cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

6 min
CÓMO SOBREVIVIR AL HOLOCAUSTO NUCLEAR
Humor |
24.09.13
  • 4
  • 10
  • 4307
Sinopsis

Esta tontería la escribí hace unos añitos, y me siento orgulloso de ella porque me la publicaron en la revista El Jueves. Sin más objetivo que sacar alguna sonrisa. E incluso una risa, siendo optimistas.

Como a cualquier persona normal, la posibilidad de vivir un holocausto nuclear, una invasión alienígena o una resurrección zombie masiva me ha preocupado siempre. Así que he estudiado algo el tema, basándome en sesudos textos científicos, incontables novelas en tapa blanda y alguna que otra pelí. De tan portentosa documentación salen algunas conclusiones que voy a compartir con vosotros, viendo la que se nos puede caer encima.

 

Primero de todo, pilla una mochila gorda y cuelga de ella una jaula con un canario, jilguero o pajarillo similar. La mochila gorda viene bien para acumular provisiones, saquear tiendas y tal. El canario, te serviría si estuvieras en una mina. Ya sabes, se mueren primero si hay poco oxígeno o gases tóxicos. En un caso de holocausto nuclear tiene poco valor efectivo, pero la gente pensará que sabes lo que haces.

En segundo lugar, conviene alejarse del lugar del desastre, el foco de radiación. Como ha habido un holocausto, es lógico pensar que las comunicaciones no funcionen, y que no sabrás cuál es la localización de dicho foco del desastre. No desesperes. No andes a lo tonto. Acercate a un puente de autopista y asómate. En un carril habrá un montón de coches llenos de señores muertos, y el otro estará vacío. Vete por el vacío.

Y si la cosa no está del todo clara o no hay autopistas cerca –esto puede pillarte en una posada rural o igual eres un ermitaño- entonces sigue a los animales. Esos siempre saben hacia dónde correr. Es importante, si lo haces así, seguir a los animales silvestres y no a una vaca que trabaje para McDonalds.

 

Lo siguiente que tienes que hacer es agenciarte un buen coche. Es recomendable pillar un todoterreno con muchos focos y ruedas blindadas, y con el maletero lleno de armas de fuego, botiquín y papeo, que por lo que he visto en la tele, los hay a patadas por las carreteras del mundo. De no ser así, yo cogería uno sin mucho muerto dentro y con el depósito lleno.

Ya estás más o menos lejos de la zona 0, y es hora de saquear sitios. Aunque a todos nos llama vaciar las estanterías de un sexshop o el almacén de ordenadores, lo más práctico es empezar por una farmacia. Olvida los preservativos, seguramente la radiación ya te haya dejado estéril, y céntrate en las sales minerales, el yodo y, si las encuentras, las pastillas potabilizadoras de agua. Coge igualmente algunas cajas de aspirinas, que son buenas para todo.

 

Si vives en USA o algún sitio liberal y chulo como ese, a estas alturas ya tendrás un buen arsenal de armas y un machete más grande que Excalibur. Si vives en Texas, hasta el canario de la jaula llevará una recortada.

De no ser así, sería bueno que te hicieras con algún arma. Lo mejor es pillarla en alguna comisaría, y practicar el tiro para que no te veas indefenso cuando te toque hacerlo de verdad.

Una vez armado y tras haber disparado un rato a los cadáveres cercanos, toca buscarse unos cuantos compañeros de holocausto. Hay que escogerlos con cuidado, el holocausto es una cosa que une mucho y pasarás tiempo con ellos. Bueno, con algunos, otros morirán bastante pronto.

En primer lugar, escoge a algunos pertenecientes a minorías étnicas. Estos caen primero, por alguna razón desconocida, en cualquier holocausto decente que haya.

Si vives en España te será fácil encontrar un chino –bazares o restaurantes-, un africano –junto a una manta llena de CD´s- y un gitano. No cojas al gitano como compañero, porque aparecerán un montón de primos suyos y entonces tú serás la minoría étnica y palmarás antes.

El siguiente paso es encontrar un compañero superviviente. Un tipo preparado para todo, valiente e ingenioso, que sepa salir de los problemas. Descartamos aquí funcionarios, políticos y abogados. Optaremos, si es posible, por expresidiarios, drogatas rehabilitados o alcohólicos cleptómanos. Si estos tíos han sobrevivido en las calles durante el siglo XX, el holocausto nuclear les parecerá un fin de semana de resaca.

Lo mejor es dejar tu coche abierto, con la mochila a la vista y el canario cantando, y hacerte el dormido. Un tío tratará de robártelo, y ese es tu compañero superviviente ideal. Haz que se una a la causa o pégale un tiro.

Ahora bien, si me preguntas cómo un tío que va a robar el único coche con dueño en cien kilómetros a la redonda resulta ser el más listo del grupo, no tengo respuesta. Es así.

 

Vale. Ya estáis lejos del punto cero. Todos tenéis mochilas, armas, jaulas con pájaros cantando colgando del hombro –si uno escoge un tucán o un avestruz, está claro quién va a morir primero- y un coche guapo. Es hora de conseguir comida.

Ni que decir tiene que la comida más segura es la enlatada. Cualquiera se come una lechuga. Y menos una lechuga de metro ochenta radiada de uranio enriquecido.

Así que lo suyo es asaltar un supermercado o mall, hacerse con agua embotellada y latas de comida fría y llenar las mochilas con ellas. Lo lógico es echarlas todas en la mochila de uno de minoría étnica, lo que provocará una entretenida discusión sobre el racismo, quizá una buena pelea, y pasaréis la tarde tan ricamente.

Si cerca de donde estáis existe algún cuartel militar, es posible caer en la tentación de entrar allí a por comida enlatada, armas y transporte. Esto es un error. El ejército sobrevive a cualquier holocausto, y además tiene como rutina implantar estados de excepción, de sitio, de alerta o directamente de paranoia. Suelen disparar a lo tonto y exigirte que no salgas de la zona de cuarentena. Como si hubiera zona de cuarentena en un desastre global. Así que si queréis recursos militares, lo mejor es buscar una patrulla bien muertita en algún pueblo devastado y no complicarse la vida.

Ya tienes agua, comida, compañeros de viaje, armas, medicinas y una ruta establecida. Tus posibilidades de sobrevivir han aumentado mucho, y es hora de que te busques la vida solito.

 

¿Cómo dices? ¿Te falta la chica?¿Quieres saber cómo conseguir la chica?

Veamos, amigo. Si no soy capaz de encontrar la chica en un mundo normal, ¿qué te hace pensar que puedo hacerlo en medio de un holocausto? Será mejor que saquees el sexshop...

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Tratando de hacerlo, e incluso, de hacerlo bien. Algún día. Tres novelas publicadas en plataformas digitales, "TIEMPO EN RUINAS", "VIVIR EN EL INTENTO" y "DE ILUSIÓN TAMBIÉN SE MUERE"

Tienda

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta