como trabajo hacer ningún trabajo o ser "ellos mismos", o ir de fiesta todos los días y todo el día, o copular con personas distintas cuando ellos quisieran; en una ciudad que era como la casa del placer, donde el éxtasis, si el éxtasis fuese una persona, se sentiría como en el hotel más lujoso del Planeta de las Vacaciones. De seguro teníamos los ojos como cuatro lechugas costinas maduras con estos cuentos de maravilla, tanto que el extraño se atrevió a hacernos una propuesta.

-¿Quieren probar algo de verdad bueno?- dijo el forastero con una excitación repentina- ¿Quieren saber realmente de que estoy hablando y visitar la ciudad del placer sin que su cuerpo se traslade un centímetro? Confíen en mi, soy como Prometeo trayéndoles el fuego de los dioses, aldeanos ¡Jajajaja!

Me molestó que nos llamaran aldeanos y de Prometeo no sabíamos nada, pero ya te dije que este tipo era como un chiflado para nosotros, no queríamos hacerle daño. Acto seguido, el hombre de la nave fea sacó de su bolsillo una cajita negra, con una pequeña luz verde en la tapa. Aprieta un botón, la luz cambia a roja y la tapa se abre echando vapores como una pequeña cámara de refrigeración. Ukari y yo vemos el contenido: dos larvas muy grandes, gelatinosas. Los gusanos de col más grandes que había visto hasta entonces eran pulgas de maíz al lado de estos monstruos.

-Ahora, si se atreven, métanselos en la oreja.

La verdad hijo, nos pareció un poco rara la propuesta. Pero tú sabes como es la vida en el campo, cuando nos quedamos dormidos en medio de una plantación, por ejemplo. Despertamos con bichos, lagartijas y demás metidos en otros lados aparte de la oreja.

-Ya, y después de eso ¿qué pasa?- preguntó Ukari. La naturalidad con que respondió mi amigo descolocó un poco al viajero.

-Después... después el éxtasis. Déjame ponerlo así, tu cerebro es el éxtasis del bicho y también su perdición. La destrucción del bicho dentro del cerebro es tu deleite. Deja que el gusano trabaje y mantén la calma. Te pido cinco minutos, eso preciso para devolverles de sobra su amabilidad conmigo- dijo el forastero, como suplicando.

Regateamos poco y nada. Divertidos, nos colocamos las larvas en la oreja. El bicho comenzó a escarbar, se metió muy rápido en el oído y estalló en mi cerebro.

(tal vez continúe)

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Si intentas pegar sin haber puesto nada no te deja, escribes una palabra "toro" luego pegas el textos y procedes a eliminar la palabra "toro" y listo. A mi a lo primero también me dejó extrañado no poder pegar directamente.
    ya corregí los horrores ortográficos, que eran más bien errores de tipeo por transcribir a la ráipida, saludos!
    Hola Vimara, gracias por tus palabras. Oye, sabes que tuve un problema para publicar el cuento acá. Lo redacté en word, cuando le quise pegar aquí solo quedaron unos pocos párrafos. Lo otro lo transcribí a pulso. ¿Sabes como puede solucionar eso, para copiar de una los relatos? Saludos!
    A todo esto, ésto es ciencia ficción... deberías haberlo puesto ahí hombre. La segunda parte si la manufacturas ponga con la etiqueta correcta, y no te desanimes si te valoran poco o te leen poco, a mi el relato me ha entretenido mucho.
    Muy entretenido. Deberías pasar el revisor ortográfico en un word y luego poner algunas palabras y pegarlo aquí.
    Me agrado. Continua por favor
  • No se escribir poemas, por eso escribo esto.

    "No confundiremos al hombre que vive, piensa, actúa y se mueve entre los demás, con el hombre entusiasmado, que coge la pluma, el arco, el pincel o que sube al escenario. Fuera de sí, respondo en todo a las exigencias del arte que lo domina. Pero, pasado el instante de la inspiración, vuelve en sí, y regresa a lo que era antes; algunas veces un hombre comun" - Denis Diderot

    Con rabia y contradictorio.

    Hola, este es un ejercicio literario: que a uno se le ocurra primero un título aleatorio, cualquier cosa y después empezar a narrar. Jugando con la imaginación para divertirse un rato. Pensé en Asimov y Bukowski y hasta en Beavis and Butthead Jajaja. Tal vez termine el relato en un tiempo más. Saludos y feliz año!!!

    Una fantasía, no piensen que quiero ver muerto a alguien jaja. Sirve como terapia escibir, la forma más gráfica de comunicarse (con palabras) con uno mismo. Y queda el testimonio, aunque sea de crueldad y rabia, que igual sirve.

    Esta es la primera puntada de un personaje que empezé a imaginar, influenciado por algunos cuentos de ciencia ficción, la película MIB 3 y lo que dice Edgar Morín. La pregunta es ¿que diferencia hay entre alucinación, fantasía y realidad en un mundo tan mediatizado como el nuestro? No he terminado bien la idea, pero quiero deshacerme de este cuentito un rato jaja. Saludos!

    Hola a todos, este pequeño relato está inspirado en un antiguo edificio de la ciudad de Santiago de Chile, donde yo vivo. Siempre me causó impresión y este es un pequeño homenaje. Tristemente, hace 1 mes la vieja casona ardió y se perdió para siempre. Hice este relato antes de que esto pasara (lo cual me enorgullce, extráñamente) Eso, a cuidar el patrimonio de nuestras ciudades.

Hola, recién me estoy atreviendo a escribir, siempre me ha gustado la lectura.

Tienda

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta