cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

8 min
Burrología
Humor |
23.12.13
  • 5
  • 11
  • 4464
Sinopsis

¿Qué puedes esperar del futuro de la enseñanza en una sociedad donde los políticos no dejan de meter la nariz en las aulas?.

-¡Yiii Haaa!

El rebuzno resonó en el aula con tal estruendo que hizo oscilar el fino cristal de la ventana hasta el punto de provocar un espasmo de pánico a la paloma que, arrebujada entre las plumas, dormitaba en el alfeizar. Don Eusebio vio al ave alejarse mientras evaluaba mentalmente la calidad del sonido emitido. Sin lugar a dudas, el grito de sus alumnos había sido magnífico, una muestra del poder sonoro de la unanimidad en aras de la concordia prometida. Pese a ello, aquel pulcro maestro no se daba por satisfecho, pues su fino oído de melómano había detectado la ausencia de una voz, por lo que decidió repetir ensayo. Sus temores se acrecentaron al girar el rostro hacia el aula y descubrir a Albertito aguardando en la primera fila con el brazo levantado.

-¡Profee... Sócrates se ha callado...!

-Muy bien, Alberto – masculló Don Eusebio entre dientes, reprimiendo la aversión que los chivatos le habían provocado desde siempre. - A ver, otra vez...

-¡¡Yiii Haaa!!

-¡Esta vez te he pillado, Sócrates! – exclamó el pedagogo al descubrir la pertinaz mudez del alumno díscolo.- ¿Puede saberse por qué te niegas a unirte a tus compañeros?.

-Es que no me gusta rebuznar. – respondió el pequeño encogiéndose de hombros.

-Eso no es excusa Sócrates. En esta vida a veces tenemos que hacer cosas que no nos gustan. Sin ir más lejos, yo antes impartía matemáticas y ahora, después de la última contrarreforma educativa, he de amoldarme a la nueva política de normalización lingüística. Pero es lo que toca. Debemos hacerlo por el bien de nuestro país y de los mercados. Vamos a repetir, y esta vez quiero oírte.

-Es que me siento ridículo -respondió el alumno con un tono de desesperanza.

-Pues entonces, suspenderás la Burrología –sentenció Don Eusebio en un tono tan serio que terminó por provocar en el alumno un conato de llanto nervioso que a cada momento incrementaba su timbre.

-¡¡Por el amor del cielo, Sócrates. Cállate!!. ¡Que nos van a oír en el ministerio!.

Don Eusebio clavó su mirada en la cámara del aula, integrada en la pantalla de alta definición ubicada en el lugar privilegiado sobre la pizarra que antaño ocuparan retratos y crucifijos. Mahoma, Cristo, Confucio, Shiva y Lucifer se alternaban ordenadamente en la sucesión de imágenes animadas, provocando en Don Eusebio impulsos apremiantes por santiguarse, especialmente cuando aparecía éste último asiendo su tridente entre las llamas. Pero la normativa ministerial relativa al laicismo bastaba para refrenar sus deseos, pues las sanciones se hallaban a la orden del día.  De pronto, la alarma del dispositivo despertó de su letargo, zumbando en la pared como un nido de abejas asesinas, escudriñando la labor docente a través de su roja pupila de Terminator,  luz que merced al nervioso llanto de Sócrates y los murmullos del aula escandalizada, avivaba su fulgor por momentos como un rescoldo del infierno. Finalmente, una reverberación en los altavoces seguida por la voz de la inspectora gubernamental –que, interrumpiendo el desfile de deidades mostraba su rostro en pantalla- terminó por quebrar la fragilidad inmóvil del suceso.

-Funcionario Nº 7740. Hemos detectado en su puesto de trabajo anomalías ultrasónicas por encima del umbral reglamentario.Por favor, proceda a exponer el problema.

-Nada importante, señora supervisora. –respondió Eusebio tratando de mitigar los sudores fríos que en esos momentos le recorrían el cuerpo. - Solo una pequeña dificultad en el cumplimiento de la orden ministerial nº 255 por parte de un alumno. Cosas de críos, pero el ministerio no debe preocuparse por este pequeño suceso anecdótico.

-Eso lo decidiremos nosotros. – respondió la voz . -Por favor, exponga al sujeto ante la cámara para proceder a una evaluación de los hechos.

Don Eusebio tomó a Sócrates del brazo y lo arrimó hacia la cámara hasta que la chata nariz del muchacho magnificó su tamaño en el visualizador de la pantalla.

-Vamos a ver, pequeño.-preguntó la inspectora. - ¿Cuántas son dos y dos?

-Cuatro, señora.

-Y si Don Eusebio te dice que dos y dos son tres, ¿qué responderías?

-Son cuatro.

-¡La respuesta del alumno es inaceptable! – exclamó la supervisora con vehemencia.- ¡Refleja la total y absoluta falta de autoridad del funcionario Nº 7740 sobre los ciudadanos cuya educación tiene asignada!. Los mercados rechazarán el producto y el individuo será un marginado social más. Todo por su culpa, funcionario Nº 7740, por su falta de autoridad y liderazgo. Su ineptitud profesional es evidente y frente a ella, debemos tomar medidas correctoras, por lo que será sancionado con una rebaja salarial del quince por ciento. ¿Está de acuerdo?

-Si señora, gracias.- Respondió Eusebio forzando una sonrisa.- Sin duda, un ejemplo aleccionador a la par que magnánimo por la que he de quedar eternamente agradecido. –Ahora los dientes también le rechinaban. -Señora, siempre a sus pies...

-Muy bien, estimado alumno, tu país y tu presidente te informan que a partir de las doce de la noche del día de ayer, dos y dos han dejado de ser cuatro para ser tres en el futuro. ¿Te ha quedado suficientemente claro?

Sócrates cuenta con los dedos:

-Uno, dos, tres y cuatro. Si la señora dice que ahora son tres, eso significa que alguien se ha quedado con el último. ¿No es cierto, señora?.

-Noo, querido. Es que los matemáticos griegos desconocían el término “impuesto”. El arte de la suma implica una operación matemática y como en cualquier otra operación, ha de devengarse el impuesto correspondiente, principalmente IVA o el IRPF. Mejor es que ello se aprenda desde el colegio, para evitar desengaños en los salarios futuros, así como corruptelas debidas a economía sumergida.

-¿Eso significa que dos y dos son cuatro pero ustedes se llevan uno? – preguntó Sócrates con su tono más ingenuo.

-No lo pienses tanto, cariño – respondió la funcionaria.- Pensar a tu edad no es nada bueno. Mejor ocúpate de ser feliz y déjanos a nosotros el asunto de los números. Contabilidad creativa al nivel de un imberbe. ¡Hasta ahí podíamos llegar!. Funcionario Nº 7740, detectamos en el alumno un evidente desequilibrio químico que ha de corregirse de modo inmediato. Por tanto, proceda con la medicación. Le recuerdo que como responsable directo de la situación, el coste médico le será descontado de su próxima nómina.

El rostro de la inspectora se desvaneció en la pantalla dando nuevamente paso a las deidades animadas en la presidencia del aula.  Don Eusebio suspiró aliviado. La intervención ministerial le había costado un pico de su malogrado sueldo, pero podría haber sido peor. El cajón de la medicina se encontraba siempre cerrado y el maestro custodiaba la  llave pendiendo de una cadena junto a su pecho. Eusebio abrió la caja y extrajo dos cápsulas, ofreciendo al alumno una dosis no sin antes efectuar una ingesta. Había que dar ejemplo.   

-Bueno, Sócrates. Ya has oído a la señora. Tómate éste caramelo.

-No me gustan esos caramelos.- Gimoteó Sócrates. -Saben a medicina y después de tomarlos no me acuerdo del camino hacia casa

-Bueno, si estuvieras abonado al servicio de transporte escolar, no tendrías el problema. Mira como yo los tomo y no pasa nada – exclamó resueltamente el pedagogo ignorando a lucifer y Belcebú, riendo juntos en la pantalla de plasma mientras contemplaban su ingesta y el mundo se convertía en un tiovivo que giraba en un remolino a ritmo de citara, más y más deprisa, hasta desempolvar colores olvidados, desconocidos por el hombre.

-Profee.. yo también quiero caramelo. – exclamó Albertito abandonando su pupitre y acercándosea la mesa del maestro.

-¿Ves?. A Alberto le gustan. Y yo también me voy a tomar otro.

-Mmmm están muy ricos, ¿Verdad, Alberto?

-Si, profe. ¿Puedo tomar otro?

-Está bien.

-¿Y por qué teneis los ojos tan grandes?

-¡Para mirarte mejooor!

-Está bién – respondió Sócrates. Tomó un par de caramelos y los engulló entre suspiros. Al fin y al cabo, no podría evitar soñar con aquellos dos individuos observándole desde el pié de la cama con ojos enrojecidos, como si esperaran a que el sueño le venciera para devorarlo. Afortunadamente, los caramelos proporcionaban un dormitar tranquilo sin pesadillas.

Finalmente, la vieja y querida sirena resonó en los pasillos del centro provocando en Don Eusebio una sonrisa de triunfo. A partir de ese instante, sus alumnos eran problema de otro, por lo que volvió sus ojos, llenos de pupila, hacia el aula expectante.

-  Bueno. Asunto resuelto – resolvió Don Eusebio.- Ahora guardad los Ipads y formar la fila rapidito, porque llegáis tarde a la clase de balido.

 

 

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Que no falte el sentido del humor aunque sea en un tema tan penoso
    Estoy de acuerdo con la mayoría de los comentarios anteriores. No falta el ingénio y la manerqa de retratar una triste realidad -a pesar de que suene a lo que suene-, el asunto es dar a conocer un hecho actual y hacerlo con el acierto de tu tiza.- Enhorabuena.- Un saludo
    Me sorprendió muy gratamente tu ingenioso final para mi relato. Hay que reconocer, amigo Sergei, que se te ocurren ideas ciertamente originales y sabes expresarlas de forma extraordinaria con frases redondas y poderosas. Ya lo estoy viendo: "sensacional cámara con 24 h. de zoom temporal. Un día dentro de un segundo." Saludos cordiales, y enhorabuena por tu burrólogo relato del mes.
    La lógica de la supervisora es incontestable, y es la fuente que provoca la comicidad de las situaciones en el relato. Las peripecias de Sócrates y don Eusebio, cada uno por su lado, dan para mucho más, porque vienen de lejos y van para largo. Me ha gustado. Saludos.
    Una cruda crítica social bien merecida para la clase política de este país, que parece ignorar las necesidades educativas con tanto recorte y cambio de ley. Ojalá pueda enmendarse la situación para no terminar balando o rebuznando en los colegios! Feliz año y un saludo!
    Triste lo pintas, a pesar del humor, yo también creo que asoma flecos de 1984, disfruté leyéndolo, pero toquemos madera.
    La educación es un tema de todos. Es bueno tratar estos temas que llevan a la reflexión. Cariños y gracias por leerme. Cariños desde Chascomús.
    Hola, amigo Sergei. Me alegra saber de ti. Es un placer contactar a través de la literatura con una mente perspicaz y llena de inteligencia como la tuya. En verdad, como bien afinas, es imposible la educación en una sociedad en la que todo está politizado y dirigido, como en los más arcanos totalitarismos, incluso las escuelas, con sus inspectores-policías, sus pedagogos-ideólogos y sus ministros-caudillos. Todo esto nos hace cuestionarlo todo en la educación: qué, quién, cómo, para qué, y apostar por derribarlo todo y comenzar de nuevo piedrecita a piedrecita, al menos mientras tanto estaríamos construyendo algo. Bueno, amigo, que pases unas felices fiestas y un feliz año nuevo.
    Burros y borregos, sí señor, al paso que vamos ahí llegaremos. Los informes Pisa así parecen confirmarlo. Magistral relato, en todos los sentidos, cargado de ironía contra la genuina estupidez de lo políticamente correcto. Genial la estampa de los dioses y el diablo, una oferta variada para no herir susceptibilidades ni sensibilidades. A ratos me recordó "1984" de Orwell, el ojo que todo lo ve y la razón subyugada por la tecnología y la gilipollez. No sabes cuanto me ha alegrado, amigo Sergei, verte por aquí de nuevo, después de tanto tiempo. La página no anda sobrada de escritores de talento. Feliz Navidad y Buen Año 2014.
    Jajajaja, yo creía que los centros de idiomas bilingues eran otra cosa, bueno es como leer 1984 pero con sentido del humor, muy bueno y esperemos no llegar a estos extremos, aunque el tiempo lo dirá, ¡¡beeeee!!, perdón, quería decir felices fiestas
  • El caso es que, con el dichoso “duelo de relatos” relativo al reloj, se me disparó la imaginación y ya no pude parar. Le quise poner ese título (El reloj), pero finalmente lo cambié por si alguno se sentía molesto. Gracias a Horacio, sin cuyo estímulo no lo hubiera escrito, y a Stavros, a quien le será familiar un apellido. Aprovecho también la ocasión de despedirme de la web por algún tiempo. Un saludo.

    Dos mundos enfrentados

    El matrimonio es una gran institución. Por supuesto, si te gusta vivir en una institución. (Groucho Marx)

    ¿Qué puedes esperar del futuro de la enseñanza en una sociedad donde los políticos no dejan de meter la nariz en las aulas?.

    Relato dedicado a mis amigos plumíferos y al maravilloso reloj astronómico de Praga, cuya fantástica leyenda me sirvió de trasfondo.

    Océano cósmico.

    El semblante amable de los monstruos

    Íncubo - WIKIPEDIA - (del latín Incubus, in, ‘sobre’ y cubare, ‘yacer’, ‘acostarse’) es un demonio masculino en la creencia y mitologia popular europea de la Edad Media que se supone se posa encima de la víctima durmiente, especialmente mujeres, para tener relaciones sexuales con ellas, de acuerdo con una cantidad de tradiciones mitológicas y legendarias.

  • 9
  • 4.93
  • -

Siempre me gustó escribir cuentos y relatos fantásticos, pero la vida me llevó por otros senderos. Soy esclavo de mi mismo, aunque no me puedo quejar. Gracias a TR por esta ventana abierta al mundo.

Tienda

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Ranking Relatos (ver más)
+ Valorados
+ Leídos
Encuesta
Rellena nuestra encuesta