cerrar

Esta web utiliza cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

6 min
¿CÓMO ESCRIBIR EL INICIO DE UN RELATO?
Reflexiones |
12.09.12
  • 4
  • 13
  • 24758
Sinopsis

Escribí este artículo para una pequeña ponencia que me toca dar en un taller de literatura. Si los consejos te parecen útiles para los escritores inexpertos o incluso te pueden ser útiles a tí, te agradecería que me lo compartieras.

 

 

¿Cómo escribir el inicio de un relato?

¿Cómo escribir un arranque tan extraordinario que atrape al lector en el mismo inicio y no lo suelte hasta que termine de leer?

Bueno, eso, igual que todas las cosas, tiene sus trucos.

Gabriel García Márquez dijo una vez que “las primeras tres líneas de una novela son casi tan importantes como las tres últimas”. Gabo tenía razón, pero lo que se le olvidó decir es que eso también se aplica a los relatos, cuentos y hasta a los ensayos.

Generalmente uno de los terribles obstáculos de un escritor es al inicio de un escrito. Ya tienes la idea de lo que quieres escribir y en tu mente ya desarrollaste la trama y probablemente hasta ya construiste a un personaje interesante, pero cuando te sientas frente a la computadora, te quedas viendo el teclado y preguntándote: ¿y ahora qué diablos hago?

No te angusties, a todos les ha pasado.

Incluso a Gabo (nobel de literatura) le ha sucedido enfrentarse a esta situación, así que no pienses que no tienes talento o que no sirves para la narrativa, lo único que te falta es agarrarle el truco.

Déjame mostrarte algunos tipos de inicio que puedes utilizar para tu relato.

 

1-. EL INICIO CLÁSICO.

Típico de los cuentos de hadas es aquel que no requiere mucho esfuerzo de un lector: “Había una vez…”, “Hace mucho, mucho tiempo, en un reino muy lejano”, “Érase hace mucho…”.

También se refiere a aquel escritor que escribe sin explicar nada, ni la trama ni los personajes, y se lanza a narrar ab initio. Fue muy usado en todos los siglos de literatura y hoy día porque es simple y le ahorra muchos trabajos al escritor, pero es poco llamativo según mi opinión personal.

Doy un ejemplo de Edgar Allan Poe: 

"En un desapacible anochecer del otoño de 18... me hallaba en París, gozando de la fruición de la meditación taciturna y del nebuloso tabaco, en compañía de mi amigo C. Auguste Dupin, en su biblioteca" (Poe, Edgar A. La Carta Robada. Página 1, 1850)

 

2-. EL INICIO ADELANTADO.

Es uno de los que más me gustan. Inician el relato mostrando una escena cargada de dramatismo que atrape al lector, pero el truco es que ese no es el verdadero inicio. Una vez enganchado el lector se regresa al pasado y se le explica que circunstancias llevaron a esa escena.

El ejemplo más espectacular es el de “Cien Años De Soledad”:

"Muchos años después, frente al pelotón de fusilamiento, el coronel Aureliano Buendía había de recordar aquella tarde remota en que su padre lo llevó a conocer el hielo. Macondo era entonces una aldea de 20 casas de barro y cañabrava construidas a la orilla de un río de aguas diáfanas que se precipitaban por un lecho de piedras pulidas, blancas y enormes como huevos prehistóricos". (García Márquez, Gabriel. Cien Años De Soledad. Página 1. 1967)

 

3-. EL INICIO EN UN PERSONAJE.

Otro recurso muy usado por los escritores es iniciar escribiendo acerca de un personaje, describiéndolo de forma física y psicológica y de allí partir a contar las aventuras de ese personaje.

Isabel Allende usa ese inicio en un cuento de su libro Cuentos de Eva Luna.

“A los once años Elena Mejías era todavía una cachorra desnutrida, con la piel sin brillo de los niños solitarios, la boca con algunos huecos por una dentición tardía, el pelo color de ratón y un esqueleto visible que parecía demasiado contundente para su tamaño y amenazaba con salirse en las rodillas y en los codos” (Allende, Isabel. Cuentos de Eva Luna. Página 11. 1989).

 

4-. INICIO COLOQUIAL:

El escritor utiliza esta forma de iniciar como si estuviera platicando con alguien y en seguida toma esa persona y le narra el cuento como si lo tuviera frente a frente.

Rubén Darío lo utiliza en su libro clásico Azul…:

“¡Amigo! El cielo está opaco, el aire frío, el día triste. Un cuento alegre... así como para distraer las brumosas y grises melancolías, helo aquí:” (Darío, Rubén. Azul…, Página 10, 1888)

 

5-. INICIO EN DESCRIPCIÓN.

El escritor nos describe el escenario donde sucederá el relato, pero no anuncia nada de lo que va a pasar ni muestra ningún personaje.

Gustavo Adolfo Bécquer nos da el ejemplo:

“Frente al establecimiento de baños de Fitero, y sobre unas rocas cortadas a pico, a cuyos pies corre el río Alhama, se ven todavía los restos abandonados de un castillo árabe, célebre en los fastos gloriosos de la Reconquista, por haber sido teatro de grandes y memorables hazañas, así por parte de los que le defendieron, como los que valerosamente clavaron sobre sus almenas el estandarte de la cruz.

     De los muros no quedan más que algunos ruinosos vestigios; las piedras de la atalaya han caído unas sobre otras al foso y lo han cegado por completo; en el patio de armas crecen zarzales y matas de jaramago; por todas partes adonde se vuelven los ojos no se ven más que arcos rotos, sillares oscuros y carcomidos: aquí un lienzo de barbacana, entre cuyas hendiduras nace la hiedra; allí un torreón, que aún se tiene en pie como por milagro; más allá los postes de argamasa, con las anillas de hierro que sostenían el puente colgante” (Bécquer, Gustavo A. La Cueva de la Mora, Página 1, 1858).

 

UN ÚLTIMO CONSEJO:

De mi experiencia sé que los inicios demasiado largos y prolongados pueden tender a confundir al lector. Juan Ramón Jiménez dijo: “Lo bueno, si breve, dos veces bueno”. Por eso busco que los inicios de mis relatos quepan en un párrafo o si es posible en una oración, eso produce un buen gancho.

Buena suerte, no olviden que escribir es un arte con trucos.

 

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 97
  • 4.72
  • 146

Escritor del libro HAY ALGUIEN AFUERA... (Relatos y poesía gótica). A la venta en AMAZON.COM. Link: https://www.amazon.com/HAY-ALGUIEN-AFUERA-Relatos-Spanish-ebook/dp/B01JMS90QK/ref=sr_1_1?ie=UTF8&qid=1470584861&sr=8-1&keywords=hay+alguien+afuera+roberto+berrios#navbar

Tienda

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta